Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

LGBTTTIQ+: El orgullo de ser quien eres

Para muchas personas alrededor del mundo, junio es el mes en el que se celebra la diversidad. Para otras, es un momento de hacer visible una lucha que todavía no acaba.
jue 09 junio 2022 09:05 AM
Orgullo-LGBT+
La población LGBT+ en México está cambiando y avanza a lugares que antes parecerían muy casi imposibles.

Ha llegado esa época del año en la que las principales capitales del mundo –esas en las que ya no es un delito ser gay, lesbiana, transexual o simplemente distinto– se llenan de banderas arcoíris –al menos durante un fin de semana– y sus calles vibran con la música, los desfiles, las fiestas y las casi infinitas expresiones de la diversidad. Por momentos, quienes participan en estas festividades podrían pensar que las cosas siempre han sido así, pero esa idea no podría estar más alejada de la realidad.

De hecho, fue en 1969, en el barrio neoyorquino de Greenwich Village, cuando tuvieron lugar las revueltas de Stonewall. Estos acontecimientos son para muchas personas el inicio de una larga –y no poco dolorosa– lucha en favor de los derechos de las personas de la comunidad LGBTTTIQ+ de Estados Unidos y el mundo. Hasta ese momento, se creía que las personas homosexuales eran enfermas mentales, carecían de derechos y, por consiguiente, vivían casi siempre en la clandestinidad. No fue hasta 1990, 21 años más tarde para ser exactos, cuando la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud eliminó esta orientación sexual de su lista de enfermedades psiquiátricas. Si lo pensamos fríamente, muchos miembros de la generación millennial podríamos estar internados en una clínica el día de hoy si los impulsores de este movimiento no se hubieran atrevido a cuestionar el status quo.

Pero una sola opinión no basta, mucho menos cuando ocho letras intentan englobar un abanico de expresiones personales tan amplias y diversas como el propio mundo. Impulsados por el deseo de generar una conversación amistosa, honesta y cargada de vivencias personales, Life and Style convocó a cinco de las voces más potentes del mundo queer en México –Fernanda Piña, Diana Espinoza, Pam Sashaa, David Pablos y Pablo Perroni–, quienes aceptaron la invitación y dedicaron la tarde de un sábado de abril a compartir sus puntos de vista, experiencias y esperanzas frente a una lucha que los ocupa y emociona desde sus respectivas trincheras. Las historias son distintas, las edades también. Cada uno creció y se formó en un contexto particular que definió el color del cristal a través del que mira el mundo.

Publicidad

“Tengo 46 años y a los 18 me fui de México porque no era un lugar en el que me sintiera seguro, representado y aceptado”, asegura el actor Pablo Perroni. Ocho años después, cuando regresó al país, muchas cosas ya habían cambiado.

El Orgullo significa visibilidad. Toda la gente nos está viendo y es, por lo tanto, el momento en el que podemos hablar de nuestra historia. Claro está que no solamente existimos en junio, pero creo que es el mes en el que podemos impulsar a nuestra comunidad
Pam Sashaa, drag queen

Pam-Sashaa
Chamarra, Levi’s

Las marcas le hablaban a públicos que antes estaban segregados, algunas celebridades asumían abiertamente una orientación sexual distinta a la que dictaba la sociedad, la lucha iba dando frutos, una comunidad comenzaba a gestarse... Ciertamente, referirnos a una comunidad que arrope a individuos tan distintos implica muchos retos. “Al final de cuentas, somos individuos. Cada uno tiene sus privilegios y eso, en general, nos separa como humanos. Las luchas dentro de la comunidad, por las identidades y las expresiones, indican que hace falta más empatía, pero creo que últimamente estamos trabajando más en construir puentes y crear mensajes que ayudan a lograr la unidad”, sostiene la YouTuber Diana Espinoza, quien tiene más de 200 mil suscriptores en su canal.

Así como hay miles de personas heterosexuales, también hay miles de personas diversas. Necesitamos la visibilidad y la representación; no es una cuota, simplemente así es el mundo
Diana Espinoza, YouTuber
Diana-Espinoza
Chamarra, Levi’s.

“Son muchas comunidades que conforman una gran comunidad y, sin duda, hay mucho trabajo por hacer, ya que a veces se siente que falta más diálogo e inclusión desde dentro. Yo he tenido que encontrar mi manera de encajar en la comunidad y, a partir de ahí, he decidido cómo me relaciono dentro de ella”, añade el director David Pablos, la mente detrás de la película El baile de los 41. La pregunta que se cuela en el aire tiene que ver, entonces, con el hecho de que esas letras pueden o no considerarse etiquetas. Pam Sashaa, una de las drag queens más reconocidas en México en la actualidad, ve en ellas una utilidad, pero también un riesgo.

