Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Diez joyas imprescindibles del pop francés

Diez bandas y dúos para entrarle al pop francés y renovar tu playlist musical.
mié 07 julio 2021 12:34 PM
pop frances christine and the queens
.

Históricamente, si hay algo que los franceses saben hacer bien, es el arte, llámese música, pintura, arquitectura, cine o lo que sea. En cuestión musical, el French Touch, es decir, el movimiento de música electrónica, es el ejemplo contemporáneo más sobresaliente. Sin embargo, el pop de este país también está haciendo de las suyas. Por eso, hicimos esta recopilación de músicos franceses que están marcando pauta dentro y fuera de Francia, gracias a sonidos que oscilan entre lo innovador, lo misterioso y lo accesible.

Publicidad

L’Impératrice

Esta agrupación parisina es una de las más conocidas en la actualidad, gracias a un sonido que retoma los mejores elementos de la música disco y los dota de una frescura que ha logrado seducir a una audiencia internacional, desde la llegada de Matahari, su primer álbum, lanzado en 2018, tanto en inglés como en español. Esta es una banda que, además de escuchar, hay que ver en vivo, pues transmiten una energía alegre y energética que se contagia fácilmente a la audiencia.

Qué escuchar: “Sonate Pacifique”, “Erreur 404”, “Agitations Tropicales”, “Fou”

Las Aves

Este grupo originario de Toulouse es una de las propuestas más interesantes que tiene el pop electrónico francés. Con sintetizadores reminiscentes de los noventa, letras tan casuales que atrapan y la misteriosa voz de Géraldine Baux, los dos discos de estudio de la banda –así como sus múltiples sencillos– son una invitación a disfrutar la noche y dejarse seducir por ella. Con temáticas que van desde bailar hasta el embarazo, esta música es todo un viaje lírico.

Qué escuchar: “N.E. M”., “A Change of Heart”, “Where Did You Go?”, “Los Angeles”, “Gasoline”

Brigitte

Las voces de Sylvie Hoarau y Aurélie Saada hacen de Brigitte un proyecto mucho más disfrutable que el típico lounge-pop. Con un nombre que viene como un homenaje a las Brigittes famosas de los sesenta (Bardot, Fontaine, Lahaie), la música no hace más que rendir homenaje al espíritu de la época, con melodías felices, románticas que hacen que bailar sea inevitable, o que invitan a fantasear toda clase de escenarios de amor y desamor, con melodías que se inclinan más hacia lo nostálgico.

Qué escuchar: “À bouche que veux-tu”, “Palladiium”, “Hier encore”, “Battez-vous”

Julien Doré

Este cantautor francés comenzó su carrera en 2008 con el álbum Ersatz, y no tardó en saltar a la fama internacional, gracias a letras románticas sin ser empalagosas y un sonido muy digerible que mezcla géneros como el pop, el folk y el rock y una pizca eventual de coqueteo con la electrónica, e incluso se ha puesto a experimentar con sonidos súper crudos en su disco “Vous & Moi”, donde hizo reversiones acústicas de algunas de las piezas que ha sacado a lo largo de su carrera.

Qué escuchar: “Waf”, “Chou Wasabi”, “Moi… Lolita”

Vianney

Siguiendo por una onda más de cantautor, Vianney se vale de su voz, una guitarra y pedaleras de loop para producir sus propios coros y percusiones, y así crear sonidos más robustos. Su calidad interpretativa es remarcable, pues tiene una facilidad extraordinaria para explicar el desamor desde la nostalgia, el enojo e incluso el dilema eterno entre la aceptación, la negación y el berrinche (basta con escuchar “Je te déteste”), aunque, obvio, sus letras también abarcan el amor correspondido y una serie de reflexiones personales. Este es músico de esos a los que vale la pena escuchar con la traducción de la letra a la mano.

Qué escuchar: “Je te déteste”, “N’attendons pas”, “Je m’en vais”, “Dumbo”, "Beau-papa"

Publicidad

Zaz

Al escuchar a Zaz por primera vez se hace evidente una cosa: estás frente a todo un nuevo clásico. Con una voz que coquetea con el jazz y el cabaret y arreglos de producción contemporáneos, Zaz se ha ganado el título de “una Edith Piaf moderna”, al grado que ya es el cliché más grande que se puede decir de ella (pero es imposible no pensarlo). Su extraordinaria voz se envuelve en sonidos de una intimidad que hipnotiza (“La lessive”), o bien de una nostalgia aventurera (“On ira”), que permanencen en la memoria durante mucho tiempo.

Qué escuchar: “La Lessive”, “On ira”, “Demain c’est toi”, “Eblouie par la nuit”, “Pas l'indifférence"

Terrenoire

Con apenas un álbum de estudios, Terrenoire es una de esas bandas, que si bien tienen un pop muy puro y conciso, van a explotar en cualquier momento. Sus canciones resaltan por arreglos muy refinados, voces con tintes experimentales y polifónicos y algunos toques corales que dan un aire de grandeza, y aunque no están haciendo nada que no se haya escuchado antes, están tan bien producidos que es un deleite escucharlos. Al igual que con Vianney, vale mucho la pena tomarse el tiempo para entender las letras, que abordan desde problemas sociales hasta el amor.

Qué escuchar: “Ça va aller”, “Jusqu’a mon dernier souffle”, “Mon âme sera vraiment pour toi”, “La nuit des parachutes”

Soko

Soko es una de las voces más genuinas del pop francés, con letras exageradamente sinceras. Ella no tiene miedo de cantar sobre cómo quiere matar a la novia de su crush ni de ponerse incómoda confesando su amor. Su voz monótona tiene un encanto que se enriquece con melodías poperas, con la sensualidad airosa que caracteriza muchas veces al pop francés. Sin embargo, tuvo una etapa más chillante que también vale la pena escuchar, pues ahí es donde se esconden sus letras más peculiares.

Qué escuchar: “Blasphémie”, “We Might Be Dead By Tomorrow”, “For Marlon”, “Being Sad Is Not a Crime”, “The Dandy Cowboys”, “I’ll Kill Her” (estas dos últimas no las van a encontrar en Spotify pero sí en YouTube).

Christine and the Queens

Héloïse Letissier lleva desde 2014 en el ojo público y ya es toda una leyenda, gracias a un synth-pop elegantísimo, que contrasta con letras que retan la sexualidad femenina y coreografías con propuestas artísticas pocas veces vistas en el mundo del pop. El nombre del proyecto viene en honor al mundo drag, y la teatralidad de éste se siente en cada momento de la carrera de Héloïsse. Más que para componer –que también lo hace muy bien–, esta mujer nació para interpretar.

Qué escuchar: “3SEX”, “La vita nuova”, “5 dollars”, “Damn, dis-moi”, “Nuit 17 à 52”

The Pirouettes

Este dúo originario de Annecy comenzó como un pretexto para que Leo y Vickie, sus creadores, tuvieran una razón para verse. Y así como ellos se enmoraron, Francia cayó rendida ante su música. Lo interesante de ellos es que, sus letras se sienten como un diálogo constante, con el que en algunas canciones logran dinámicas vocales interesantes. A eso se suma una versatilidad impresionante, con la que bien pueden hacer el synth-pop más puro, pero también agregar toda clase de influencias, entre ellas, la latina.

Qué escuchar: “L’éscalier”, “Encore un peu d’amour”, “Dernier métro”, “Oublie-moi”, “Oulala”

Publicidad

Tags

Publicidad