Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Por qué Apple ha perdido su lugar como la compañía más valiosa?

Luego de un año complicado, la manzana cae a la segunda posición y hay quienes se preguntan si la marca está en peligro.
sáb 04 junio 2022 09:58 AM
iphonearte-ls.jpg
Las grandes empresas tecnológicas han enfrentado retos y las posiciones han cambiado.

Apple ha perdido su lugar como la compañía más valiosa del mundo tras dos años consecutivos de ostentar la posición de honor. Su sitio ahora es ocupado por la petrolera saudí Aramco. Esto luego de que la empresa árabe fuera valorada en 2.43 billones de dólares (BDD), mientras que la norteamericana se quedara en 2.37 BDD. El consuelo de la manzana es que sigue siendo la compañía estadounidense más valiosa, seguida muy de lejos por Microsoft valorada en 1.95 BDD.

Si nos limitamos a la frialdad de los números, el cambio puede ser atribuido a una serie de cambios en las acciones de ambas empresas. Las de Aramco han aumentado un 28% este año, mientras que las de Apple han bajado un 20% en este mismo tiempo. Más dramático aún es que esta caída vino después de una subida histórica que puso el valor de la estadounidense en 3 BDD. Sin embargo, estas cifras de poco sirven para entender verdaderamente las razones detrás de todo esto.

Y como casi siempre que algo así sucede, son muchos los que auguran lo peor para el gigante tecnológico.

Publicidad

Las razones tras la caída

Hay tres razones principales por las que Apple ha perdido la primera posición como la compañía más valiosa del mundo. Irónicamente, ninguna de ellas tiene que ver con la empresa como tal, es decir, con la marca o sus productos.

La primera es que desde hace un tiempo la carrera por ser la compañía más valiosa del mundo sólo tiene dos competidores, Apple y Aramco, que se han disputado el puesto con ferocidad. De hecho, la petrolera ocupaba la posición de honor hace apenas dos años y sólo la perdió tras una serie de factores que le perjudicaron y beneficiaron a su competidor. Por esto mismo, era lógico suponer que todo podría revertirse en cualquier momento.

Y entonces comenzó la guerra en Ucrania. Varios países dejaron de comprar petróleo a Rusia para manifestar su rechazo a la invasión, lo que les obligó a voltear a otros territorios en busca del codiciado energético. Arabia Saudita ha sido el elegido de la gran mayoría. Pero esto no fue todo, pues estos mismos cambios en el mercado resultaron en una importante subida de los precios, lo que dejó el barril a 139 USD, el costo más alto en los últimos 14 años. Un ganar-ganar para las petroleras saudíes y sobre todo para la más grande de todas: Aramco.

Para rematar la inestabilidad de las criptomonedas. Tuvieron un auge importante hacia finales del 2021 luego de que Elon Musk llamara brillante al Dogecoin o de que El Salvador se convirtiera en el primer país en adoptarlas como moneda legal. Pero el sueño fue breve, la apuesta centroamericana se vino abajo estrepitosamente, mientras la moneda Luna tuvo una caída libre que resultó en pérdidas millonarias alrededor del mundo, lo que invariablemente generó duda en el mercado. Esta misma incertidumbre terminó trasladándose a otras ramas tecnológicas, lo que terminó por golpear a Apple.

 

Visiones fatalistas

Apple no es la misma desde el fallecimiento de Steve Jobs”. Una aseveración que hemos escuchado hasta el cansancio y que quizá sea cierta en muchos sentidos. Numerosos analistas y amantes de la marca coinciden en que ésta ha perdido parte de su innovadora visión desde el deceso del genio tecnológico, lo que para nada significa que su poderío en el mercado se haya visto afectado. Prueba de ello es que ha pasado más de una década de la partida y la manzana ha mantenido su valor por encima de muchos otros titanes como Microsoft, Google, Amazon, Tesla y Meta, por nombrar algunos.

Bajo esta premisa, podemos confirmar que la pérdida de la primera posición entre las compañías más valiosas del mundo no es para nada el primer síntoma de una debacle tardía por la muerte de Jobs. Es, como ya dijimos, una consecuencia directa de una serie de variantes en un mundo globalizado y que se han reflejado de lleno en el mercado.

Así como Aramco recuperó la primera posición tras dos años codiciándola, a nadie debería sorprender que Apple hiciera lo propio en cualquier momento. Después de todo, no es descabellado pensar en una serie de cambios que así lo permitan en un mundo en continuo movimiento: la estabilización en los precios del petróleo o una innovación tecnológica que permita recuperar la confianza tecnológica como podría ser el metaverso. Aunque claro, con esto tampoco podemos descartar el ascenso de otros contendientes.

Más allá de cuál es la compañía más valiosa, lo más importante en este momento es confirmar que Apple se mantiene sólida. Y no sólo eso, sino recordar que la manzana es y seguirá siendo un gigante tecnológico, así como una de las marcas más poderosas en todo el mundo.

 

Tags

Mac
Publicidad