Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Andor: ¿por qué el personaje de Diego Luna es tan importante para Star Wars?

El controvertido rebelde se ha convertido en una pieza clave para la galaxia lejana.
dom 02 octubre 2022 02:15 PM

Cuando Disney oficializó la realización de Rogue One en 2014, fueron muchos los que se tomaron la noticia con recelo. Era, después de todo, una historia sumamente rompedora en comparación con lo visto hasta ese momento: la primera película de la franquicia que se ubicaba fuera de la saga central, enfocada en un grupo rebelde sin personajes preexplorados, todos ellos construidos sobre las bases narrativas del antihéroe y sin la presencia de al menos un jedi. El distanciamiento era tal que el proyecto ni siquiera rescataría el icónico tema principal compuesto por John Williams.

Se temía, además, que de un modo u otro atentara contra el legado de la franquicia. Ya fuera con su exploración de la mitología jedi desde el planeta Jedha o con la incorporación de Darth Vader como villano secundario. Temores que aumentaron dramáticamente cuando el estudio anunció numerosos reshoots previo al estreno.

Publicidad

Pero los miedos nunca se concretaron. Todo lo contrario. Rogue One fue un éxito rotundo y hoy día es común escuchar que se trata de la mejor película de Star Wars en la era Disney. Y como tal, la gente exigió más. Un reto mayor por el destino de todos sus personajes y que obligó a Lucasfilm a mirar hacia atrás en busca de nuevas historias. El sueño finalmente se concretó con Andor.

Andor: Un personaje necesario

Hubo un tiempo en que la afición de Star Wars era vista como la más leal en la historia del entretenimiento, un calificativo que cambió con el paso del tiempo. Primero con la trilogía de precuelas y después con la de secuelas. Hoy día, algunos actores han descrito a los warsies como mayoritariamente tóxicos.

Para ser justos, la llegada a este punto no ha sido completamente culpa de la gente. Por un lado, se trata de un fenómeno complejo en el que las audiencias quieren seguir sorprendiéndose como la primera vez. A esto sumemos el factor Lucasfilm, cuyo afán por sacar el máximo jugo de la franquicia bajo las órdenes del ratón desembocó en la sobresaturación y en la afectación directa del legado. Personajes clásicos como Luke Skywalker, Leia Organa, Han Solo, Darth Vader y Palpatine se vieron, en mayor o menor medida, tocados durante los intentos de ser llevados a nuevas generaciones. Sus reemplazos, Rey, Finn, Poe Dameron, Kylo Ren y Snoke, quedaron lejos de emular el éxito al ser poco más que tibias calcas que nunca demostraron su potencial.

Las exigencias del público por algo nuevo y rompedor sólo se concretaron con The Mandalorian que mostró caras nunca vistas de la galaxia lejana. Aunque Cassian Andor es un personaje preexistente, su show va en esta misma línea al tratarse de un guerrero del que no sabemos nada, salvo que hizo “cosas terribles en nombre de la rebelión”, tal y como él mismo confesara en Rogue One.

Es de este modo, un personaje que no habita en los extremos del bien y del mal, sino que deambula por en medio. Tampoco es el héroe perfecto, si es que siquiera podemos etiquetarlo como tal. Es más bien un individuo atormentado, cuyos errores en una era dominada por la tiranía y la impunidad, lo sumen en situaciones complejas de las que no hay vuelta atrás. Situaciones que aumentan sus tensiones dramáticas, pero también su humanidad. Y como tal, su conexión con las audiencias. Más aún en los tiempos que corren, que en más de una ocasión parecen dominados por el Imperio galáctico. No vivimos en una época en la que necesitemos del viejo heroísmo, sino de la esperanza. Eso es precisamente lo que Andor y el resto de los personajes de Rogue One representan.

 

Tiempos violentos en la galaxia lejana

Más allá de la calidad de las distintas obras, el periodo comprendido entre las precuelas y la Trilogía Original ha sido sumamente fructífero para Lucasfilm, que nos ha dado numerosas historias sobre los primeros pasos de la rebelión. Una lista que incluye títulos en distintos formatos como The Bad Batch, Jedi: Fallen Order, Han Solo: Una historia de Star Wars, Obi-Wan Kenobi, Rebels y ahora Andor.

Las acciones de este último show arrancan en el 5 ABY (antes de la batalla de Yavin), un año especialmente crítico en la mitología warsie, ya que como bien dice el personaje titular en el segundo episodio, la rebelión parece estar fermentándose en toda la galaxia. Algo que puede corroborarse desde otros títulos de la franquicia.

Fue en este año cuando Ezra Bridger se suma a la tripulación del Ghost en Rebels, equipo que jugó un rol determinante en la caída del Imperio y que incluso cruza caminos con algunos personajes clásicos de la franquicia. También coincide con el abandono de Jyn Erso por parte de Saw Gerrera, un evento decisivo para que la fémina termine cruzando caminos con el propio Andor.

Es así como, en una industria dominada por los universos cinematográficos y televisivos, Star Wars ha apostado por el entrelazado sus distintos títulos para dar una sensación de unidad narrativa y temática. También para crear una sensación de novedad, con la posibilidad de cameos o tramas entrecruzadas que nos hagan sentir que, más allá de la saga central, todas las acciones se desarrollan en una misma galaxia lejana.

El futuro de Star Wars aún es incierto y aunque todavía queda mucho que hacer para rescatar la vieja comunión con los aficionados, el camino a la salvación, de la franquicia y la galaxia, pasa por Andor.

 
Publicidad