Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Spider-Man: No way home ¿la mejor película de superhéroes o la mayor decepción?

Las altísimas expectativas en torno a la tercera entrega arácnida de Tom Holland podrían tornarse contraproducentes para un proyecto que se debate entre el éxito y el desencanto.
vie 26 noviembre 2021 03:30 PM

Todo fan arácnido sabe que la historia cinematográfica de Spider-Man comenzó en 2002 con la trilogía dirigida por Sam Raimi y protagonizada por Tobey Maguire. Un proyecto tan querido que se ha visto rodeado de un carácter cuasi mítico que convirtió a su protagonista en la araña definitiva para amplios sectores de la audiencia.

Le sucedió El sorprendente Hombre Araña (2012) que dirigida por Marc Webb y estelarizada por Andrew Garfield, batalló en encontrar el rumbo fuera de la sombra de su predecesor, lo que para nada le privó de momentos icónicos, siendo el deceso de Gwen Stacy el más recordado de todos. Más allá de sus respectivos aciertos y errores, ambos compartieron un destino común: una historia inconclusa ante su abrupta cancelación. Y fue así como llegamos con Tom Holland, quien más allá de su carismática personalidad, pasó a la historia como la araña del Marvel Cinematic Universe que ahora parece cerrar un ciclo con Spider-Man: Sin camino a casa.

Publicidad

Los primeros avances no han vacilado en revelar que un conjuro fallido de Doctor Strange, entorpecido en buena parte por las interrupciones de Peter Parker, abrirá las puertas para la visita de villanos de otros universos cinematográficos. O lo que es lo mismo, de otras franquicias. Una lista que de momentos incluye a personajes como Green Goblin, Octopus, Sandman, Lizard y Electro, y que todavía podría aumentar –los trailers parecen mostrar otro duende. Pero la lógica indica que si las amenazas lograron colarse en este mundo, los grandes héroes podrían haber hecho lo propio. Y es así como inicia el sueño de millones de aficionados.

La triple alianza

¿Cuál es el mejor Spider-Man en toda la historia del cine? Si el debate acumula ya tantos años y nunca ha encontrado la respuesta correcta se debe a que cada araña fue diseñada para distintos públicos inmersos en distintos contextos, por lo que cada una cautivó a sus propios aficionados. Es por esto que ver a la tercia reunida se ha convertido en el sueño de tres generaciones y no sólo eso, sino que muchos confían en que las reapariciones de Maguire y Garfield finalmente brinden un cierre a sus respectivos arcos. En caso de concretarse sería uno de los mayores crowd pleasers en toda la historia y que inmediatamente convertiría a Spider-Man: Sin camino a casa en una de las películas de superhéroes más ovacionadas de todos los tiempos.

El problema es que, mientras el público debate a la triple alianza arácnida, el encuentro para nada ha sido confirmado por los actores involucrados ni por Kevin Feige. El caso de este último ha sido especialmente curioso, pues aunque siempre ha tratado de desviar la atención de muchas teorías que al final terminan cumpliéndose, se ha mostrado inusualmente tajante con los cuestionamientos en torno a Sin camino a casa. “Los rumores son divertidos, porque muchos de ellos son ciertos y muchos de ellos no lo son”, aseguró recientemente. “El peligro es cuando te metes en el juego de las expectativas de querer que la gente esté entusiasmada con la película que recibe y no decepcionada por una película que no recibe”.

Pocas situaciones tan decepcionantes como la posibilidad de que estas negativas marvelitas pudieran hacerse realidad. Una preocupación tan intensa que algunos sectores de la audiencia, entre bromas, han empezado a prepararse mentalmente para el golpe. Esto incluye la concepción de nuevas teorías que reiteran una alianza, pero de distintos arácnidos encarnados por Tom Holland. Algo similar a lo visto en Loki (2021), que mostró a más de un dios del engaño encarnado por el propio Tom Hiddleston. Tampoco se descarta que los otros actores bajo el manto sean Zendaya y Jacob Batalon, como MJ y Ned provenientes de otros mundos en que ellos fueron mordidos por la araña o beneficiados por un conjuro de Strange que les conceda poderes de manera temporal.

Ambas ideas podrían funcionar dependiendo de la historia construida. Sin embargo, el deseo generalizado de ver a Tobey Maguire y Andrew Garfield se ha disparado de tal modo que cualquier otra opción que no involucre a sus arañas podría ser rechazada para dar la mayor decepción en toda la historia del Marvel Cinematic Universe. Un desencanto tal que incluso podría marcar el rompimiento definitivo con algunos sectores del público.

Publicidad

Otros desafíos

Aunque las viejas arañas serían determinantes para garantizar el éxito de Spider-Man: Sin camino a casa, los retos no terminarían con su simple presencia en pantalla. Al contrario, apenas empezarían. ¿Qué sucedió con el Spidey de Tobey Maguire tras Spider-Man 3 (2007)? ¿Se reconcilió con Mary Jane Watson, continuó su lucha contra el crimen o renunció para vivir una vida lo más normal posible al lado de la mujer que amaba? ¿Y qué hay del de Andrew Garfield? ¿Cómo sobrellevó la muerte de Gwen Stacy y cómo continuó su lucha tras su evidente fracaso? No menos importante, ¿alguna vez descifró los misterios en torno a sus padres?

