Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión

Nuestras Historias

La Torre Eiffel reabre sin ascensores y sus visitantes deben subir 674 escalones

La Torre Eiffel volvió a acoger turistas después de haber cerrado más de tres meses, sin embargo, su apertura requirió una agotadora medida de seguridad.
jue 25 junio 2020 03:42 PM
torre eiffel
Si la situación sanitaria lo permite, los ascensores reabrirán en julio, excepto los más pequeños, que llevan hasta la cumbre de la torre.

La Torre Eiffel recibió este jueves a sus primeros visitantes en tres meses, quienes, al no poder usar los ascensores, tuvieron que subir 674 escalones para poder disfrutar de las asombrosas vistas de París.

De momento, hasta el próximo 30 de junio, solo se podrá acceder hasta la segunda planta y por las escaleras, con un recorrido de subida y bajada fijado para evitar el cruce entre la gente.

Publicidad

Durante los ocho primeros días de apertura, los visitantes pueden llegar únicamente hasta el segundo piso -de los tres- del monumento, a condición de subir a pie los 674 escalones.

Los ascensores que llevan hasta la segunda planta volverán a estar disponibles el 1 de julio y, en función de la situación sanitaria, se permitirá también el acceso hasta el último piso a lo largo del verano.

El uso de cubrebocas es obligatorio a partir de los 11 años y hay un número de visitantes limitado tanto en su explanada como en sus plantas, donde se han colocado además señales de color azul en el suelo para invitar a respetar la distancia de seguridad.

Los turistas hacen fila para los controles de seguridad en la entrada, donde se instalaron dispensadores de gel de manos antes de subir los 674 escalones hasta el segundo piso de la torre.

"¡Es perfecto! ¡Es una visita VIP!", dice con una sonrisa Vanessa Vila, sorprendida por la poca afluencia, inusual en esta época del año.

Publicidad

"Hace dos años intentamos venir pero había demasiada gente", añade esta parisina.

"Esperábamos mucha más gente, pero como las fronteras siguen cerradas hay pocos extranjeros", admite Yacine Gueblaoui, que controla en una de las entradas que todos los visitantes lleven cubrebocas.

"¡Vamos a eliminar todo lo que comimos durante el confinamiento!", dice entre risas Marie, una joven treintañera, que sube las escalinatas de dos en dos y admira París libre de la nube de contaminación que en tiempo normal oculta el paisaje.

Los primeros cinco minutos del ascenso son fáciles pero al llegar al primer piso muchos tienen que tomarse una pausa para recobrar el aliento.

Con información de AFP y Reuters

Publicidad
¿Te gusta consentirte?
Te enviamos la información de viajes y gourmet

Publicidad
Publicidad