Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión

Nuestras Historias

Todo lo que te has estado preguntado sobre el sexting durante la cuarentena

Algunas encuestas indican que más gente ha recurrido al sexting durante la cuarentena. El sexólogo David Moncada responde nuestras preguntas respecto a esta práctica.
jue 28 mayo 2020 08:41 AM
Life and Style Sexting.jpg
Distintas encuestas y medios revelan que el sexting ha aumentado durante la cuarentena.

La edición digital del periódico argentino Página 12 publicó hace unas semanas los resultados de una encuesta acerca de cómo la pandemia había afectado los hábitos sexuales durante la cuarentena. Más de 5,000 personas, en su mayoría mujeres, respondieron a un cuestionario electrónico –realizado por la Academia Internacional de Sexología Médica– que reveló que la práctica de la masturbación fue en aumento durante las dos primeras semanas del confinamiento.

Además, los y las encuestadas revelaron que habían tenido fantasías sexuales con más frecuencia que antes del confinamiento y, curiosamente, quienes expresaron experimentar un mayor grado de satisfacción sexual no fueron quienes recurrieron al autoplacer, sino quienes han tenido algún tipo de práctica sexual virtual.

Publicidad

Por su parte, un estudio realizado en España por la plataforma Khoros, según difundió en una nota Mundo Deportivo , reveló que los desnudos en contextos de mensajes del Covid-19 aumentaron un 384% en Twitter durante el confinamiento.

Para comprender mejor la práctica del sexting –o sexteo, en español– recurrimos al sexólogo David Moncada , con quien antes hemos hablado de temas como el impacto de la cuarentena en la vida sexual de las personas y los juguetes sexuales . El objetivo ha sido explorar los aspectos positivos y no tan positivos de esta práctica –reservada exclusivamente para adultos y a la cual aplican distintas leyes y normativas–, su impacto y compartir algunos consejos prácticos para quienes decidan incursionar en ella.

Life and Style Sexting 2.jpg
En México, ocho de cada 10 hombres dicen haber enviado un mensaje de contenido erótico-sexual.

Life and Style (L&S): ¿Qué es el sexting?
David Moncada (DM): Es el intercambio voluntario y consensuado de material de contenido erótico o erótico-sexual. Esto implica múltiples tipos de material como audio, fotografía, video e, incluso, texto. Desde luego, es una práctica entre personas mayores de edad.

L&S:¿El sexting siempre involucra material propio?
DM: No necesariamente es material propio. Es todo un universo que va desde una selfie hasta un video porno. Una práctica muy común es el compartir fotografías que alguien más nos ha compartido. Desde luego, ahí entran temas de violación a la privacidad, lo cual también es un tema importante de mencionar. Nadie debe compartir sin autorización ningún material que le haya hecho llegar otra persona previamente. De hacerlo, se está incurriendo en un delito que ya está tipificado por la ley. Si uno decide publicar o compartir voluntariamente una nude, nadie, absolutamente nadie, tiene el derecho de usarla en tu contra.

Publicidad
Compartir nudes es una expresión comportamental de la sexualidad, es una forma de relacionarnos con los otros.
David Moncada

L&S: Dadas las circunstancias actuales, ¿qué ventajas podría ofrecer el sexting?
DM: Cualquier experiencia erótica es un hecho relacional y el sexting es una experiencia erótica. Si alguien decide compartir una fotografía es porque tiene el deseo de satisfacer su necesidad sexual en el otro. En el confinamiento, una manera de satisfacer ese deseo sexual es a través de encuentros virtuales. Por un lado, el sexting tiene un gran potencial como un espacio de manifestación sexual y de acceso al placer, como una manera más de vivir la sexualidad y de establecer vínculos, lo cual se ha vuelto más relevante en este período de confinamiento. Para algunas personas, el sexting incluso se ha afectivizado. Lo importante es recordar que requiere de cuidado y responsabilidad.

L&S: ¿Es para todos el sexting?
DM: Considero importante el normalizar la práctica del sexting. Compartir nudes es una expresión comportamental de la sexualidad, es una forma de relacionarnos con los otros. Para que una persona decida compartir un desnudo o un semidesnudo de manera voluntaria significa que ha atravesado varios procesos de autoconocimiento, autonomía corporal, autodeterminación y derecho al placer, los cuales son interdependientes. Básicamente es un ejercicio interno de decir: “Este soy yo y este es mi cuerpo”.

Publicidad

L&S: ¿De qué manera ha evolucionado el sexting?
DM: La evolución del sexting está muy ligada a la aparición de los smartphones y a la manera en que la gente ha estado creando comunidades virtuales. A partir de ahí, hemos cambiado nuestra forma de comunicación con los otros y el sexo también se ha visto obligado a evolucionar de esa manera. Hemos ido generando reglas por ensayo y error. Han ido apareciendo conceptos como la venganza pornográfica, que es la exposición de las nudes de otras personas sin su consentimiento. El propósito de esta última es exhibir a la otra persona en una de sus condiciones más vulnerables –específicamente, la desnudez– con la intención de provocar angustia, vergüenza y dolor. Poco a poco han ido surgiendo estrategias de cuidado respecto a compartir este tipo de material. Incluso ha surgido la policía cibernética.

