Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión

Nuestras Historias

Guía para usar chocolate en la coctelería

Celebramos el Día Mundial del Chocolate acompañando al cacao con otra cosa que también amamos: un buen trago.
mar 07 julio 2020 05:21 PM
cocteles con chocolate

Este día se celebra el mayor placer que nos ha dado el cacao: el chocolate. Y aunque todos somos felices con una barra de esta delicia, en esta ocasión decidimos celebrar de una manera más adulta: un buen coctel.

Actualmente existen decenas de recetas para mezclar alcohol con destilados, desde whisky hasta mezcal. Sin embargo, éstas no siempre están a la mano, o a veces preferimos ponernos un poco creativos. Sea como sea, aquí presentamos unas recomendaciones básicas para combinar alcohol y chocolate para dar rienda suelta al bartender que llevamos dentro.

Publicidad

Los cocteles con chocolate no son nada nuevo; es algo que se haace desde principios del siglo XX, en un trago que llevaba ginebra, crema de cacao y crema. Y si esta tendencia a perdurado es en gran parte porque pocas veces tenemos la oportunidad de mezclar un placer de la infancia con uno de la vida adulta.

Hoy, el chocolate se usa tanto para agregar una nota robusta al coctel –siempre y cuando trabajemos con un producto de buena calidad– o bien, agergándolo a licores. En este caso, suele acompañarse con vainilla para dar un toque suave.

¿Qué chocolate usar?

La regla suele ser trabajar con un producto que sea al menos 70% cacao. Sin embargo, si eres muy clavado en el tema de esta semilla, también debes considerar de dónde viene y su proceso de producción, para conseguir un perfil de sabor que vaya con tus gustos.

Sin embargo, trabajar con chocolate de la calidad que usaría un bar implica, en la mayoría de los casos, que tú tengas que hacer tus propias cremas, licores y demás. Si no es lo tuyo y no eres demasiado exigente con tu chocolate, en las tiendas de servicio encontrarás distintas versiones en polvo, en jarabe y en licor, en rangos de calidad muy diversos.

¿Cómo usarlo?

Todo depende de lo que quieras: ¿buscas algo de textura en tu trago? Usa chocolate derretido. Esto, por ejemplo, es una excelente idea para hacer coctelería en tardes frías. Pon a calentar 20 gramos de chocolate por cada onza de destilado a fuego bajo, y tendrás una base caliente y de textura cremosa, ideal para esos días en los que necesitas un comfort drink.

¿Quieres un sabor chocolatoso, pero con una nota alcohólica más potente y una textura más ligera? Opta por un licor. Existen muchos en el mercado –algunos de ellos con elementos extra, que vale la pena probar– o puedes hacer tú mismo uno muy básico si tienes unos cuántos ingredientes y un nivel de paciencia que aguante casi dos meses (no te preocupes, el tiempo activo de preparación es de media hora, aprox):

Usa medio kilo de azúcar, 600 ml de agua, 50 g de cacao en polvo y 400 ml de alcohol (vodka o mezcal son buenas opciones).

Publicidad

Mezcla el azúcar, el cacao y el agua, ponlos a hervir a fuego medio (recuerda revolver con una cuchara ocasionalmente). Reduce el calor y quita del calor cuando veas que la mezcla está completamente disuelta. Déjalo enfriar y agrega el alcohol. Sirve el licor en una botella y guarda en un lugar oscuro y frío durante dos semanas. Todos los días agita las botellas. Pasadas dos semanas, cuela el licor con un filtro de café (mójalo tantito antes). El residuo es muy grueso, así que es casi un hecho que necesitarás cambiar el filtro a mitad del proceso. Sirve en botellas limpias, tapa y deja añejar, otra vez, en un lugar oscuro y frío, al menos un mes.

¿Quieres decorar? Usa el chocolate en polvo o ralladura. A simple vista podría parecer recomendable usar el chocolate en polvo (haciendo un símil, por ejemplo con el escarchado que llevan las margaritas), sin embargo el tamaño de grano es tan pequeño que no resulta tan agradable al paladar.

¿Qué licores quedan bien?

La estrella de la coctelería con chocolate es el ron. Sin embargo, vale la pena considerar el whisky y, si es con un licor, el mezcal. Y aunque no son licores como tal, los vinos dulces y el jerez añejo son excelentes opciones.

Publicidad
¿Te gusta consentirte?
Te enviamos la información de viajes y gourmet

Publicidad
Publicidad