La representación es muy importante. Lo que más me preocupa es que haya chavitos de 14 o 15 años que no tengan un ejemplo a seguir y que no sepan que todo va a estar bien, que hay gente que siente exactamente lo mismo y que por ser diferentes no son menos
Pablo Perroni, actor.
Pablo-perroni
Camisa, Levi's.

“Creo que las etiquetas son funcionales para ver y conocer a una persona, pero no para juzgarla”, sostiene, y su opinión no dista mucho de la de la futbolista y fotógrafa Fernanda Piña. “El hecho de que la comunidad exista te ofrece un lugar al cual pertenecer. La comunidad visibiliza y eso es muy importante. Sin embargo, también es cierto que como humanos queremos etiquetar todo. A veces, eso nos limita dentro de la comunidad porque no sabemos dónde encajamos. En un mundo ideal, tendríamos que dejar de etiquetar”, expresa.

Publicidad

Y es que indudablemente todo se resume en el deseo de encontrar el lugar al cual pertenecemos y en el que podamos ser nosotros mismos en total libertad. He ahí la importancia de la representación y la visibilidad: nos permiten darnos cuenta de que hay más gente como nosotros y que ser distintos no está mal.

Ese es el mensaje que, cada vez más, nos llega a través de las redes sociales, la televisión, el cine, la música o las marcas. Es una cuestión de promover la aceptación, pero también de poner a disposición de muchas personas herramientas que les permitan enfrentarse a las dificultades. “Hay una gran cantidad de chavitos que no saben cómo decirle a sus familias o a sus amigos que son gays y que temen al rechazo. Por eso es importante este mes, para que todos ellos sepan que hay un lugar al que pertenecen, una comunidad”, asegura Perroni.

Desde chico, me sentí distinto, como si eso fuera algo malo. Con el paso de los años, me he dado cuenta de que ser distinto es lo que me conformó, es lo que me da esta sensibilidad y esta forma de ver la vida y acercarme a los demás
David Pablos, director de cine
DAVID-Pablos
Chamarra, Levi's

Si hay algo en lo que todos están de acuerdo es que el proceso de cada persona es distinto dependiendo de su entorno, su historial familiar y la etapa de vida en la que se encuentre. Por tal motivo, no se puede generalizar ni forzar a las personas a asumirse de esta o aquella manera. “Tener mi canal me ha hecho ser consciente de que uno puede ser muy visible, pero hay que respetar los momentos y espacios de los demás”, asegura Espinoza, para quien “algunas personas estamos al frente y luchamos por quienes no pueden”.

Salir del clóset, para quienes hemos pasado por eso, es probablemente uno de los momentos más decisivos de la vida. La manera de enfrentarlo depende, en gran medida, de los recursos emocionales con los que contamos en momento de dar ese paso, pero hay un consenso general: es una experiencia liberadora. “Con el paso del tiempo, me he sorprendido del poder de la palabra, que es profundamente sanador”, afirma Pablos.

Me parece muy bello que simplemente por ser quien soy y por amar a quien amo puedo ayudar a otras niñas a vivir una vida más ligerita
Fer Piña, futbolista y fotógrafa.
FER-Fernanda-piña
Chamarra, Levi's.

Al parecer, las nuevas generaciones son mucho más abiertas y receptivas a la diversidad. Probablemente, eso explique el éxito de series como Sex Education, Heartstopper o Euphoria. “Me parece increíble que los jóvenes entiendan, respeten y experimenten. Me encanta que no haya tanto estigma”, sostiene Perroni.

“Hoy, podemos ver a personajes homosexuales en las caricaturas. Todavía hay gente que dice que eso puede hacer que sus hijos se vuelvan gays. Para mí, eso es más bien mostrarle a los niños un espectro de posibilidades del cual podrán elegir”, añade Piña.

En el fondo, unos y otros no somos tan distintos. Aceptar esa idea únicamente puede hacernos mejores personas y a lo que hemos venido a este mundo es a crecer, aprender, ser felices, respetarnos y ayudarnos. Esa tendría que ser nuestra mayor fuente de orgullo.

Foto: Jesús Soto.
Maquillaje: Davo Sthebané para Givenchy Beauty.

Nota del editor:
Un especial agradecimiento a la Levi´s Haus of Strauss por todas las facilidades otorgadas para la realización de esta sesión de fotos.

Publicidad
Publicidad