Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Morbius y el regreso al cine vampírico del cine de superhéroes

El vampiro de Jared Leto marca un paso decisivo en el cruce marvelita con el mundo del monstruo.
sáb 09 abril 2022 04:59 PM
Morbius
Morbius reabre el género de los vampiros en el cine.

Superhéroes y vampiros son dos mundos que parecen opuestos, pero no lo son. Todo lo contrario, al grado que podemos decir que ambos han ido de la mano por generaciones. Tanto DC Comics como Marvel cuentan con un amplio catálogo que va de los más generales al colmilludo por excelencia como sería el caso de Drácula. Esto, además, sin olvidarnos de los personajes generales sustentados sobre estas mismas bases: Man-Bat para DC, y Blade y Morbius para Marvel.

Este último fue, de hecho, pieza clave en la adición. Por años los comics norteamericanos estuvieron sometidos a una intensa vigilancia de autoridades, la cual comenzó por las exigencias del psiquiatra Fredric Wertham quien insistía en que los impresos debían ser aptos para todo público. Era especialmente renuente a las historias de terror. Su cruzada alcanzó un pico en 1954 con la instauración del Comics Code Authority, un código que señalaba qué los títulos eran inapropiados para los más jóvenes. Casi dos décadas después, concretamente en 1971, Marvel puso estas normas en aprietos con una historia centrada en el uso de drogas ilícitas y que obligó a una revisión de las bases establecidas por las autoridades. Y fue así como el escalofriante género regresó al mundo de las historietas y la casa de las ideas no tardó en aprovecharlo para la creación de su primer gran personaje sustentado sobre el terror. Se trata de Morbius, también conocido como el vampiro viviente.

Publicidad

Su historia, recientemente llevada al cine con Jared Leto como protagonista, gira en torno a un bioquímico que termina convertido en chupasangre. No por la convencional mordida de un hijo de la noche, sino tras someterse a sí mismo a un tratamiento experimental con el que intenta curarse de una extraña enfermedad sanguínea que le aqueja. Una prueba que arroja resultados encontrados, pues si bien le concede varios dones como fuerza, velocidad y sobre todo una vitalidad que nunca ha conocido, también le deja la necesidad de consumir sangre.

Suele ser encasillado como villano arácnido, cuando no es más que un individuo atormentado que continuamente lucha entre el hombre y el monstruo. Un científico condenado por su ciencia fallida, uno más en la amplia galería del héroe como Green Goblin y Dr. Octopus, por nombrar algunos. Esto deja una interesantísima adición al Spiderverse de Sony, mejor conocido por todos como Venomverse ante la marcada ausencia de la araña. Un universo que aún es reducido, aunque no por ello menos fascinante al ser encabezado por un guerrero no menos monstruoso como Venom.

Pero como todo vampiro, la expansión es virtualmente imposible de contener y no falta mucho para que estos seres deambulen por todos los rincones del multiverso.

El vampiro humano

Morbius no es el único colmilludo que deambula libremente por las adaptaciones marvelitas. De hecho, antes que él y aunque muchos no lo sepan, estuvo Blade en el Marvel Cinematic Universe. No apareció en pantalla, sino que apenas lo escuchamos en Eternals, concretamente en la escena poscréditos en la que una misteriosa voz cuestiona a Dane Whitman si “¿seguro estás listo para eso?”.

Más que un vampiro, es un híbrido cuyo nacimiento coincidió con la muerte de su madre provocada por un chupasangre, lo que dejó un antihéroe con lo mejor de dos mundos: cualidades vampíricas potenciadas por la resistencia al sol. Marvel Studios tiene amplias expectativas para el personaje y que pueden apreciarse en el casting de un doble ganador del Oscar como Mahershala Ali. Ni su comprobado talento es garantía de éxito, pues antes deberá superar las incontables comparaciones con Wesley Snipes, quien encarnara con enorme destreza al personaje en una trilogía comenzada en 1998 y que fue determinante para el renacimiento de las adaptaciones de comics. Sí: antes que X-Men (2000) o Spider-Man (2002), fue Blade, lo que implica que el florecimiento del subgénero contemporáneo no partió del superhéroe sino del vampiro. Una curiosidad de la que se habla poco y que deja muy en claro el impacto que los hijos de la noche tienen en estas historias, así como su enorme potencial a futuro.

 

Un mundo de monstruos

La trilogía original de Blade contó con la presencia de villanos marvelitas como Deacon Frost, pero también de otros viejos conocidos como Drácula. Por esto mismo podríamos pensarse que ya se ha visto todo en cuanto a chupasangres se refiere, cuando lo cierto es que todavía queda un enorme camino por recorrer.

Ahí está Varnae, que deambula cerca de la divinidad al tratarse del primer vampiro y cuya historia está directamente relacionada con los dioses y los orígenes de nuestro mundo. Fue clave para el surgimiento de numerosas razas y sectas como la Jumlin integrada por nativos americanos, la Nosferatu por europeos del este o la Aquea por vampiros acuáticos. La más peligrosa es, sin duda, la de los Mystikos que se ha infiltrado en el mundo occidental con la firme intención de terminar con las debilidades ancestrales que aquejan a la especie para darle un lugar dominante en el mundo.

Y el ya mencionado Vlad Tepes con historias al por mayor, que van de la reinvención de sus orígenes ideados por Bram Stoker a las aventuras más improbables como sería su alianza con Nick Fury en contra de los Nazi durante la II Guerra Mundial. Ni qué decir de sus cruces con todo tipo de personajes: los de naturaleza vampírica como el ya mencionado Blade, superhéroes como X-Men y una amplia galería de monstruos.

Porque si hay vampiros, no hay razón para pensar que no hay otras entidades. Ahí está la criatura creada por el Dr. Frankenstein o Werewolf by Night que próximamente será encarnado por Gael García Bernal en una de las adiciones más sorpresivas al Marvel Cinematic Universe y que invariablemente nos hace pensar que el estudio tiene grandes planes para los seres de esta naturaleza. Se une, además, a los Marvel Zombies abordados por What if…?, que trasladó a Disney Plus uno de los eventos impresos más populares de los últimos años. Con todo esto en cuenta, hay quienes incluso se preguntan si algún día podríamos ver una película o serie de Monsters Unleashed, que nació como una publicación alterna en los 70 y terminó convirtiéndose en un evento en 2017 con una batalla campal entre superhéroes y monstruos.

“Escuche… los hijos de la noche”, sugería Drácula a un atormentado Jonathan Harker en la novela vampírica por excelencia. “¡Qué música la suya!”. Quizá sea tiempo de que los superhéroes presten atención a la advertencia, pues mientras todos pensamos en incorporaciones como X-Men o Fantastic Four, hay buenas razones para pensar que los monstruos se han infiltrado de lleno en las adaptaciones marvelitas.

 

Tags

Publicidad