Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión

Nuestras Historias

Siete claves que develan cómo Bill Gates se convirtió en Bill Gates

Un libro y un documental nos sirvieron para sacar nuestras propias conclusiones respecto a cómo Bill Gates se convirtió en uno de los hombres más poderosos del mundo.
lun 01 junio 2020 01:14 PM
Life and Style Bill Gates.jpg
Gates en el documental Bill Gates, bajo la lupa de Netflix.

Admirado por muchos, criticado por otros, Bill Gates es un personaje que a lo largo de las últimas semanas ha tomado mayor relevancia en la escena global.

Más allá de haber ocupado el segundo lugar en la lista de las personas más ricas del mundo publicada por Forbes el pasado mes de abril –su fortuna se estima en la nada despreciable cifra de 94,700 millones de dólares–, sus reflexiones acerca del posible surgimiento de una pandemia global, expresadas en una TED Talk, fueron consideradas como una predicción de la crisis a la que estamos enfrentándonos .

Publicidad

También han resonado sus ideas sobre las repercusiones que tendrá la pandemia en industrias como la de los viajes y en las economías del mundo en general, así como el donativo de 100 millones de dólares que ha hecho a través de la fundación que dirige al lado de su esposa Melinda para combatir el Covid-19.

Si bien comprender lo que pasa por la mente de un personaje tan complejo puede resultar poco realista, hemos hecho un ejercicio para descifrar algunos de los rasgos de personalidad que lo llevaron a convertirse en el influyente personaje que es el día de hoy.

Por un lado tenemos el libro Fuera de serie, del autor estadounidense Malcolm Gladwell, en el cual se realiza un análisis para demostrar que no solo el talento sino también aspectos como los lugares de origen, la cultura, las historias familiares y la educación han influido en el éxito de muchas de las personas a las que admiramos el día de hoy, Bill Gates incluido.

Por el otro, está el documental Bill Gates, Bajo la lupa –disponible en Netflix– que recorre en tres episodios la vida de Gates, sus vínculos familiares, amistosos y de negocios, así como algunas de las causas por las que ha luchado en su faceta de filántropo.

Estas son algunas de nuestras conclusiones:

Publicidad

1. La historia familiar

Gates fue hijo de un rico abogado de Seattle y de la heredera de un banquero acomodado. Si bien sus primeros años de educación asistió a una escuela pública, a partir del séptimo grado –equivalente al primero de secundaria– asistió a Lakeside, una de las mejores escuelas privadas de Seattle exclusiva para hombres.

Sin embargo, una vida en la que los viajes al extranjero, la práctica de deportes como el tenis y el esquí, y el acceso a campamentos de verano en medio de la naturaleza eran algo común, no estuvo libre de conflictos y tensiones familiares.

En el documental, sus hermanas y él mismo hablan de la conflictiva relación que tuvo con su madre, sobre todo en su adolescencia, y de cómo las expectativas que se tenían de él contribuyeron a la definición de su propio concepto de éxito. Efectivamente, los antecedentes familiares tienen peso. “Tuve mucha suerte y oportunidades excelentes”, reconoce en el documental.

Bill Gates Receives Honorary Degree From Harvard
Gates al recibir su doctorado en leyes por parte de la Universidad de Harvard, en 2007.

2. Una inteligencia privilegiada

Desde pequeño dio indicios de ser un talento precoz y se aburría fácilmente por los estudios. Sin embargo, pasaba horas en su habitación leyendo libros, encerrado en un mundo interior de que en ocasiones era necesario obligarlo a salir.

“En el octavo grado, haces un examen de matemáticas y eres el mejor del estado. Y no solo el mejor de octavo grado del estado, el mejor del estado del octavo al decimosegundo grado. Es alucinante”, le comenta David Guggenheim, director del documental, en una de las escenas. Ese hecho determinó su amistad con Paul Allen, con quien posteriormente fundaría Microsoft.

Publicidad

Otro de sus amigos de la actualidad, Bernie Noe, destaca su capacidad de lectura –hasta 150 páginas en una hora– con una retención del 90%. Incluso su esposa al intentar describir cómo funciona su mente dice que cuando un tema le interesa crea marcos teóricos y va alimentando su conocimiento en compartimentos similares a los de una hoja de cálculo de Excel.

¿Sus temas favoritos? La salud, la energía y el cambio climático. “Debes elegir una cantidad finita de cosas para indicarle a tu mente que se concentre. Tienes que decidir qué es lo que te importa”, asegura Bill. ¿Lo que más le envidiamos? Su biblioteca.

3. Capacidad de trabajo admirable

Su primer contacto con la computación fue gracias al club informático que se creó en Lakeside a raíz de la adquisición de una ASR-33 Teletype, una terminal a tiempo compartido con conexión directa a una computadora central en Seattle.

