Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Jordan confiesa cuál es el equipo de la NBA que odia hasta el día de hoy

Su añejada ira se debe a que Detroit creó una ‘estrategia defensiva’ bastante mafiosa: romperle las rodillas a golpes.
dom 26 abril 2020 06:00 AM
Netflix

Michael Jordan es rencoroso. No se esfuerza ni siquiera en ocultarlo. Cuando en el tercer episodio de la serie The Last Dance le preguntan cuál es el equipo hacia el que sentía más rivalidad, no duda en decir que por Los Pistones de Detroit. “Los odiaba… los sigo odiando hasta el día de hoy. Ellos se lo tomaron personal y nos molían a golpes”, recuerda Jordan.

En 1989, Detroit y Chicago Bulls eran los dos caballos negros de la NBA, dos equipos en los que pocos creían pero empezaron a brillar a la altura de Lakers y Celtics. Sin embargo, no podían ser más distintos: mientras unos eran una acción tan deportiva como poética liderada por Michael Jordan; los otros eran una escuadra de con una filosofía militar de choque, abanderada por Bill Laimbeer y Rick Mahorn, unos defensivos con aires de matoncillos que hicieron de la NBA casi un cuadrilátero de lucha libre.

Publicidad

Detroit era el equipo más duro de la liga. Desataron tal cantidad de peles que la cancha de basquetbol parecía una hockey. “Empezamos a creernos los chicos malos y nos dimos cuenta que empezamos a ganar y ganar”, explica Mahorn.

Brendan Malone, director técnico de Detroit, ante la imposibilidad de detener al número 23 de Chicago Bulls, creó una estrategia nada ética que atentaba contra el físico de MJ. A ésta la bautizó las Reglas Jordan. Consistían en dos: 1) “En los laterales lo empujaremos a la esquina de la zona y el tiro libre y no dejaremos que entre a la línea de fondo”. 2) Cuando ataque haremos que vaya a la izquierda. Su lado más débil”, reveló Malone en The Last Dance.

Cuando el técnico de Detroit es cuestionado en el documental sobre que pasaba si Jordan llegaba a la línea de fondo, reveló la tercera y más importante regla: “Ahí era cuando Laimbeer y Mahorn lo tenían que derribar”.

Publicidad
Dennis Rodman / Life and Style
Dennis Rodman fue una de las claves para que Chicago Bulls ganara el secto campeonato en la NBA.

Esa era la esencia de la estrategia, lastimar a Michael Jordan, intimidarlo a golpes. Sabían que debían detenerlo antes de que despegara los pies del suelo, porque una vez en el aire no lo podrían parar.

Dennis Rodman, compañero de Michael Jordan en Chicago Bulls, en ese entonces vestía la playera de Detroit. Y en esta serie documental dejó en claro lo vil de las Reglas Jordan. “Intentábamos lastimar físicamente a Jordan. Ésa era la regla”, confiesa Rodman

Publicidad
Series, eventos, música y más...
Recibe lo que debes saber del entretenimiento.

Publicidad