Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Pierre Webó, el exdelantero convertido en símbolo antirracista de la Champions

El antiguo internacional camerunés Pierre Webó saltó a primer plano este martes tras señalar la conducta racista del cuarto árbitro del duelo entre el París SG y el Basaksehir.
mié 09 diciembre 2020 01:01 PM
pierre webo
El camerunés, sancionado con un tarjeta roja por protestar, se indignó asegurando haber oído al cuarto árbitro, el rumano Sebastian Coltescu, el término "negro".

En un gesto inédito en la historia de la Champions League, los jugadores del París SG y del Basaksehir abandonaron la cancha este martes como gesto de protesta por los supuestos insultos racistas proferidos por el cuarto árbitro contra un miembro del equipo turco.

Esta decisión recuerda a las acciones de deportistas de Estados Unidos contra la injusticia racial, un gesto que tomó una dimensión mucho mayor con el movimiento 'Black Lives Matter'.

Publicidad

El encuentro, que comenzó bastante brusco, degeneró al cuarto de hora, cuando miembros del banquillo turco comenzaron a gritas "He said negro", unas palabras que se escucharon claramente al disputarse el partido a puerta cerrada por la pandemia.

Los miembros del banquillo turco señalaron al cuarto árbitro, el rumano Sebastian Coltescu, como la persona que habría pronunciado esas palabras.

Éste acababa de avisar al árbitro principal, su compatriota Ovidiu Hategan, de las protestas airadas del segundo entrenador turco, el antiguo internacional camerunés Pierre Webó.

La confusión aumentó cuando la decisión de Hategan fue expulsar a Webó

Pierre Webó, de 38 años, jugó en Uruguay, España y Turquía antes de ser segundo entrenador del Basaksehir de Estambul, donde saltó a primer plano este martes.

El delantero Pierre Achille Webó Kouamo se dio a conocer entre 1999 y 2003 en Uruguay, donde pasó por los clubes de Tacuarembo y Nacional de Montevideo, con el que ganó tres ligas seguidas entre 2000 y 2002.

En Europa, el oriundo de Bafoussam (Camerún) aterrizó primero en España.

A sus 20 años fichó por Osasuna, donde jugó entre 2003 y 2007 (con una cesión de seis meses al Leganés madrileño) y disputó con el equipo navarro una final de Copa del Rey, perdida 2-1 contra el Betis.

Publicidad

Al mismo tiempo despegó su carrera internacional: con Camerún acumulará 18 goles en 58 partidos entre el 19 de noviembre de 2003 y el 23 de junio de 2014.

Su recorrido con los 'Leones Indomables' acabará en el Mundial de Brasil 2014, cuando Camerún acabó en última posición de la lllave A sin hacer un solo punto, y con duras derrotas contra Croacia (4-0) y Brasil (4-1), último partido internacional de Webó.

Desatado en Turquía

Tras cuatro temporadas en el Mallorca, Webó decide intentar una nueva aventura en Turquía: con 29 años ficha por el Basaksehir (2011-2013) y después pasará por Fenerbahce (2013-2015), Osmalinspor (2015-2017) y Gaziantep (2017-2018), antes de volver a Uruguay para unos últimos seis meses antes de retirarse como jugador.

Fue en Turquía donde este delantero centro, buen cabeceador, se desató con 24 goles en 56 partidos con el Basaksehir, y 33 tantos en 89 encuentros con el Fenerbahce, donde se asoció en ataque con Moussa Sow, y con el que ganó una Copa de Turquía (2013) y una liga (2014).

Publicidad

Tras esta amplia carrera como jugador, Webó fue nombrado en noviembre de 2019 segundo entrenador de Okan Buruk en el Basaksehir, con un contrato hasta el verano de 2021.

El 19 de julio de 2020, ocho meses después de la llegada de Webó al cuerpo técnico del club, el Basaksehir gana la liga turca por primera vez en su historia. Su primer trofeo como entrenador y la seguridad de sentarse en un banquillo de la Champions League esta temporada.

Pero, con el Basaksehir ya eliminado en la fase de grupos, la experiencia tuvo un final amargo para Webó frente al París SG este martes.

El camerunés, sancionado con un tarjeta roja por protestar, se indignó asegurando haber oído al cuarto árbitro, el rumano Sebastian Coltescu, el término "negro", de connotaciones racistas en francés y en inglés.

En señal de solidaridad, los jugadores de los dos equipos abandonaron el campo como protesta y el partido, detenido en el minuto 13, no pudo reanudarse, completando un episodio inédito en este nivel de futbol.

Publicidad