Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión

Nuestras Historias

Retoma el ritual de la siesta y mejora tu vida

Tomarte un tiempo para dormir en el transcurso del día podría ayudarte a rendir mucho mejor en la vida diaria.
jue 27 agosto 2020 02:15 PM

Tener tiempo libre entre semana es uno de los grandes lujos del ser humano contemporáneo. En una sociedad que glorifica las jornadas de trabajo extensas, y tomar la siesta una idea reservada sólo para niños, replantear la forma en la que descansamos es impensable. Sin embargo, ante los niveles de estrés que manejamos, cada vez es más necesario.

Más dl 85% de los mamíferos tienen un patrón de sueño polifásico, es decir, duermen por pequeños periodos de tiempo durante el día. Los humanos somos parte de la minoría monofásica. Ante esto, es inevitable cuestionarse: ¿etamos siguiendo un patrón de sueño natural para nuestra especie?

Quizás nunca sepamos la respuesta biológica. Sin embargo, la ciencia ha comprobado que tomarse una pausa para dormir en el transcurso del día, aunque no compensa nuestros malos hábitos de sueño, puede ayudar a mejorar el humor, a aumentar nuestro estado de alerta y a optimizar nuestro rendimiento durante el día.

Según Sleep Foundation, tomar una siesta puede tener los siguientes beneficios:

Manener la mente alerta: La siesta ayuda al cerebro a mantenerse atento a corto plazo, lo que disminuye el margen de errores en las actividades cotidianas del día. Según la NASA, los pilotos y astronautas que toman siestas de cuarenta minutos tienen mejoras de rendimiento en un 34% y de alerta en un 100%. Esto puede durar un par de horas.

Mejoran la memoria: Las siestas ayudan a recordar lo que aprendemos durante el día. También son clave para no olvidar cosas básicas como las habilidades motrices, la percepción sensorial y la memoria verbal.

Ayuda a procesar ideas: Dormir un ratito ayuda al cerebro a hacer conexiones de ideas y así procesar de manera más inteligente la información que recibimos.

Son un apoyo para sobrevivir a las noches largas. ¿Tienes mucho trabajo o vas de viaje y no tendrás muchas horas de sueño? Prepárate con una siesta, y deja que sea tu opción antes de recurrir a la cafeína. Tu cuerpo responderá mucho mejor.

Dormirás mejor. Parece ilógico, pero funciona. Una siesta de media hora, entre las 13 y las 15 hrs, ayuda a los adultos a dormir mejor durante la noche, en combinación con una rutina de ejercicio moderada.

Bajan la presión en momentos de estrés. Las siestas de entre 45 minutos y una hora ayudan a bajar la presión sanguínea en momentos de estrés mental.

Según Mayo Clinic, la siesta perfecta debe durar entre diez y veinte minutos para evitar la inercia post-siesta. Sin embargo, los adultos jóvenes pueden tolerar siestas de mayor duración.

El horario ideal para la siesta es entre las 13 y las 15 hrs. Más tarde, podría interferir con los patrones de sueño. En cuanto al ambiente, se recomienda dormir en un lugar oscuro y silencioso, a temperatura ambiente y con pocas distracciones. Al terminar la siesta, hay que tomarse un momento breve para volver a la realidad y retomar actividades.

El lado oscuro

A pesar de los beneficios, no todo mundo es buen candidato para una siesta. Hay personas con cierto grado de sensibilidad, y despiertan con inercia del sueño, que es la sensación de desorientación momentánea al despertar. Esto suele ocurrir en personas que no han dormido o que toman siestas demasiado largas.

Además, aunque puede ser benéfico para el corazón, las personas con riesgo de fallo cardíaco deben evitar las siestas.

Publicidad

Tags

Publicidad