Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Es una buena idea hacerse una selfie en un funeral?

Las redes sociales han hecho que lo privado se vuelva público hasta en momentos que podrían ser incomodos de ver.
mié 21 septiembre 2022 06:28 PM
selfies-funeral
.

Las redes sociales son parte de nuestra vida cotidiana y están presentes en la mayor parte de nuestros entornos sociales. Por medio de estas se comparten muchas emociones que vivimos, sin embargo hay momentos en los que es prudente evaluar ¿de verdad quiero publicar esto?

Publicidad

¿Qué pasa con una selfie en un funeral?

El reciente fallecimiento de la Reina Isabel II del Reino Unido fue un evento que marcó la historia mundial dada la trascendencia de su reinado. La monarca que estuvo al frente de la Casa Real durante más de 70 años, fue una de las más longevas del mundo, por lo que miles de personas se dieron cita en Londres para sus exequias y presentar sus respetos al pasar por el féretro, en un gran funeral de Estado.

La representación del gobierno de México estuvo a cargo del canciller Marcelo Ebrard, en compañía de su esposa Rosalinda Bueso, se dio cita en el solemne evento en la Capilla de Saint George en Windsor, Inglaterra junto a otros líderes de Estado e invitados especiales para esa ocasión.

La asistencia del secretario habría pasado sin ningún detalle sino es que compartió una selfie de su estancia en el acontecimiento.

En medios del Reino Unido se habló de esta imagen por las críticas que recibió el canciller al compartirla en sus redes sociales.

¿Fue correcto tomarse una selfie en el funeral?

La imagen levantó opiniones poco favorables, aunque no es la única vez que se ve algo parecido. Hay casos de influencers y figuras del espectáculo que se retratan junto a féretros o durante la ceremonia luctuosa. Por esta razón Life and Style consultó a dos asesores de imagen pública respecto a estos hechos.

"Partamos que es una cuestión de percepciones, no está totalmente mal lo que hizo, aunque protocolariamente se puede interpretar que se tomó una foto para anunciar que estaría ahí, esto en una lectura de la población no lo ve bien. Creo que era innecesaria la selfie, en mi ver era más importante la imagen donde él está firmando el libro de condolencias", comentó Víctor Rodolfo Pérez , coordinador del Colegio de la Imagen Pública.

El ser un miembro del gabinete del gobierno federal con ese nivel de exposición y la solemnidad del evento pudieron jugarle en contra con esta elección.

"Lo que me parece qué pasa en este caso es la obsesión por conectar con la población sin medir bien el contexto lleva al canciller a proyectar su imagen de manera desafortunada. Pudiendo confundir imágenes amenas con frivolidad", apunta Yoko Sada , especialista en Comunicación e Imagen.

Aunque por la parte más estricta del protocolo para una figura como el canciller pudo ser un desliz, sin embargo está el juego que lleva en México para posicionarse en la preferencia rumbo a 2024.

"Con esta publicación en redes sociales está compartiendo su agenda, protocolo y a saber más de él, en ese sentido estuvo bien, porque no lo hizo frente al féretro o en la capilla donde fue el evento, lo que es congruente con su forma de comunicarse", añadió Pérez respecto a la controversial publicación.

Para Sada el contexto es determinante en un tema tan sensible como puede ser un sepelio. "Este tipo de imágenes descontextualizadas generan el rechazo social de la población, ya que al hablar de un “funeral” se mueven emociones a nivel de masas. Todos los sentimientos están a flor de piel".

Si Obama no salió bien librado, nadie saldrá con fuero del línchamiento público

En el caso de ambos especialistas señalan la importancia del propósito del mensaje que este lleva. "Si bien no es el presidente de México y solo es un representante no lleva esa investidura, por lo que no sería tan estricto en su caso", apunta Pérez.

"Recordemos en 2013 en el funeral de Nelson Mandela, Barack Obama se tomó una selfie con David Cameron, primer ministro Británico y Helle Thorning Schmidt, su homologa de Dinamarca. Las críticas se lo acabaron en su país y a nivel internacional, condenando el hecho como de mal gusto. Si Obama no salió bien librado, nadie saldrá con fuero del línchamiento público", comentó Sada.

¿Lo publico o mejor solo en privado?

Una cosa es la que ocurre con las figuras públicas que están sujetas a una continuo escarnio por parte de la audiencia. Aunque en las redes sociales, por más privadas que sean siempre se logra filtrar algo ¿qué se debe hacer en estos casos?

Esta tendencia se ha ido popularizando entre las personas de a pie, los duelos son procesos muy personales. El compartir la foto del familiar o amigo fallecido debería ser algo privado. Sin embargo, están los usuarios que en su lógica es que si no lo comparten sienten que no están haciendo partícipes a su comunidad de lo que están sintiendo", reflexiona Víctor Rodolfo Pérez.

Durante los meses del aislamiento y del alto número de contagios de coronavirus las personas compartieron fotos desde su forma de vivir en aislamiento, tanto de ocio, como de lo complicado que se volvió todo, además de compartir imágenes las personas que se encontraban en un estado delicado de salud.

Por medio de las redes sociales hemos hablado del problema o la adicción a los "likes", y eso se puede percibir cuando alguien comparte una imagen de un momento crítico. "De antemano las redes sociales son para dar validación a las personas y el utilizar la imagen de un muerto, con o sin él se está cazando el like", añade el especialista.

"Es común que la crítica se subir una foto de una persona en un estado lamentable o difunta venga de alguien que nunca lo haría", finaliza Pérez.

El criterio de las redes sociales se ha flexibilizado, esto tiene que ver con la empatía y la necesidad de compartir lo que vivimos, sin embargo no podemos negar que una imagen así no genere reacciones criticas como lo aprendido con Marcelo Ebrard y Barack Obama.

 
Publicidad