Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La seducción de la política por los deportistas

Diversas personalidades del mundo deportivo han dado el salto al mundo de la política y, aunque no sea muy común, también ocurre al revés.
vie 24 septiembre 2021 03:11 PM
Políticos y deportistas
Para la política los deportistas están en el ojo para ser posibles candidatos o funcionarios.

Deportistas y políticos han convivido de cerca durante décadas. Celebraciones, magnos eventos y diversas situaciones los reúnen todo el tiempo; es común ver a los equipos campeones, de cualquier liga profesional alrededor del mundo, de visita con el presidente de su país, posando para la tradicional foto como ocurre cada año en la Casa Blanca con los vencedores de la NFL, NBA, NHL y más.

Publicidad

Aunque hay vínculos mucho más fuertes atan al mundo del deporte con el de la política, encarnados en la piel de sus protagonistas. En México, por ejemplo, basta nombrar a Rommel Pacheco , exclavadista olímpico que cuando subió a su última competencia desde el trampolín, en Tokio 2020, ya estaba electo como diputado federal. O Ana Gabriela Guevara, actual titular de la Conade, quien en Atenas 2004 hizo a México entero enfocarse en la pista de tartán. Y qué decir del actual gobernador de Morelos, el autor de la Cuauteminha, Cuauhtémoc Blanco, uno de los más grandes ídolos para la afición al futbol en México.

Si bien algunas de estas personas sí pretenden legislar, influir en la vida de las personas que habitan esos espacios en los que crecieron y desarrollaron sus capacidades deportivas, cuentan con estudios o experiencias útiles para los puestos públicos –hablando en el caso específico de México-, la postulación de figuras públicas deportivas responde a una estrategia de los partidos políticos para “reducir gastos en la creación de imagen”, reportó El Economista . Reducir tiempo y esfuerzo para crear la imagen alrededor de un candidato es uno de los argumentos que hacen que nombres de atletas aparezcan cada vez más en las boletas, pero también asuntos como el hartazgo social con las autoridades en gestión, por ejemplo.

Hay otros casos en los que la vasta popularidad y el cariño hacia alguna figura deportiva son suficientes motivantes: en las elecciones presidenciales de 2018 en Egipto, el futbolista Mohamed Salah (jugador del Liverpool inglés) obtuvo la segunda posición en los comicios sin presentarse como candidato. Cerca del 5% del electorado escribió el nombre de Salah en la boleta, sumando casi un millón de votos para el zurdo. Aquella elección fue ampliamente dominada por el actual presidente egipcio, Abdelfatah El-Sisi, quien recibió el 92% de los sufragios. Sí, un futbolista profesional obtuvo la segunda posición en una elección presidencial.

Quien sí buscará deliberadamente la presidencia de su país es el boxeador Manny “Pacman” Pacquiao. La estrella del ring, quien actualmente es senador en Filipinas, hizo oficial que será en 2022 cuando se candidateó para la presidencia de su patria .

 

La gloria deportiva puede saber mejor que la política

¿Existen casos en los que personajes de la política se convierten en atletas? Sí, o por lo menos aparentaron serlo, muchos de ellos aprovechando su posición de poder. Dentro de la Concacaf, la Confederación en la que México radica futbolísticamente, recientemente un jugador de 60 años alineó cómo titular en un partido oficial. Se trata de Ronnie Brunswijk, quien es vicepresidente de Surinam, país de origen del equipo Inter Moengotapoe (club que también es presidido por este funcionario), conjunto que se enfrentó al Olimpia de Honduras con Brunswijk como parte de su 11 inicial, todo esto en los octavos de final de la Liga Concacaf 2021, un torneo con validez oficial y que sirve como preámbulo para llegar al mejor torneo de clubes de la zona.

Presidente del club, con 60 años, Ronnie Brunswijk es delantero y jugó cerca de 30 minutos, el marcador final fue de 6-0 en favor de los hondureños, pero eso no le impidió romper el récord como el jugador más longevo en participar en un partido de carácter oficial. La Concacaf fue fundada en septiembre de 1961, año en el que nació Brunswijk, en marzo. Así que, como lo acotó el periodista deportivo español Mr. Chip, el vicepresidente de Surinam disputó un partido dentro de una Confederación incluso menor que él, insólito.

Otros casos parecidos a los aquí tratados, en donde los deportistas se convierten en políticos o funcionarios públicos, son los de Romario, el grandioso jugador de futbol que recorrió el mundo con el balón pegado al pie y que ahora es senador en Brasil, y el de George Weah, jugador liberiano que en 1995 ganó el Balón de Oro por sus increíbles habilidades, justo antes de pasar por los grandes clubes en los que militó. Weah, desde el 2018, preside Liberia. En aquellos comicios, Weah, quien jugó para el PSG, Milán, Chelsea, Manchester City y más, se quedó con el 61.5% de los votos. Esa fue la tercera vez que el ex delantero centro intentó hacerse con el cargo de primer mandatario en su país, y después de dos postes, anotó.

Quizá Weah sea la máxima inspiración de Manny.

 
Publicidad