Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Loki sigue siendo el mejor villano de Marvel Studios... Lo sentimos Thanos

Aunque su reinado fue puesto en duda, el estreno de Loki en Disney Plus nos recuerda las razones por las que el Dios del Engaño es uno de esos villanos que amamos odiar.
lun 14 junio 2021 01:19 PM
Disney +

Pocos se atreverían a negar que Thanos es el villano más poderoso de todo lo que va del Marvel Cinematic Universe. Después de todo, hablamos de un personaje que sometió a Thor y Hulk, que conquistó todas las Gemas del Infinito y que triunfó en sus esfuerzos por derrotar a los Vengadores con la desintegración de medio universo. El más poderoso, pero no por ello el más fascinante, una etiqueta que sigue siendo para Loki.

Publicidad

La llegada del Titán Loco fue paulatina, lo que contribuyó a la sensación de una amenaza que se cierne. La de Loki fue inmediata al darse en los primeros minutos de Thor y más importante aún, en paralelo con la de Thor: dos pequeños asgardianos creciendo con las proezas de su padre y el sueño de emularlas algún día. Decisiones que de primera mano parecen intrascendentes pero que son claves para alejar al personaje del comic norteamericano y acercarlo a la tragedia shakesperiana: alguien que ambicionaba el poder, pero también el cariño y el reconocimiento de los suyos.

No menos curiosa fue la exquisita contradicción asentada desde sus bases, con una naturaleza falaz que impactaba de lleno con los sentimientos más auténticos. Todo plasmado en diálogos tortuosos como “a veces soy envidioso, pero nunca dudes que te amo” que le dice a su hermano en los primeros minutos del filme o en las francas reclamaciones a Odín porque “no importa cuánto digas que me amas, nunca podrías tener un Gigante de Hielo sentado en el trono de Asgard”.

No pasó mucho tiempo para que esta construcción le valiera ser considerado el mejor villano de la Fase Uno. Una etiqueta, hay que decirlo, que no parecía tan difícil de alcanzar al competir con personajes como Obadiah Stane, Emil Blonsky y Red Skull. Malvados efectivos pero unidimensionales, que funcionaban en provocar dolores de cabeza a nuestros héroes, pero en ningún momento establecían conexiones emocionales con el público. Loki los rebasó a todos con facilidad al dejar atrás los viejos esquemas del bien y del mal para ascender como un personaje complejo, lo que a su vez lo tornó fascinante e hipnótico.

Hollywood Exteriors And Landmarks - 2021
Anuncio espectacular en las calles de Los Ángeles, California de la serie de Loki por Disney+ Marvel Studios

Esto, aunado a los deseos de Marvel Studios por mantenerse fiel al cómic, le valieron el derecho a ser el gran rival a vencer de The Avengers: Los Vengadores, un suceso histórico al ser el primer crossover en la historia del subgénero y en donde el asgardiano volvió a brillar con tales muestras de astucia y agudeza que por momentos permitieron someter al grupo de héroes. Todo esto bajo las órdenes de un Thanos que era introducido como un peligro superior, pero que narrativamente aún no significaba nada.

Publicidad

Cambio de planes

La Fase Dos convirtió a Thanos en una amenaza omnisciente con Guardianes de la Galaxia y Vengadores: Era de Ultrón. Un personaje que tiraba de distintos hilos para alcanzar su objetivo final, hasta entonces sólo conocidos por los amantes del cómic. Todo esto mientras Loki regresaba en Thor: Un mundo oscuro, la película más floja de Marvel pero también la más trascendental en el legado del Dios del Engaño.

El personaje debía morir, atormentado por el deceso de su madre, pero redimido tras su alianza con Thor. Tal vez habría funcionado, pero la decisión fue revertida porque el estudio comprendió que el personaje aún gozaba de un enorme potencial que fue llevado a un punto climático en Thor: Ragnarok.

Si la de Taika Waititi es considerada la mejor película de toda la trilogía individual es en buena parte por Loki, cuya intervención añade un profundo dramatismo a una cinta que suele ser recordada por su comicidad. Sentimientos de culpa por la muerte de su padre, una serie de traiciones a su hermano y un rescate asgardiano manchado por el robo del Teseracto. Una acción que a la postre se tornaría definitiva para el destino del pueblo mitológico y para un personaje al que las etiquetas le quedaban cortas. ¿Un villano redimido o un antihéroe en desgracia?

Una dura competencia

Si Marvel batalló en la construcción de villanos memorables en sus dos primeras fases, en la tercera dio una cátedra de adversarios célebres. Zemo, Erik Killmonger y Hela, todos ellos fascinantes por las acciones que motivaban sus respectivas luchas, lo que aunado al talento de los actores elegidos para interpretarlos, resultó en algunas de las mejores películas de toda la franquicia.

Ni qué decir del todopoderoso Thanos, un genocida empeñado con la idea de aniquilar medio universo para garantizar su salvación. Una obsesión nacida del trauma de Titán, su lugar de origen que “como casi todos los planetas. Demasiadas bocas, no había suficiente para todos. Y cuando nos enfrentamos a la extinción, ofrecí una solución […].Al azar. Desapasionado, justo para ricos y pobres por igual. Me llamaron loco. Y lo que predije se cumplió […]. Soy un sobreviviente”. ¿Y cuándo terminara? “Finalmente descanso y veo el amanecer en un universo agradecido. Las decisiones más difíciles requieren las voluntades más fuertes”.