Él, estando en octavo grado, tuvo acceso a un equipo con el que ni siquiera las universidades de la época contaban. Su capacidad de raciocinio matemático convirtió la programación en una de sus pasiones. Diversas circunstancias le permitieron ir puliendo sus habilidades hasta que, incluso, el director le pidió ayuda para crear un sistema que permitiera generar los horarios de todos los alumnos de su escuela.

Bill Gates and Carlos Slim Announce Collaboration on Agriculture Development in Mexico City
Bill Gates en México, en 2013.

Antes de terminar la preparatoria, dada su experiencia, fue contratado como parte del equipo que ayudó a informatizar la central eléctrica de Bonneville, al sur de Seattle. Gates logró convencer a sus profesores de que lo dejaran mudarse a este pequeño poblado argumentando un proyecto independiente de estudios. Ahí conoció a John Norton, quien fue uno de sus grandes maestros de programación.

Para cuando llegó a la Universidad de Harvard, según cuenta Gladwell en su libro, Bill ya había acumulado más de 10,000 horas de práctica –cantidad mínima que según estudios se requieren para dominar una habilidad– de programación. Por lo tanto, no es sorprendente que decidiera darse de baja después de su segundo año.

Tras la fundación de Microsoft, Bill dedicó sus días, sin vacaciones ni días de descanso, a construir su empresa. Si bien para muchos su actitud resultaba obsesiva, arrogante y hasta prepotente, nadie puede negar que trabajó más que nadie para construir su imperio.

4. Resiliencia ante las pérdidas

Cuando llegó a Lakeside, Bill conoció a Kent Evans y se hicieron mejores amigos. En el documental, relata que gracias a él conoció la revista Fortune y comenzó a pensar en qué quería convertirse cuando fuera adulto.

Kent murió a los 16 años y esa fue la primera gran pérdida en la vida de Gates. Posteriormente, habla de la enfermedad de su madre y de lo duro que fue ver cómo el cáncer la consumió. También habla de su relación con Paul Allen, a quien a pesar de sus muchos desencuentros, considera una de las personas más importantes de su vida. Allen murió en 2018 de linfoma no hodkiniano.

Bill Gates And Warren Buffett Speak At Columbia University
Gates y su amigo Warren Buffet en un evento organizado por la Escuela de Negocios de Columbia en 2017.

5. Amistades correctas

Uno de sus amigos más cercanos en la actualidad –y uno de los mayores benefactores de su fundación– es el multimillonario estadounidense Warren Buffet.

A pesar de que entre ellos existe una diferencia de edades de más de 20 años –Gates tiene 65 y Buffet 89–, desde que se conocieron encontraron muchos puntos de interés que les ayudaron a establecer un vínculo. Una historia similar fue la de su amistad con Ken Evans, Paul Allen e, incluso, con su esposa Melinda.

A pesar de sus rasgos introvertidos y obsesivos, Gates reconoce en el documental, de manera velada, que sus amistades han sido un gran motor a lo largo de su vida y como el propio Buffet dice en una escena: “Es importante tener a los amigos correctos. Si te convierten en una mejor persona, es el mejor regalo”.

6. Vocación por la filantropía

Las hermanas de Gates describen a su madre como una mujer preocupada por tomar parte en distintas causas y organizaciones a lo largo de su vida. Probablemente ella fue el mejor ejemplo para que su hijo decidiera emplear parte de su riqueza en apoyar causas como la lucha contra la polio, la generación de energías limpias y la construcción de instalaciones sanitarias en algunas de las comunidades más pobres de África.

Obama Honors 21 Americans With Presidential Medal Of Freedom
Gates y su esposa Melinda recibiendo la Medalla Presidencial de la Libertad de manos de Barack Obama en 2016.

A diferencia de otros filántropos, la visión de Gates se basa en la innovación tecnológica y en la que él mismo define en el documental como su más grande meta: la optimización.

7. Distanciamiento para evaluar los problemas

Tras una escena en la que se le ve llegar en biplano a una cabaña localizada en Hood Canal, Gates explica que trabajando en Microsoft desarrolló la costumbre de retirarse a este fiordo del estado de Washington para estudiar un problema y encontrarle soluciones.

Caminar es también una de sus actividades favoritas y su esposa asegura que mientras camina es capaz de generar nuevas ideas. “Cuándo tienes un gran contratiempo, ¿cómo lidias con eso?”, pregunta Guggenheim a la mitad del tercer episodio. “Trato de alejarme e intentar ser más objetivo”, responde Gates.

Series, eventos, música y más...
Recibe lo que debes saber del entretenimiento.

Publicidad