Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Cuál es el escándalo en torno a 'Don't Worry, Darling'?

La película de ensueño se ha visto manchada por el escándalo.
sáb 24 septiembre 2022 11:00 AM
Dont-Worry-Darling-escandalos
.

En el papel, Don't Worry, Darling parecía destinada a convertirse en una victoria absoluta. Un thriller psicológico construido sobre una profunda crítica sociopolítica, con Olivia Wilde como realizadora tras su celebradísima ópera prima La noche de las nerds y con un reparto de alto impacto encabezado por Florence Pugh y Harry Styles.

La primera, una de las actrices jóvenes más talentosas de los últimos tiempos, nominada al Oscar por Mujercitas y con una carrera sumamente polifacética que incluye drama, terror y por supuesto superhéroes. El segundo, más bien conocido como uno de los cantantes más populares del momento, pero con grandes dotes histriónicas que exhibe de manera cada vez más recurrente. ¡Ahí están Christopher Nolan o el Marvel Cinematic Universe para demostrarlo!

¿Qué podía salir mal? Hoy todos conocemos la respuesta, pues hubo un momento en que todo se torció y las altas expectativas por la película se fueron difuminando, reemplazadas por un franco interés en todos los conflictos suscitados detrás de las cámaras.

Publicidad

Inician los problemas

La de Don't Worry, Darling es la historia de una familia rota por es secretismo. En la pantalla, con un ama de casa de los 50 cuya relación con su esposo se distorsiona cuando la pareja se incorpora a una comunidad experimental utópica. Pero también fuera de ella, con un idilio de cast y crew que fue cayéndose a pedazos.

Imposible olvidar el entusiasmo de Florence Pugh cuando anunció en Instagram su incorporación al proyecto. Era una relación de respeto mutuo y de enorme admiración, por parte de la actriz hacia su directora tras su brillante paso a la realización, y viceversa con la cineasta contemplando a la protagonista mucho antes de su meteórico ascenso. Por aquel entonces, la dupla estelar era complementada por Shia LaBeouf, un actor de grandes cualidades, pero eternamente marcado por la controversia. No pasó mucho para que el sueño se desmoronara.

Primero con la salida del coprotagonista masculino. Esto luego de que FKA Twigs denunciara a su expareja por abuso psicológico. Tiempo después, Olivia Wilde declaró públicamente que esas actitudes no tenían cabida en su set, algo que el histrión no tardó en desmentir con capturas en que le solicita repetidamente que no abandone el proyecto. En cualquier caso, el reemplazo no fue menos polémico, pues tiempo después se develó que Harry Styles sostenía una relación sentimental con la creativa.

La revelación ya fue suficientemente dura para los fans de la estrella pop quienes, en un desplante juvenil, no tardaron en manifestarse contra la cineasta, apuntando principalmente a la diferencia de edades entre ambas partes. Este rechazo de un nicho tan concreto no se comparó en nada con el malestar general cuando el público comenzó a especular sobre cómo este romance se dio mientras Olivia Wilde seguía casada con Jason Sudeikis, protagonista de la increíblemente popular Ted Lasso.

La realizadora no tardó en declarar que su expareja no es lo que aparenta y que estaba insatisfecha desde hace tiempo. De poco sirvieron sus palabras, pues en el imaginario colectivo de la siempre emocional audiencia sólo quedó estampada la imagen de Olivia Wilde recibiendo en una multitudinaria convención una serie de documentos legales sobre la custodia de los hijos que comparten y con ello.

Aunque todas son situaciones personales que nada tienen que ver con la calidad de la película, hoy día una parte importante de las redes sociales se refieren a Olivia Wilde como si de el enemigo número uno se tratase. Algo que no deja de ser irónico para varios, quienes consideran que todo es una clara muestra de misoginia que caracteriza a la sociedad, respaldándose en los incontables cineastas masculinos que se han visto manchados por este tipo de controversias sin ningún tipo de afectación a sus carreras.

Luces, cámara y conflictos en el set

Se dice que los problemas de No te preocupes, cariño alcanzaron un punto crítico con el rompimiento entre Florence Pugh y Olivia Wilde. Sean cuales sean las razones, las tensiones han sido especialmente palpables en redes, con la actriz publicando continuamente de todos y cada uno de sus proyectos, excepto este. También se ha mostrado renuente a participar en la campaña promocional y cuando han coincidido en público, tienden a evitarse mutuamente.

Nadie sabe a ciencia cierta qué sucedió, pero internet está lleno de teorías, muchas de las cuales apuntan a que todo comenzó cuando se dio a conocer la relación de la directora con Harry Styles. Algunos rumores dicen que ambos coprotagonistas estuvieron involucrados sentimentalmente, otros hablan de marcadas diferencias salariales, aunque estos últimos han sido desmentidos hasta el cansancio.

Otro señalado continuamente ha sido Chris Pine, quien para muchos se ha mostrado distraído, por no decir indiferente, en proyecciones y entrevistas. El actor ha sido visto con lentes oscuros una vez que se apagan las luces de las salas, lo que ha suscitado rumores de que duerme durante la película. También se habla de una relación turbulenta con Harry Styles quien, según algunas imágenes viralizadas por las redes, le escupió durante una presentación.

Por supuesto, también están los conspiracionistas que hablan de una campaña promocional perfectamente orquestada con el fin de exaltar uno de los mensajes centrales del filme: los sueños rotos y las utopías quebradas.

No te preocupes, cariño, por su nombre en español, llega a salas empapada en controversia. Queda esperar para conocer si la película pasará a la historia como una de las producciones más turbulentas de los últimos tiempos o si tendrá la calidad necesaria para hacernos olvidar este estrepitoso recorrido.

 
Publicidad