Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión

Nuestras Historias

Rincón de Burgerman: Valiendo Burger

Si se puede abrir un burger hoint durante la pandemia: Valiendo Burger te enseña cómo
jue 10 septiembre 2020 08:41 AM
valiendo-burger

Quiero pensar que el nombre de éste muy reciente lugar de hamburguesas viene de que la pandemia les trajo lo que a muchos negocios de la CDMX, el país y el mundo en General: una realidad difícil donde muy probablemente tendrían que cerrar sus puertas. Valiendo Burger es una iniciativa de la gente del Café Avellaneda en Coyoacán, básicamente porque con la cuarentena andaban valiendo gorro. Tenían la inquietud de hacer hamburguesas, ya que lo de los cafés como que no daba, y se lanzaron a hacerlo. Sí. En medio de la pandemia y en medio de toda la dificultad. La verdad, ¡qué bueno que se animaron! Porque ya se necesitaba una nueva burger buena en una zona de la CDMX que es relativamente un páramo de novedades gastronómicas.

Como que me empezaron a llegar menciones y recomendaciones un fin de semana y para el lunes siguiente ya estaba yo haciendo mi pedido de burgers. No sé por qué, pero me daba buena espina lo que leía y veía en su perfil de Instagram. Me animé, escribí y las pedí. Un salto de fe, pero todo porque es un trabajo sucio y difícil, pero alguien tiene que hacerlo y para ello estoy yo, Burgerman. Para salvar al mundo de las malas hamburguesas.

Publicidad

En este caso, la buena espina y el salto de fe valieron la pena. La carta es pequeña, pero, creo, perfecta, porque, en realidad, no se necesita más. Sólo hay dos hamburguesas disponibles - una con y una sin tocino - y un sándwich de carne de puerco (que ellos llaman hamburguesa de puerco). Como en las fotos se veía relativamente pequeña y tenía yo mucha hambre, me pedí las dos opciones. La de Rigor que es Carne de res, cheddar, lechuga, jitomate, cebolla asada y alioli y la BaconCheese, que lleva el mismo pattie de res, doble porción de cheddar, cebolla asada, tocino (mucho) y alioli. Ya que las tenía en la mano me di cuenta que tal vez había pedido de más, porque realmente pesaban. Se sentían compactas, pero con mucho cuerpo.

Te las entregan ahí en el Café Avellaneda después de que ordenas por DM en Instagram. Así que llegué, pagué y corrí de vuelta a casa. Moría por hincarle el diente. Cuando lo hice, primero le hice los honores a la Bacon Cheese: explosión de sabor, festival del cheddar y emoción de tocino. Sencilla a la vista, compleja en su concepción. De sabor, la carne fluye maravillosamente. Muy generoso pattie de 125 gramos de mezcla de chambarete, short rib y un extra de grasa de picaña. Me sorprendió el sabor. Pleno, completo, grasosito pero no tanto, pero, sobretodo sabor completo. Sabor a carne como debe de ser. Muy bien llevado a término. El bollo muy capaz, sin sentirse extra panoso, como para aguantar el embate de la carne, el queso y el tocino. El alioli le da un toquecito extra de sabor que se agradece.

Pero en realidad el triunfo viene de la carne y de su relación con el pan. Engañosamente pequeña, los 125 gramos (no muy compactada, como luego me explicaron) se sienten como mucho más. Quizás mi única observación es que realmente no necesita una doble porción de queso Cheddar. Se agradece, pero en realidad no se necesita tanto, porque de repente es un poco demasiado. Vamos, no pasa nada. Así está muy bien, pero yo sentía que podría ser perfecta. Cuando le hinqué el diente a la de Rigor, ahí se cuajó todo. Ahí es donde funciona perfecto. El pattie es el mismo que la anterior. Sólo que la porción sencilla de cheddar es justo lo necesario. Además, la interacción de la triada Tomate / Lechuga / Cebolla acompaña perfecto a su majestad la carne. El mismo bollo complementa todo, pero, no sé por qué, ésta es la buena. Ambas están de campeonato, pero ésta es la ganadora.

Publicidad

Me da un gusto enorme que aparezcan hamburguesas tan competentes en los lugares menos esperados. Doble gusto me da que en un momento tan complicado para la industria restaurantera y el mundo en general, alguien se anime a poner un lugar de hamburguesas. Es curioso, pero en éste trance de la pandemia, he probado burgers de por lo menos 5 lugares nuevos que, si bien no fueron todos concebidos durante el confinamiento, si tuvieron la valentía y el buen tino de abrir durante la cuarentena. Eso es digno de aplauso y merece que todos los burgermaniacos como yo, les hagamos los honores de inmediato. Pero más gusto me da por fin encontrar una nueva burger buenísima en mi querido Coyoacán. Siento que muchas veces estamos alejados de la buena comida. Pero luego aparecen opciones como ésta y me restauran la fé en la comida del Sur de la CDMX. Enhorabuena a éste nuevo lugar. Ahora, hágase usted un favor y pídales cuanto antes. Además de todo, contribuirá a que no valgan burger y ud. me dará las gracias por probar una gran hamburguesa.

Publicidad
¿Te gusta consentirte?
Te enviamos la información de viajes y gourmet

Publicidad