Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Electrificación: el reto de la adopción

La desaparición paulatina del motor de combustión ha cambiado radicalmente nuestra manera de movernos. Un experto analiza los principales desafíos de esta nueva realidad.
lun 27 noviembre 2023 08:50 AM
electrificacion-reto-adopcion
.

Es posible que 2023 sea una suerte de parteaguas o un punto de inflexión para la industria automotriz. Hace años, comprar un vehículo eléctrico parecía descabellado y solo al alcance de unos cuantos. Pero el mundo ha cambiado y lo está haciendo a una velocidad mayor.

Publicidad

Ya no solo se trata de Tesla. Por el contrario, la industria global parece moverse en la misma dirección: basta ver el número de modelos eléctricos que se han presentado en las últimas ferias internacionales del automóvil para constatarlo. Al mismo tiempo, China tiene un peso cada vez más importante en la cadena global del sector.

La industria se prepara para lo que será un proceso de cambio sistémico, pero ¿el comprador final está preparado?, ¿está dispuesto a aceptar la movilidad eléctrica y lo que implica?

Iniciemos con las ventajas de los vehículos eléctricos. La más clara de todas: son vehículos que suelen ser muy divertidos de conducir. El eléctrico almacena la energía en una batería para luego disponer de ella cuando sea necesario. El uso de energía suele ser más eficiente y esto brinda otro tipo de sensaciones para la conducción. El Modelo S de Tesla, por ejemplo, puede acelerar de 0 a 100 km/h en menos de tres segundos. Al ser eléctrico tiene cero emisiones (o al menos cuando el auto se conduce). Para los conductores interesados en mejorar su relación con el medioambiente, esta puede ser una gran solución.

Más aún. En los últimos años, los gobiernos locales han incorporado más iniciativas para incentivar el uso de estos vehículos. En Estados Unidos, por ejemplo, un comprador de este tipo de autos tiene incentivos de hasta 7,500 dólares que pueden ser mayores si la compra se hace en estados como California. En México no existen incentivos de este tipo, aunque los vehículos eléctricos están exentos de pagar tenencias, ISAN o pasar por constantes verificaciones.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, también hay desventajas, y son muchas. Empecemos con el precio: en 2023, el costo promedio de un vehículo eléctrico se sitúa entre un 30 y un 40 por ciento por encima de su equivalente de combustión interna, aunque esta tendencia parece estar cambiando con rapidez. Lo más costoso es la batería, pero el precio del litio, uno de sus

principales componentes, ha ido cayendo en los últimos años debido a una mayor capacidad de refinación y nuevas técnicas de manufactura de baterías. El día en que los precios de ambas tecnologías de propulsión sean equiparables se antoja cada vez más cercano.

El otro gran detractor es la temida ansiedad de rango (el miedo psicológico que puede existir al agotarse la batería y no tener un punto de carga cercano o disponible). No se trata de un problema menor. A medida que empieza a haber una mayor cantidad de vehículos eléctricos en circulación, la falta de infraestructura de carga se empieza a resentir y la probabilidad de encontrar cargadores disponibles se reduce. Peor aún, diversos estudios han demostrado una caída drástica del rango máximo del coche en presencia de temperaturas extremas.

El conductor de un vehículo eléctrico requiere reeducarse en el uso del automóvil. Necesita familiarizarse con nuevas terminologías: que abarcan desde la composición química de la batería hasta los métodos de carga del auto, la frecuencia recomendada para ello, y el tipo de cargador necesario para prolongar la vida útil de la batería.

Nadie puede negar las grandes ventajas de conducir un vehículo eléctrico, pero aún existen en el mercado importantes barreras para acelerar la adopción de esta tecnología. Aún queda mucho camino que recorrer y el mercado tendrá la última palabra.

Acerca del autor: Doctor en Investigación de Operaciones por la Universidad Politécnica de Cataluña, España, y maestro en Optimización de Sistemas Productivos por la Universidad Panamericana, campus Guadalajara. Además, es consultor de diferentes empresas del sector industrial con base tecnológica y profesor del IPADE.

Publicidad
Publicidad