Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La historia real tras "El Conjuro 3: El diablo me obligó a hacerlo"

Advertencia: El siguiente artículo puede incluir spoilers.
vie 04 junio 2021 12:53 PM
El Conjuro 3, caso real e historia
El conjuro 3, el diablo me obligó a hacerlo: ¿su caso está basado en una historia real?

Basada en hechos reales”. Una leyenda vista en incontables películas y que es especialmente recurrente en el cine de terror. Después de todo, pocas cosas tan escalofriantes como la idea de que los males sobrenaturales plasmados en pantalla podrían impactar nuestra cotidianeidad en cualquier momento. Una de las franquicias que mejor ha aprovechado el concepto en los últimos años es El conjuro.

Su trama central se inspira en los expedientes de Ed y Lorraine Warren, dos de los demonólogos más afamados en toda la historia de la investigación paranormal, y es complementada por una serie de spinoffs netamente fantástico. Una mezcla que ha provocado que las audiencias se pregunten dónde termina la realidad y empieza la ficción, y que conduce a una duda recurrente que ahora se traslada a la tercera entrega El diablo me obligó a hacerlo.

Publicidad

La sinopsis oficial asegura que la cinta muestra cómo “los Warren investigan un asesinato que podría estar vinculado con una posesión demoniaca”. Una premisa que no hace justicia al que está considerado entre los casos más peculiares de su carrera.

Todo comenzó en febrero de 1981 cuando el joven Arne Johnson de tan solo 19 años de edad apuñaló a su casero hasta la muerte. Fue el primer asesinato en la historia del pueblo de Brookfield, Connecticut.

En el papel no había mucho que discutir, pues las pruebas señalaban que el acusado había estado bebiendo previo al ataque, lo que le llevó a ser acusado de asesinato en primer grado. Sin embargo, la defensa sorprendió al clamar inocencia y más aún al alegar que la violencia había sido producida por una posesión demoníaca. No conforme con ello, se presentó el antecedente de que David Glatzel, hermano menor de su prometida, había sido exorcizado sólo un año antes, en un proceso en el que los propios Warren estuvieron involucrados.

Vale la pena destacar que el abogado defensor, Martin Minella, ni siquiera creía en demonios y fantasmas hasta antes del juicio, pero empezó a dudar tras percatarse de que algunas lesiones en el cuerpo de su cliente no podían haber sido realizadas por ningún objeto humano.

¿Cuál fue el veredicto? Te recomendamos ver la película para que lo descubras por ti mismo.

Publicidad

Posesiones bajo la ley

La de Arne Johnson no fue la primera vez que un deceso violento fuera atribuido a una fuerza sobrenatural, siendo Amityville el antecedente más popular con Ronald DeFeo Jr. sentenciado por la muerte de seis familiares en un caso ha generado toda clase de especulaciones desde 1974. Sin embargo, sí que fue la primera vez que una defensa legal se apoyó en la posesión satánica, lo que provocó que el juicio pasara a la historia como el Demon Murder Trial (Juicio por asesinato del demonio).

Eso sí, las intervenciones satánicas ya habían sido mencionados en la corte para ese entonces. Más allá de los numerosos juicios en territorios como Inglaterra y Australia durante el siglo XVIII, el antecedente más importante llegó con el caso de Michael Taylor en 1974, quien mató a su esposa sólo unas horas después de un exorcizado que pretendía despojarle de 40 demonios. Fue encontrado culpable, pero sus acciones fueron atribuidas a la locura. Tampoco ha sido la última vez, pues apenas en 2005 Andrea Yates fue acusada de ahogar a sus cinco hijos, aun cuando alegaba que sus acciones fueron motivadas por voces y visiones que aparecieron desde el nacimiento del primero.

El juicio también fue sumamente mediático, algo comprensible en medio de la ola demoniaca que parecía aquejar al mundo en ese entonces. Esto incluye el ya mencionado caso de Amityville que se popularizó todavía más tras las aparentes afectaciones padecidas por los Lutz en 1975, el también abordado caso Taylor, así como el caso Enfield abordado –con muchas libertades narrativas, hay que decirlo– en El conjuro 2. Todo esto enaltecido por el ascenso de la iglesia satánica en 1966 y los crímenes cometidos por la familia Manson entre los que destaca el asesinato ritualista de Sharon Tate en 1969.

El Conjuro 3
La serie ha cosechado millones de fans de lo paranormal con sus cuatro filmes.

Publicidad

Otros casos por explorar

Los expedientes Warren son escalofriantemente amplios y quedan muchas historias por contar. Te presentamos algunos de los casos más inquietantes que bien valdría la pena ver en pantalla grande:

La iglesia Borley

Muchas películas se basan en la premisa de que las iglesias son lugares santos que no permiten la entrada de entidades paranormales. No es el caso de la iglesia Borley, que ubicada en uno de los terrenos más embrujados de Inglaterra, ha inspirado todo tipo de investigaciones. Una de ellas resultó en algunas de las fotografías de fantasmas más claras de toda la historia, las cuales fueron tomadas por el mismísimo Ed Warren.

La dama blanca

Connecticut es uno de los sitios más añejos de los Estados Unidos y como tal, uno de los más embrujados, siendo la dama blanca uno de sus espectros más famosos. Una mujer de cabello largo y oscuro, que vestida con un camisón blanco, deambula por la noches entre los cementerios de Union y Stepney. Ha inspirado múltiples leyendas y provocado uno que otro accidente entre los automovilistas que frenan abruptamente para evitar atropellar a la que piensan es una mujer de carne y hueso, sólo para percatarse que no había nadie en el lugar. Existen muchas fotos que buscan probar su existencia, incluyendo varias de los Warren.

La maldición Smurl

El conjuro ya nos introdujo a los Perron y los Hodgson, ahora es turno de conocer la historia de los Smurl, una familia que padeció una violenta actividad paranormal en su residencia entre 1974 y 1989. Desde los tradicionales golpeos contra puertas y paredes hasta ataques directos al perro y abusos sexuales contra miembros de la familia. Lorraine Warren detectó cuatro entidades en el interior: el espíritu de una anciana inofensiva, el de una niña posiblemente violenta, el de un hombre que murió con gran sufrimiento al interior de la casa, y un demonio que usaba a los otros tres para atentar contra la familia.

El hombre lobo

Todo mundo sabe que los hombres lobo no existen, ¿o tal vez sí? La pregunta nunca fue planteada con tanta seriedad como en 1983, cuando la presunta conversión del británico Bill Ramsey en un licántropo saltó a las noticias para generar toda clase de reacciones, de incredulidad a auténtico pavor, entre la población. Los Warren lo atribuyeron a una posesión y trabajaron directamente con él en un exorcismo que le permitiera enfrentar a la bestia que llevaba dentro.

Annabelle

La muñeca maldita ya protagonizó su propia trilogía dentro del llamado Warrenverse, con algunos sucesos reales como base, pero decantándose casi completamente por la imaginación de los guionistas. Lo cierto es que el caso Annabelle siguió creciendo tiempo después de que los Warren la trasladaran a su lúgubre sótano, con sucesos sobrenaturales que continuaron desarrollándose en el apartamento de la joven que la recibieron y ataques posteriores contra personas que se atrevieron a dudar de su poder. El temor en torno al personaje sigue siendo tal, que el rumor de su aparente escape en 2020 provocó conmoción mundial en redes sociales.

Publicidad