Si los verdaderos aficionados se han hecho estas mismas preguntas por años es porque todas eran claves para los futuros cancelados de ambos héroes. Tal vez una película con exceso de personajes no pueda profundizar mucho en ellos, pero una que podría pretende rendir homenaje a dos clásicos como sería el caso de Sin camino a casa sí que debe tomarse al menos unos minutos para decirnos qué sucedió con estos guerreros desde la última vez que los vimos. Todo esto además sin descuidar sus respectivas esencias, recordando que todas las arañas han contado con una personalidad muy propia que les ha hecho únicas a los ojos del público.

La buena noticia es que Marvel Studios ya tiene experiencia en el campo. Así lo demostró con What If…? (2021) que abordó con destreza las versiones paralelas de tantísimos personajes. Quizás el caso más drástico fue el de Thanos, que pasó de potencial genocida a un valeroso combatiente al lado del Star Lord de T’Challa. Y aunque podría pensarse que el entrecruce no será más que una aventura aislada, lo hecho por esta película será determinante para marcar todo el futuro de una saga marvelita cada vez más sumida en la multiuniversalidad.

Nuevas telarañas

Uno no rescata a dos Spideys para dejarlos ahí. Al menos eso es lo que piensan muchos, quienes están convencidos que Marvel Studios y Sony aprovecharán para la realización de nuevas películas arácnidas de Tobey Maguire y Andrew Garfield. Aunque también hay quienes piensan que esto podría tornarse confuso e incluso contraproducente para la historia central, la propia Marvel Comics ha empleado esta misma fórmula hasta el cansancio con tramas desarrolladas en toda clase de universos alternos.

Las nociones de mundos paralelos se remontan a culturas tan antiguas como la griega, la persa y la india, siendo fuente de inspiración para muchas investigaciones científicas posteriores, así como para incontables obras de ficción. Tal es el caso de Marvel Comics, cuyo multiverso introducido en 1971 consiste de universos alternos que si bien coinciden en sus bases, varían a partir de las decisiones tomadas por cada personaje, abriendo además nuevas ramificaciones con cada posibilidad. Esto llevó a la casa editorial a dividir sus mundos en tierras, siendo la Tierra-616 el universo primario en su modalidad impresa y cinematográfica. Para que lo entiendan mejor, la ya mencionada What If…? no forma parta de esta continuidad.

Si Marvel Studios tardó tanto en abordar esta narrativa se debió en buena parte a que su adecuada exploración requería una introducción orgánica. Como prueba basta recordar que las bases han estado ahí desde hace tiempo: Doctor Strange visualizó más de 14 millones de futuros en Avengers: Infinity War (2018); el Anciano explicó a Hulk en Avengers: Endgame (2019) que la más mínima variante en su presente provocaría ramificaciones en el futuro; Mysterio engañó a todos sobre un presunto origen alterno en Spider-Man: Lejos de casa (2019); la Bruja Escarlata escuchó a sus hijos inexistentes en WandaVision (2021). Y claro, la serie Loki hizo el resto con la franca apertura de la multitemporalidad, mientras que What If…? ofreció numerosos vistazos de lo que podemos esperar. En otras palabras, nada ha sido casualidad hasta ahora.

Publicidad

El llamado multiverso es la clave para una expansión sin límites, no sólo para las narrativas de los personajes presentados hasta ahora, sino para el cruce con otras franquicias. Ahí está Venom, el gran olvidado ante los incontables rumores que han rodeado a “Sin camino a casa” y cuya más reciente escena poscréditos finalmente ha confirmado su cruce de caminos con el héroe de Tom Holland. Incluso hay quienes piensan que estos mundos paralelos podrían ser la clave para la introducción de los X-Men cuyas habilidades no provienen de un suceso concreto, sino de la propia evolución. Estas teorías incluyen además un soñado cameo de Hugh Jackman en el papel de Wolverine.

Tras muchos años de especulaciones, la primera gran inmersión al multiverso marvelita llegará con Spider-Man: Sin camino a casa. Por un tiempo pareció imposible, pero ¿cuántas veces hemos escuchado esta misma palabra cuando de superhéroes cinematográficos se trata? Sólo en los últimos años se decía que los crossovers eran imposibles hasta que The Avengers: Los Vengadores (2012) demostró lo contrario. Ni qué decir de los viajes espaciales concretados por Guardianes de la Galaxia (2014) o las alteraciones temporales realizadas por X-Men: Días del futuro pasado (2014). Mención especial para los eventos masivos, concretados con enorme éxito por Avengers: Infinity War y Avengers: Engame. ¡Incluso las barreras de las premiaciones se han resquebrajado! Con El caballero de la noche (2008), Logan (2017) y Black Panther (2018) compitiendo por todo lo alto.

Y si de imposibles se trata, pocos superhéroes tan familiarizados con el término como Spider-Man. Su salto cinematográfico fue postergado por años ya que ni siquiera cineastas de la talla de James Cameron eran capaces de concretarlo, hasta que Sam Raimi descifró la clave para dar una de las franquicias más queridas hasta nuestros días. Su pertenencia a Sony le aisló de los grandes estudios, hasta que un acuerdo sin precedentes le vinculó con Marvel Studios. Si a esto sumamos que se trata del héroe insignia de la llamada Casa de las Ideas, a nadie debería sorprender que también sea el gran elegido para dar el salto definitivo al multiverso. Una muestra más de que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Publicidad