Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El restaurante perfecto para quien ama la carne

Gardela es uno de los pocos lugares en Ciudad de México que ofrece cortes 'dry aged', proceso de añejamiento que da a la carne un sabor insuperable
mié 11 octubre 2017 04:31 PM
Añejamiento
Añejamiento Este proceso brinda a la carne un sabor y una textura inigualables

Comer en Gardela es una experiencia para cada uno de los sentidos. La vista se deleita con los amplios y a la vez acogedores espacios con un toque industrial, mientras que el olfato nos brinda un adelanto de los exquisitos sabores que estamos por probar. Antes de pasar a la estrella del menú, es mandatorio degustar una de las deliciosas entradas. El pulpo, nuevo en el menú, es sensacional y perfecto para comprobar que los dos grandes distintivos de este lugar son la extraordinaria calidad de sus productos y la sencillez como bandera.

Ezequiel Jance, director operativo, considera que cuando los ingredientes son de primera calidad, no debes disfrazarlos con salsas complicadas que impidan apreciar la riqueza de sus sabores y texturas.

“Queremos retornar al origen, a la excelencia de la materia prima, que lo que brille sea el producto y para eso hay que invertir, no se puede camuflar”, detalla Ezequiel.

Publicidad
Pulpo a la parrilla
Pulpo a la parrilla

La estrella del menú es la carne añejada, un laborioso proceso que se puede realizar en húmedo o en seco (dry aged) y que le otorga un sabor inigualable. Consiste en añejar la carne de 30 a 45 días, en función del corte del que se trate, a una temperatura de entre 1 y 4 grados. Dado que requiere de una estricta supervisión, en Estados Unidos llega a costar entre 60 y 70 dólares por corte, incluso hasta 200 dólares en algunos restaurantes, pero en Gardela puede disfrutarse por la mitad de ese precio.

“Nosotros trasladamos el beneficio de ser importadores directos. En lugar de invertir en publicidad, nosotros invertimos en el producto. Nuestra apuesta es que la gente sepa que viene a comer de primera”, añade Ezequiel.

Y vaya que se nota. El tomate de las pastas es italiano, por lo que presenta un dulzor natural. Las harinas que utilizan son un mix con harinas italianas, así como la burrata, que es traída directamente de esta nación europea. La provoleta se realiza de manera completamente artesanal y los embutidos son hechos por el propio restaurante.

“Usamos aceite de trufa Roland que es de lo mejor, compramos el salmón entero, orgánico y nosotros lo fileteamos acá, no lo congelamos, intentamos dar esos detalles y damos lo mejor a un precio muy competitivo”, señala.

Cortes importados calidad premium
Cortes importados calidad premium
Papas a la crema
Papas a la crema

La selección de postres no se queda atrás. Las opciones son exquisitas, por ejemplo, el pastel de chocolate belga, una auténtica delicia que pone el acento final a una experiencia de primer nivel.

Los postres son espectaculares
Los postres son espectaculares

¿Te gusta consentirte?
Te enviamos la información de viajes y gourmet

Publicidad