Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Rommel Pacheco: Su nueva vida entre la curul y su libro

De la Villa Olímpica a San Lázaro, de pulir clavados a editar textos. La vida de Rommel Pacheco da un giro de tres y media vueltas hacia el frente, pero su actitud permanece intacta.
mar 17 agosto 2021 03:37 PM

Era domingo, los Juegos Olímpicos de Tokio se clausuraron hacía ya una semana y uno pensaría que los atletas participantes están en casa descansando o quizá en otro lugar, de vacaciones, disfrutando el paso del tiempo sin la presión de las competencias, los resultados y el alto rendimiento, pero no es el caso de Rommel Pacheco, el clavadista más popular de México y uno de los más arropados por la afición, no solo en Tokio, sino durante los casi 30 años que duró su carrera deportiva.

Publicidad

Accedo a Zoom, del otro lado de la pantalla, Rommel Pacheco me saluda con la misma efusividad que siempre proyecta, pero esta vez ya no había un gimnasio de fondo y no se escuchaba el eco de las instalaciones de entrenamiento. Camisa formal planchada y un folder, el peinado intacto. “Ya ando en juntas de trabajo, el primero de septiembre empiezo en la nueva legislatura y aunque hoy es domingo estamos preparándonos”, dice el exclavadista y próximo a tomar protesta como diputado federal por el tercer distrito de Yucatán, por el Partido Acción Nacional (PAN).

Y es que uno como deportista a veces no sabe cómo decir adiós o cuando, tener planes y proyectos después del deporte

Ponerse en los zapatos de Rommel es imposible. Cómo prepararse físicamente para ir a unos Juegos Olímpicos, mentalmente para editar las páginas finales de tu primer libro, mantener tiempo y energía para procurar tu recién establecido matrimonio y, encima, preparar tu primera iniciativa de ley como diputado federal. ¿De qué está hecho este exatleta?

“Michael Phelps, uno de los atletas olímpicos que más medallas ganó, después del retiro entró en depresión y hasta pensó en suicidarse. Y es que uno como deportista a veces no sabe cómo decir adiós o cuando, tener planes y proyectos después del deporte”, dice Pacheco Marrufo al comenzar la conversación acerca de su transición, de la nueva vida que ahora lleva y que parece haber cambiado de la noche a la mañana, pero no lo es: “Mis papás siempre me inculcaron eso, prepararme porque el deporte algún día se iba a terminar. Estudié una licenciatura, estoy terminando una maestría, tengo un doctorado honoris causa, 11 años en el ejército, formo parte de la Comisión de Atletas del Comité Olímpico Mexicano, también de la Comisión de Atletas Panamericanos de Natación y tengo varios proyectos como emprendedor. Siempre vinculado a muchos proyectos sociales y demás. No es una casualidad”.

Ya ando en juntas de trabajo, el primero de septiembre empiezo en la nueva legislatura y aunque hoy es domingo estamos preparándonos

Admite que dejar de lado el profesionalismo deportivo lo tiene relajado, de una u otra manera, pero con esa energía siempre presente, la misma dedicación necesaria para clasificar a la máxima justa deportiva, pero ahora enfocada en sus nuevas responsabilidades: “Una parte de mi está relajada, ya sin esa presión como cuando tomas vacaciones, pero para mí ya son permanentes, por lo menos del deporte profesional, porque sí seguiré haciendo ejercicio, no quiero perder mis cuadritos para las redes sociales (ríe)”.

Claro que una parte de él sigue sintiendo que faltó la medalla olímpica para cerrar su carrera en las fosas de clavados, pero más allá de eso, esa última ovación recibida por los jueces, competidores y todos los presentes en la Alberca Olímpica de Tokio, le hacen sonreír. La magia que le transmitió ese momento le llenó el interior, le hizo entender que aunque las cosas no siempre son como las imaginaste, los resultados adversos no están llenos de negatividad: “Ganarse el respeto de la gente, de tu gremio, es sumamente difícil. Ese aplauso después de mi último clavado, con la ovación de los jueces, los medallistas, los campeones mundiales. Más allá de los éxitos conseguidos en toda mi carrera, ese momento no tiene precio”.

