Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión

Nuestras Historias

Rincón de Burgerman: La Burguesa nunca falla

Burgerman habla sobre su hamburguesa favorita de un clásico de la colonia Roma.
mié 24 junio 2020 03:28 PM
La Burguesa

Desde que llegó a la Colonia Roma hace prácticamente 8 años, La Burguesa (Cozumel 67, Col Roma / Lope de Vega 341, Polanco) irrumpió dentro del establishment burgeril del entonces DF y se posicionó como una de las tres mejores hamburguesas de toda la Ciudad. Y desde entonces está ahí, firme. ¿Cómo hicieron? Con un pattie de carne engañosamente sencillo, pero consistentemente bien logrado y repetido. Hasta su llegada, las hamburguesas aquí buscaban, o emular a nuestros vecinos del norte o revivir el espíritu del carbón de los carritos o parrilladas familiares. Salvo contadas y muy honrosas excepciones, las mejores burgers antes de esto eran las de restaurantes de hoteles, o las que lograron sobrevivir la época Soviet mexicana de los 70, 80 y algo de los 90.

Publicidad

La carta de La Burguesa también es curiosamente sencilla, pero muy balanceada y perfecta para todos los gustos. Hay 2 sándwiches de cordero que llamaron mucho la atención de la comunidad foodie a su llegada, una muy respetable opción de vegetariana que, me dicen, sabe muy bien, así como opciones muy respetables de sándwich de pollo y de camarón. Pero la corona del establecimiento, la que me hace salivar y la que ha sido mi favorita y recomendada ampliamente es la llamada Tío Sam. 150 gramos bien compactos y perfectamente amalgamados de sirloin (obvio con jiribilla secreta), queso cheddar, tocino (en generosa porción), lechuga y jitomate. En el nombre lleva la inspiración: es una oda a las hamburguesas americanas, pero con una personalidad muy propia, única y decididamente chilanga. Sin duda. La Tío Sam es una burger que no falla. No falla Nunca. Todos los sabores embonan a la perfección, pero también se rinden ante su majestad la carne, que manda –contrario a como lo hace su contraparte Tío Sam político internacional– con magnanimidad, pluralidad y buena onda. El pattie es jugoso, suficientemente grasosito y muy bien logrado. Genera una redondez conceptual, formal y de gusto. La única vez que me ha fallado ésta burger es cuando ha estado cerrado el local. Así de consistente son y han sido.

En éste tránsito de 8 años, han hecho experimentos con el pan de la hamburguesa, dependiendo de la temporada del año o simplemente por mantener un espíritu lúdico. Su pan, vehículo perfecto para el logro que es la carne, siempre cumple a cabalidad. Desde su apertura en 2012, el pan es confección de la panadera Pamela Díaz (@la_memelovzky). Recuerdo que, de un par de años para acá, por ejemplo, en temporada de día de muertos, el bollo de la burger se transforma en pan de muerto salado, no dulce. Lo menciono porque ahora, dentro de la experiencia de la pandemia y bajo la lógica de la nueva normalidad, La Burguesa está utilizando una variante de pan para celebrar el #Pride LGBT+ con ajonjolí de colores sobre su bollo tradicional. No cambia el sabor ni nada, pero si hace que la burger sea un statement y un recordatorio del #orgullo hoy y siempre. Cualquier excusa es buena para ir a echarse una #burger y La Burguesa Nunca falla.

Publicidad
¿Te gusta consentirte?
Te enviamos la información de viajes y gourmet

Publicidad