L&S: ¿Qué precauciones se pueden tomar para minimizar la posibilidad de este tipo de exposiciones?
DM: Una organización llamada Coding Rights publicó un manual titulado Safer Nudes en el cual comparten herramientas básicas para reducir la posibilidad de que este material sea compartido. Entrarle al juego del sexting con otra persona implica un ejercicio del consenso que genera espacios de intimidad y confianza. Hay que elegir el mejor momento y el mejor entorno.
Yo creo que para iniciar este tipo de intercambio hay que preguntarle a la otra persona si lo podemos hacer. Para algunas personas eso puede quitar la espontaneidad y habrá detractores de esta idea, pero yo creo que sí es importante preguntar. Algunas recomendaciones para mantener el anonimato son:

1. Trata de no mostrar la cara, tatuajes, cicatrices o marcas de nacimiento que permitan identificarte. Algunas aplicaciones como ObscuraCam permiten pixelar zonas de tu cuerpo y detalles del espacio que quieras ocultar.

2. También debes tener en cuenta los metadatos de la imagen, mismos que pueden revelar detalles como la hora, la localización y los datos del equipo con que se crearon. Photo Exif Editor es una app que permite editarlos.

3. Elige canales seguros para compartir este tipo de material. Lo ideal es emplear plataformas que ofrezcan cifrado de principio a fin, bloqueo de screenshots y autodestrucción de los mensajes en los dispositivos y los servidores. WhatsApp y Facebook Messenger son las peores alternativas, mientras que Instagram y Snapchat son mejores opciones.

4. Es aconsejable borrar las fotos de tu equipo inmediatamente después de mandarlas o guardarlas en una carpeta cifrada de la que solo tú tengas la contraseña.

Se puede sextear con una persona, pero eso no otorga derechos en el plano real porque el consenso es una práctica constante.
David Moncada

L&S: ¿Practicar sexting con alguna persona otorga algún derecho en el plano real?
DM: Se puede sextear con una persona, pero eso no otorga derechos en el plano real porque el consenso es una práctica constante. Y eso aplica también en el plano presencial. El sexo debe ser lúdico, divertido, liberador y autoempoderador; apostarle a una práctica sexual de este tipo –entiéndase el sexting– no está exento de responsabilidad. Hay reglas en el juego y el sexo es un asunto serio en el cual el consenso es muy importante.

L&S: ¿Cuál es el papel que juega la fantasía en el sexting?
DM: Al sextear o generar una fotografía recurrimos a la fantasía. La fantasía sexual es una idea que puede llegar de la nada o un pensamiento que podemos traer a nuestra mente con la finalidad de generar sensaciones satisfactorias. En la fantasía todo está permitido, lo cual no significa que esa idea se vaya a llevar a la realidad. Si una fantasía genera sentimientos positivos, podemos decir que eso tendrá un impacto positivo en la salud sexual en general.

L&S: ¿Qué tan común es la práctica del sexting entre los mexicanos?
DM: El sexting es una práctica común entre los mexicanos. Según datos del Instituto Mexicano de Sexología, ocho de cada diez hombres y siete de cada diez mujeres dicen haber enviado un mensaje de contenido erótico-sexual. El 53% de las mujeres millennials ha recibido una dick pick y el 80% de ellas dice no haberla solicitado. Es muy importante recalcar que enviar una fotografía de un desnudo sin que la otra persona esté de acuerdo cae dentro de la categoría de acoso sexual cibernético, lo que evidencia uno de los aspectos delicados de esta práctica.

Life and Style Sexting 3.jpg
El sexting como experiencia erótica es un hecho relacional que lleva implícitos ejercicios de consenso, comunicación y retroalimentación.

L&S: ¿Es el sexting una práctica exclusiva para gente que no se conoce o para personas que no son pareja?
DM: Algunos estudios han demostrado que las personas que están en una relación y sextean son más felices y tienen más satisfacción sexual. La cuestión aquí es matizar si estas parejas ya tenían una satisfacción sexual alta y, por lo tanto, sexteaban, o si el sexteo fue una manera de reavivar la llama de su relación. De cualquier manera, el sexting puede contribuir a una vida sexual más plena, pues puede generar una sexualidad positiva. Sin embargo, cada pareja tiene sus propios ritmos y tiempos, así como su propia manera de rehacer sus acuerdos.

La nude perfecta es aquella que no rebasa tus propios límites.
David Moncada

L&S: ¿Qué consejo le darías a alguien que quisiera experimentar con esta práctica?
DM: La sola práctica de tomarse una nude debe comenzar desde el disfrutar el momento de hacerse la foto. La nude perfecta es aquella que no rebasa tus propios límites. El sexting como experiencia erótica es un hecho relacional y todo hecho relacional lleva implícitos ejercicios de consenso, comunicación y retroalimentación. Tiene como propósito la búsqueda de satisfacción sexual, pero también de intimidad y conexión psicológica. El sexting es una manifestación más de lo que eres, pero no es todo lo que eres. Tu valor como persona no está en una fotografía de desnudo. Tu respetabilidad y tu valor no está en una fotografía. Vales eso y vales mucho más.

Tags

Publicidad
Publicidad