Thanos
El arma de Thanos que puso a los vengadores a temblar.

Thanos es un gran villano y es muy probable que el tiempo le convierta en uno de los mejores en toda la historia del cine, pero nunca superará a Loki. Ambos parten de la villanía, pero el primero se estanca en su visión retorcida de la justicia, mientras que el segundo batalla por definirse a sí mismo en una lucha que realmente busca la aceptación y la pertenencia. Las motivaciones del primero suscitaron debates que fueron trasladados a un mundo real sobrepoblado y aquejado por problemas como la hambruna, el calentamiento global y la escasez de recursos. Las del segundo conectaron de lleno con un público que, por más que así lo desea, no siempre puede verse como el héroe de la historia e invariablemente termina identificándose con un villano alienado, no por los que le rodean, sino por los miedos y dilemas que le carcomen diariamente. Como una persona normal, pero también una deidad y que, como tal, se permite desafiar a un Titán Loco que lo tiene sometido, asegurándole que “nunca serás un dios”.

Un cierre perfecto, una construcción impecable y una naturaleza inquebrantable que va más allá del viaje experimentado hasta ahora, siendo Loki de Disney Plus una buena prueba de ello. Esto con el personaje fugándose tras un error temporal en Avengers: Endgame y estableciendo una peligrosa alianza para salvar el tiempo. El primer villano en hacerse con un título individual en la toda la franquicia, con lo que afianza su condición de imprescindible en el universo marvelita.

“Naciste para causar dolor, sufrimiento y muerte”, le dice Mobius de la Agencia de Variación Temporal al Dios del Engaño durante el primer episodio del show. “Así es, así fue y así será. Todo para que los demás puedan alcanzar la mejor versión de sí mismos”. Sabias palabras para un mundo en el que todos sueñan con ser un Vengador, pero en el que invariablemente todos tenemos un poco de Loki.

Publicidad

Villanos Marvel que podrían destronar a Loki

Puede que el Dios del Engaño sea el mejor villano "marvelita" hasta ahora, pero esto no significa que no haya otros personajes que sean capaces de superarlo. Conócelos a continuación:

Magneto

Sus orígenes judíos le hicieron perderlo todo durante el Holocausto. Es por esto que, temeroso de una nueva masacre, esta vez contra los mutantes, decidió encabezar la resistencia que garantizara la supervivencia de los suyos contra una humanidad inferior. Una perturbadora ironía que le ha convertido en aquello que juró destruir y que le convirtió en eterno adversario de los X-Men que persiguen la coexistencia pacífica entre Homo sapiens y superior. Su complejidad aumenta por ser el mejor amigo de Charles Xavier, líder del superheroico grupo con el que ha combatido en más de una ocasión por la diferencia entre sus ideales, lo que no le ha impedido establecer alianzas ante adversarios comunes e incluso convertirse en heredero de su lucha en situaciones de crisis. Fue un personaje recurrente en la franquicia de Fox, pero sigue teniendo un enorme potencial de desarrollo dentro del MCU.

Green Goblin

Green Goblin ya fue abordado con destreza por el Spider-Man de Sam Raimi, pero su faceta como uno de los empresarios más poderosos aún tiene un enorme potencial de desarrollo. Su influencia política y económica le convirtió en director de SHIELD en los comics, mientras que la urgencia por salvar al mundo en plena invasión Skrull –un arco que, dicho sea de paso, será trasladado al MCU en un futuro cercano– le hizo adueñarse de la tecnología Stark para combatir con su propia armadura. Esto a su vez le motivó en la creación de unos Vengadores retorcidos mejor conocidos como Dark Avengers. Su impacto aumentó todavía más en el multiverso, donde incluso alcanzó la presidencia de los Estados Unidos. Hazañas que, dicho sea de paso, ha logrado aun cuando todo el mundo conoce su historial delictivo y que han resultado en una cruenta metáfora sobre la corrupción en el mundo. Un personaje que de ser bien aprovechado podría tener un altísimo impacto en el porvenir de la franquicia cinematográfica.

Doctor Doom

Tiene un intelecto de genio ligeramente superior al de Tony Stark y conocimientos de magia tan complejos como los de Doctor Strange. Es también multimillonario y gobernante de su propio país, en el que es temido pero adorado por sus iniciativas para sacar adelante a sus habitantes. Es arrogante, se cree capaz de convertir al mundo un lugar mejor siempre que tenga control absoluto sobre él. También es un hombre de honor, al salvar la vida de adversarios en numerosas ocasiones sólo porque ellos habían hecho lo propio en una ocasión. Es sobre todo un sujeto obsesionado con la perfección, razón por la cual decidió cubrirse el rostro con una máscara tras hacerse una pequeña cicatriz en la barbilla que lo deformó a sus propios ojos y que como tal, lo hizo inferior que el grueso de la humanidad. Después de todo, no tolera la idea de que alguien puede ser mejor que él en cualquier aspecto de la vida. Aunque suele ser considerado el villano por excelencia de Fantastic Four, ha puesto en aprietos al universo Marvel en más de una ocasión.

Publicidad