Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Airbnb prohibe de permanentemente las fiestas en todo el mundo

Te explicamos las razones y por qué la medida ha generado sentimientos encontrados.
sáb 09 julio 2022 10:05 AM

La pandemia ha cambiado nuestras vidas para siempre. Esto incluye el modo de vacacionar, así como las normas de distintas plataformas relacionadas. Tal es el caso de Airbnb que ha prohibido permanentemente las fiestas en sus alojamientos de todo el mundo.

Así lo anunció la compañía en un comunicado de prensa en el que se explica que la decisión es “mucho más que una medida de salud pública. Se convirtió en una política comunitaria fundamental para apoyar a nuestros anfitriones y sus vecinos”, según dio a conocer la empresa en su sitio oficial .

Publicidad

Aunque es un hecho que este tipo de restricciones se intensificaron durante la pandemia, lo cierto es que Airbnb tiene la mira puesta en este tipo de reuniones desde hace tiempo. En 2019, el 73% de su listado global no las autorizaba; las primeras medidas creadas en 2019 prohibieron las invitaciones abiertas y las llamadas casas de fiestas crónicas tras un tiroteo en California que resultó en cinco muertos. Sin embargo, las fiestas tradicionales seguían estando permitidas.

Esto cambió en agosto de 2020, cuando la incertidumbre en torno a las reglas de reuniones y distanciamiento social provocaron que la compañía se decantara por la prohibición de fiestas en domicilios particulares en todo el mundo. Esto aunado a que cada vez eran más los usuarios que alquilaban inmuebles en la plataforma para realizar todo tipo de celebraciones. Fueron muchos los que rompieron la norma y fueron expulsados permanentemente.

La compañía asegura que éstas nuevas reglas han funcionado, pues “creemos que existe una correlación directa entre nuestra implementación de la política en agosto de 2020 y una caída interanual del 44% en la tasa de informes de los partidos. La prohibición ha sido bien recibida por nuestra comunidad anfitriona y hemos recibido comentarios positivos de los líderes de la comunidad y los funcionarios electos. A medida que aprovechamos este impulso, creemos que es el momento adecuado para codificar esta política”.

 

Reacciones y ambigüedades

Aunque lo publicado por Airbnb sugiere que los cambios en su reglamento serán bien recibidos por el grueso de los usuarios, la prohibición a las fiestas ha generado controversia entre el grueso de los usuarios. Algunos visitantes y anfitriones se han manifestado abiertamente contra la nueva norma. Su principal argumento es que, si bien la plataforma es el punto de encuentro, no debía tener jurisdicción alguna sobre domicilios particulares y alegan que los festejos debían ser permitidos siempre que no afecten a otras partes. Básicamente, como cualquier persona que hace una fiesta en su casa. En vez de las decisiones implementadas, se sugieren sanciones más duras cuando los encuentros resulten en quejas o perturbaciones del orden público.

Los presuntamente beneficiados tampoco están del todo satisfechos, ya que el comunicado incluye lo que algunos consideran una complaciente trampa. Y es que mientras Airbnb prohíbe las fiestas, levanta el veto sobre las ocupaciones de 16 personas o más. Aunque el ya mencionado comunicado explica que la decisión se debe a que su listado de verano tiene “varios tipos de viviendas más grandes que, por definición, son capaces de albergar de forma cómoda y segura a más de 16 personas”, hay quienes alegan que permitir esta cantidad de huéspedes es una autorización velada a la fiesta.

El problema radica en que las definiciones son tan ambiguas que no se sabe con certeza qué se puede y no se puede hacer. ¿Es celebrar un cumpleaños o un aniversario con la familia más cercana una fiesta? ¿O poner música un poco más fuerte de lo normal? ¿Usar un karaoke con un reducido grupo de amigos? Nadie lo sabe con certeza y hasta que la empresa no defina bien sus nuevas políticas, todo será incertidumbre.

Mientras todo esto se define, la competencia directa se debate entre seguir el ejemplo de la plataforma dominante o mostrarse ligeramente menos restrictiva en beneficio de aquellos que son capaces de celebrar sin incomodar a nadie. La única certeza por ahora es que nuestros modos de viajar y reunirnos siguen cambiando para siempre.

 

Tags

Publicidad