Si tú das todo, si entregas todo en cada entrenamiento y competencia, no hay nada que te puedas reclamar al final

Publicidad

Diputado federal electo en las urnas

Cuando Pacheco Marrufo anunció su candidatura a una diputación, en 2020, las notas en los medios de comunicación lo ponían a un lado de otros candidatos que se desarrollan en ámbitos que nada tienen que ver con la política. Paquita la del Barrio, Vicente Fernández hijo, El Tinieblas, Alfredo Adame y muchos nombres más llenaban esos listados, pero la realidad es que la preparación académica de Rommel, y muchos otros proyectos en su vida laboral, pueden ser argumentos para su desempeño en el cargo público. Solo las acciones reforzarán sus palabras.

“En campaña me ponían en el pool de los deportistas-artistas-candidatos, y no tiene nada de malo porque la Constitución le otorga el derecho a cualquier mexicano a competir por un cargo público, pero mi caso no fue de la nada, ya lo venía planeando, era una idea que tenía desde hace tiempo”, explica con un lenguaje corporal distinto. El papel de político, y lo domina, conlleva otras posturas, otros cuidados.

Pacheco recibió 51 mil 379 votos, un 32.2697%; Su más cercano competidor se llevó 49 mil 300 votos, un 30.9640%

“Es una manera de retribuir las bonitas experiencias que el deporte me dio, además de también poder facilitar el camino de los jóvenes, y esto me surge por todo lo que yo viví, lo que sufrí y tuve que pasar, todos esos sacrificios que hicieron mis padres para sacarme adelante”, agrega.

Rommel vivió de cerca el proceso electoral, puesto que le tocó defender su candidatura y ver el resultado de los meridanos por cada voto. Esa confianza recibida de la gente lo motivó todavía más para, como no se ha cansado de explicar en todos lados, intentar mejorar los rincones que estén a su alcance. “Me deja muy contento recibir el apoyo de Yucatán, mi diputación no es plurinominal, me la gané en las urnas. Agradecido por ese respaldo y la confianza. Antes en las competencias ya tenía la responsabilidad de representar al país entero, y ahora tengo todavía más peso sobre los hombros, es un gran compromiso y lo absorbo con todas las ganas de hacer las cosas como se deben, de inculcar un poco de todos esos valores que en el mundo del deporte aprendí”.

Me deja muy contento recibir el apoyo de Yucatán, mi diputación no es plurinominal, me la gané en las urnas

La primera iniciativa de ley en la que Rommel Pacheco trabaja está enfocada al deporte: “… no quiero adelantar nada, porque se está trabajando y podrían robarme la idea, pero estamos en ello, de hecho las bases se comenzaron a sentar justo hoy, en eso estoy trabajando”. Sí, la primera iniciativa de ley que Rommel presentará, sentó sus bases en un domingo por la mañana, a pocos días de la clausura de Tokio 2020.

En este punto de su vida y del fin de su carrera deportiva ¿Están la Conade o la Federación Mexicana de Natación en los planes de Rommel? “En algún futuro tal vez, pero sí estoy muy enfocado en estos primeros tres años de la siguiente legislatura. Claro que me quiero enfocar en el deporte, pero no encasillarme totalmente, por ejemplo el tema de salubridad actualmente necesita muchos cambios”.

Publicidad

El primogénito escrito

Cómo ser el mejor del mundo, así se llamará el libro de autoayuda que este año Rommel Pacheco publicará. La intención es impulsar, acompañar a la gente en procesos difíciles a través de sus experiencias y anécdotas.

