Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión

Nuestras Historias

Voces del Orgullo (Parte 1)

Nueve personajes de la comunidad LGBTQ+ comparten con Life and Style, a partir de hoy y hasta el sábado, las películas, libros y textos que han influido en su camino para encontrar su propia voz.
mié 24 junio 2020 10:19 AM
(Obligatorio)
Fabián Chairez y Pepe Ruiloba.

El próximo sábado se celebrará en México la marcha virtual del Orgullo LGBTQ+ y a lo largo de los próximos días invitaremos a nueve personajes mexicanos de esta comunidad a compartir con Life and Style los libros, las películas y los textos que han tenido una influencia importante en su proceso de descubrimiento personal y que también los han ayudado a encontrar su propia voz.

En esta primera entrega, tenemos como invitados a Fabián Chairez y Pepe Ruiloba. El primero es un artista plástico que el año pasado acaparó la atención de los medios debido a la controversia generada por una pintura de Emiliano Zapata realizada por él que fue incluida en la exposición Emiliano Zapata después de Zapata del Museo del Palacio de Bellas Artes. Ruiloba, por su parte, es crítico de cine, programador de festivales de cine y fue jurado de la Queer Palm del Festival de Cine de Cannes en 2018.

Ambos nos comparten dos obras que han sido esenciales en la definición de su discurso artístico y su proceso de salida del clóset como hombres gays.

Publicidad

Fabián Chairez , artista plástico
A lo largo de mi vida ha habido textos y libros que me han marcado de manera muy poderosa en mi desarrollo como hombre homosexual. Voy a optar por una lectura que fue de mis primeros descubrimientos en la literatura LGBTQ+ y que fue una revelación y un parteaguas para reafirmarme como una personas sexo-disidente. Ese texto fue el Manifiesto de Pedro Lemebel que se también se conoce como Hablo por mi diferencia y que leí ya a finales de la universidad. Lemebel fue un escritor chileno que me sorprendió con su irreverencia y lo personal de sus textos. Este en particular está lleno de verdades que no estamos acostumbrados a percibir. Sus palabras son fluidas, pintorescas y ardientes y movieron muchas cosas en mí la primera vez que lo leí; además me sentí completamente identificado con él por su sinceridad.

Life and Style Pedro Lemebel.jpg
El artista chileno Pedro Lemebel.

Sus textos me sirvieron mucho para sentirme en confianza con mostrar mi mundo, mi realidad y la forma en que me gusta expresarme. Eso me sirvió tanto en mi trabajo plástico como artista y en el terreno personal. En este último, me dio la seguridad de saber que existían realidades similares a la mía. En aquel momento, me sorprendió que hubiera gente que hiciera las cosas en esos términos y que el resultado fuera fantástico, lo cual me hizo querer ser como él.

Publicidad

El Manifiesto es un tanto agresivo para lo que estamos acostumbrados a leer, aunque para las personas sexo-disidentes creo que es algo “tranquilo”, sin embargo fue interesante porque leerlo me permitió afirmarme como una persona irreverente. Indagando un poco más en su biografía y en su persona, me di cuenta de que su realidad es la realidad de muchas personas, además de ser una realidad muy presente y cercana a mí: era un chico homosexual moreno, de clase media o media-baja, con una expresión de género bastante disidente. Eso me hizo sentir todavía más identificado con él. Me impactó ver reflejado al sector de la sociedad al que yo pertenezco de una forma tan bella y con palabras que me alentaron a hacer lo mismo. Algo que me dejó son esas ganas de seguir luchando por la libertad y seguirla defendiendo no solo para mí, sino para cualquier otro que también luche por ella.

El fragmento que más me gusta del Manifiesto es el siguiente:

Hay tantos niños que van a nacer
Con una alita rota
Y yo quiero que vuelen compañero
Que su revolución
Les dé un pedazo de cielo rojo
Para que puedan volar

Publicidad

Pepe Ruiloba , programador de festivales de cine y crítico

Trick es una película de 1999 y se estrenó en la competencia de Sundance y después estuvo en la Berlinale en la sección Panorama. Sorpresivamente, este filme estadounidense tuvo estreno comercial en cines de México y digo sorpresivamente porque abordaba una temática gay, lo cual no se volvió a ver en las carteleras durante mucho tiempo. Tan raro era, que el título que eligieron en español fue Trick, una historia diferente. Es decir, consideraron necesario especificarlo en el título.

El protagonista es Christian Campbell, hermano de Neve Campbell, y también aparece Tori Spelling, una de las protagonistas de Beverly Hills 90210. Cuando la vi, tenía entre 17 y 18 años y estaba dentro del clóset, de hecho lo estuve 5 años más, pues vengo de una familia muy conservadora. Estudiaba en un colegio católico y no veía posible una vida gay fuera del clóset en ese entonces.

Se trata de un chavo común y corriente que un día sale por la noche en Nueva York y va a un bar gay, donde conoce a un gogo dancer que le encanta, pero con el cual no pasa nada. Después, se vuelven a encontrar en el metro y la trama gira en torno a su búsqueda de un lugar en el cual tener un one night stand, pero las circunstancias lo hacen imposible. Lo que me resultó impactante es que era una comedia romántica ligera y gay. Para mí eso era algo totalmente nuevo y cambió mi vida por completo. En esa época todo el cine de temática gay era muy serio y oscuro, todo hablaba sobre el Sida, todo tenía finales trágicos. Me sorprendió mucho que esta película tenía un final feliz. Eso para mí fue una locura porque, por un lado, me vi retratado en una película comercial, similar a tantas que había visto protagonizadas por parejas heterosexuales a lo largo de la historia. Por otro lado, yo no pensaba salir del clóset y esa era una manera de hacerlo, a través de una historia bonita.

Siendo muy honesto, es una película un tanto mala con una trama poco creíble, pero me di cuenta de un mundo que no conocía. A la mejor amiga del personaje protagonista no le importaba que él fuera gay y eso era algo que yo no había vivido en ese entonces. También salen drag queens y bares gay, algo que era totalmente nuevo para mí. También estaba la idea de encontrar el amor en alguien que, por tus prejuicios, jamás imaginarías que podía pelarte.

Tengo dos anécdotas relacionadas con la película. Cuando fui a verla por primera vez al cine –porque fui como tres veces mientras estuvo en cartelera–, me esperaba a la hora exacta para entrar a la sala y que las luces estuvieran apagadas y que nadie me viera. El chico de la entrada que me recogió el boleto me dijo: “Si sabes que es una película gay, ¿verdad?”. Lo cual me puso todavía más nervioso. La otra anécdota es que en 2015 tuve la oportunidad de conocer a Neve Campbell y en una cena le conté toda esta historia y me dijo que mucha gente le cuenta cómo esta película les ha cambiado la vida y que a su hermano, a pesar de ser heterosexual, eso lo hace sentir muy orgulloso.

Publicidad
Publicidad