Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión

Nuestras Historias

Rincón de Burgerman: En la Narvarte ya no sólo hay grandes tacos

Gracias a Bacon Bar & Tap Room, tenemos una gran razón para comer en la Narvarte
jue 20 agosto 2020 01:41 PM
hamburguesa con tocino de Bacon Bar & Tap Room

Sí. Es innegable que en la Colonia Narvarte de la CDMX hay una tradición de grandes taquerías que, desde el siglo XX han establecido su hegemonía en el panorama culinario de la Ciudad. Sin embargo, con la llegada del nuevo milenio, y el renacimiento comercial y restaurantero que vino de la mano del éxodo de hipsters de la Condesa y Roma en búsqueda de nuevos horizontes más budget friendly, la cosa empezó a cambiar.

Quien vino a dar el primer golpe a la dictadura del taco en ésta vieja colonia fue, curiosamente, un lugar de BBQ americano llamado “El Pinche Gringo” (tan querido y conocido y exitoso). Lo que la experiencia del Gringo nos dejó es que la Narvarte no era territorio taquero nada más. Habiéndose plantado cual caballo de Troya, logró abrir puertas para que poco a poco llegaran negocios de café, pizzerías e, inevitablemente, hamburgueserías.

Corte a 2019, cuando llega la primer gran hamburguesería de la zona (después de varios intentos muy respetables y pioneros). Y llegó a lo grande. Después de una breve experiencia formativa en un mercado de comida en la Condesa y un período de impasse, el Bacon Bar & Tap Room encontró su lugar a media cuadra de la Av. Cuauhtémoc.

Publicidad

Curiosamente, lo suyo, lo suyo, lo suyo, no son las hamburguesas. Aunque usted no lo pueda creer, sus hamburguesas son un vehículo - maravilloso, bien logrado, delicioso - básicamente para meterle tocino a su cocina y a todo lo que hacen. Así, son el primer, y quizás el único, restaurante que ahuma su propio tocino ahí mismo: in situ. Sí. Así como leyó: ahí en medio del restaurante hay un ahumador de tocino que funciona una vez por semana, donde preparan todo el tocino que abunda en todos los platillos de su carta. Simplemente por eso, deberían de ganarse un premio. Simplemente por eso tienen mi visto bueno.

Pero no sólo es ese pequeño detalle. Para sustentar sus bellos productos porcinos, crearon cinco hamburguesas espectaculares donde enmarcan, de una manera casi poética, su producción. Así que mataron dos pájaros de un tiro con una simple voluntad: quieren que usted pruebe el tocino en su máxima expresión. Y para ello, hay dos burgers deliciosas, que sobresalen en el menú. La primera es la Bacon Boss Burger: un poema entre dos panes hechos en casa, su pattie de res (mezcla secreta), queso cheddar, tocino (obvio) y todo con una salsa honey sriracha que no pica, pero patea y magnifica el sabor de la carne y el tocino. La segunda es la Bacon Jam Burger que, con el mismo pan hecho en casa y la misma carne, lleva además cheddar blanco, mermelada de tocino (como de lágrima de emoción) y, cuál sándwich del Rey Elvis, crema de cacahuate. Dos verdaderos portentos de hamburguesa muy bien logrados que, si bien tienen muchos elementos en común, son dos mundos muy distintos.

Para hablar de ambas, como tienen el mismo pan y el mismo pattie de carne, puedo generalizar: es una carne muy bien lograda. Compacta, jugosa y lo suficientemente grasosita como para no escurrir grasa sumada a la del tocino. Debe de ser una mezcla 90 /10 que está muy bien llevada a término y bien condimentada. El pan es fuerte y justo. Más que suficiente para aguantar el embate de las salsas y la carne, pero lo suficientemente flexible como para no ser muy panoso. Quizás es de repente medio correoso (no en un mal sentido), pero se entiende que requiere de fuerza para aguantar: además en esta realidad de delivery y comida para llevar, contribuye a que aguante muy bien una sana distancia hasta llegar a casa. La carne manda y cede parte de su hegemonía al tocino que, aquí, es el papel estelar.

Publicidad

La de salsa honey sriracha tiene un sabor balanceado y con su patadita justa, como decía antes. La de la mermelada de tocino tiende a ser más dulce y más acogedora. ¡Ay! Nunca he podido decidirme por una favorita. Por eso, cada vez que voy alterno entre esas dos.

Además de todo, el restaurante tiene un impresionante Tap Room donde usted puede encontrar la cerveza perfecta para su sed y para maridar con su burger. Hay otros tantos platillos tanto de desayuno, comida y postre donde el tocino es el estelar, pero hacen tan competentes sus hamburguesas, que no he tenido ni tiempo de probarlos. Hágase usted un favor y vaya a probar esta maravilla.

Publicidad
¿Te gusta consentirte?
Te enviamos la información de viajes y gourmet

Publicidad