“Es mi bebé y ya está listo. Es un libro de autoayuda. En los próximos días recibiré el ok para mandarlo a impresión… Estoy seguro que a la gente le gustará, porque por medio de las anécdotas logro transmitir esos mensajes de apoyo. No está enfocado en el deporte, es para tus metas y objetivos en general”, me dice Rommel con un semblante distinto de nueva cuenta, como quien presume algo que se guardó por mucho tiempo, que por fin puede ser presumido. Eso de que el libro es como su bebé es real, tan real que incluso desde Tokio 2020 dedicó tiempo a pulir sus páginas, estaba atento a él.

“Soy muy quisquilloso, cuando en Tokio hacíamos los viajes en autobús de la Villa a la alberca, me la pasaba revisando y cambiando algunos detalles finales”, comparte.

Una vez que el libro –aún sin fecha de publicación- esté a la venta, Rommel comenzará a publicar pasajes de él en sus redes sociales, una estrategia que conjuntará su nueva etapa como escritor y esa faceta de creador de contenido que le apasiona tanto.

En Tokio 2020, las redes del todavía clavadista se convirtieron en una auténtica ventana para los aficionados. En especial su Tik-Tok, mostró detalles de su estancia olímpica, curiosidades, unboxings y más contenido audiovisual que le permitió a la gente vivir de cerca la justa olímpica. “Me gusta generar contenido y esa es la palabra correcta, no soy un blogger o tik-tokero. Soy un generador de contenido. Llevo años en eso y sí me gusta muchísimo. La gente me escribió mucho para agradecerme, para decirme que disfrutaron y aprendieron más de los Juegos Olímpicos por esos contenidos que generé en redes sociales”.

¿Tiene Rommel un equipo de trabajo que le ayuda a crear y preparar estos contenidos? “La gran mayoría de los videos para Tik-Tok los grababa y editaba yo. En la Villa Olímpica estábamos prácticamente encerrados, la distracción era ir al comedor y ver a todos los atletas pasar. Entonces siempre traía el celular, por eso generé varios contenidos, soy yo y es mi esencia. Sí tengo un equipo que me ayuda cuando se requiere más trabajo de edición, para los videos de YouTube por ejemplo”, me comparte el ganador de una medalla de oro en el Mundial de Clavados del 2016.

Sé que no voy a cambiar a México, no voy a transformar la política mexicana, pero con poder ayudar o alcanzar a ciertas familias, con esos apoyos y cambios legislativos, con esas reformas que podamos impulsar para su aprobación, estaré muy contento. Me dejará contento poder cambiarle la vida a alguien

Las redes forman parte importante del día a día de Rommel, está consciente de que son un arma generosa para traer recursos a su causa, para entretener y divertirse, pero en su nueva etapa como servidor público, el enfoque en algunas de sus cuentas cambiará. Por qué no pensar en Rommel, en lugar de haciendo un tutorial de su rutina de abdomen o mostrando cómo pasea a sus mascotas, enseñándonos el proceso para crear una iniciativa de ley o cómo se define el presupuesto anual para deporte en México.

La gente quizá no sabe qué hace un senador, qué hace un diputado federal, cuáles son sus funciones o cómo puedes crear una iniciativa de ley. Yo sé que la política es tediosa y tiene muchas cosas que incluso yo desconozco e iré aprendiendo en el camino, y será difícil, pero sí me gustaría enseñar esos aspectos de una manera divertida, didáctica, para que la gente conozca el trabajo que haré”, dice convencido Pacheco, quien tomará protesta como diputado federal el 1 de septiembre.

De la Villa Olímpica a San Lázaro. De detallar vueltas y piruetas a editar páginas de su libro, la nueva vida de Rommel Pacheco comenzó después de ese último clavado en el trampolín de 3 metros en Japón, pero en su cabeza, la preparación lleva años desarrollándose, en su día a día, el anticipo es la clave, y esa primera iniciativa de ley en la que trabaja, la que con tanto recelo protege, es el primer clavado que presentará desde su curul. Rommel Pacheco, de traje y corbata, aspira a superar lo conseguido en 28 años de clavadista por el Rommel en bañador.

Publicidad