Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Lo que nadie dice de ser mamá

El ser madre representa muchas cosas en la vida de una mujer, pero hay detalles que necesitan hablarse más para tener un mejor acompañamiento
mar 10 mayo 2022 10:33 AM
mamá-problemas
El ser madre puede ser muchas cosas, pero sencillo no es.

La maternidad es un proceso que altera muchos de los procesos que tiene el cuerpo de una mujer, implican la adaptación a una nueva realidad partiendo del hecho de tener a un nuevo ser que dependerá 24 horas al día los siete días de la semana durante un buen tiempo. Como hombres junto a una mujer es importante saber que hay momentos en los que se necesita acompañar y entender el proceso físico, hormonal y emocional que marca este periodo de la vida de ella.

Hay que reconocerlo, la maternidad esperada y deseada llega a ser muy satisfactoria, pero de sencillo nada tiene.

Publicidad

Para las mujeres que deciden ser madres siempre pasa por su mente las imágenes de comercial de televisión, de risas, verdes prados y comida divertida, que cualquier mal rato se termina viendo a tu pequeño sonreír y nada más falto a la verdad que eso.

Alondra Morales Santiago, Life Coach laboral y de vida, CEO de CI Evoluciona, nos da comenta algunos aspectos que están presentes en el proceso de adaptar la vida para dedicarla a la maternidad.

La depresión postparto

Las primeras dos semanas de vida de tu bebé son un periodo que tiende a volverse oscuro y hasta depresivo para ti. "Es una cosa horrible sentir que quieres morirte. Es una montaña rusa hormonal. Crees que no podrás, nadie te entiende, estás fea, todos te critican, miras a tu hijo y te sientes culpable de no estar saltando de felicidad, y como si fuera poco no falta quien te pregunta: ¿No estás contenta?", menciona Morales.

Luego de este periodo hay un ajuste y las cosas toman su lugar para continuar. Y podría parecer que de pronto como por arte de magia en la medida que pasa el tiempo desaparece, así que no se desesperen madres, padres y familias, es un proceso normal. Aunque el acompañamiento terapéutico en algunos casos es necesario.

No es opción economizar en pañales porque una rozada es del terror

Las preguntas y visitas imprudentes

Las visitas no siempre son lo mejor y usualmente estorban, a menos que vayan a ayudar. "Que no esperen que te sientes a compartir tu día a día. Además es probable que en tus ratos libres, si acaso 15 minutos al día o menos, sólo quieras dormir y no recibir gente con regalos para tu bebe", menciona la especialista.

Es importante si vas a visitar a una madre que recién ha pasado por el parto consideres en un regalo o un gesto para ella también y evita las preguntas y el lugar común: ¿Y cómo es? ¿Te dolió el parto? ¿Te cambió la vida o no? ¿Quieren tener otro? Me imagino por la parejita… No, no es momento.

Ahorrar no es una opción

Siempre está presente el no gastar de más y buscar ahorrar, siempre son los pañales lo que más dinero te va a llevar. "Son caros, y se van muy rápido. Y no es opción economizar en pañales porque una rozada es del terror", reflexiona la coach. Desarrollar el arte de identificar los tiempos en que hay que revisar el pañal del bebé y saber que siempre hay que estar preparados para una contingencia está latente.

Te enteras que tu madre y tu suegra eran perfectas y no te explicas como no les dieron el nobel de las mejores madres

La incómoda comparación

Porque a la hora de ser madre todos tienen una opinión y cuando vienen de las abuelas del bebe suelen ser implacables. "Te enteras que tu madre y tu suegra eran perfectas y no te explicas como no les dieron el nobel de las mejores madres: Y eso que ellas no vivieron con tantas comodidades y tanta modernidad como tú", añade Morales. Los comentarios por parte de las abuelas, tías, amigas y demás madres que te rodean pueden ser de gran ayuda siendo de forma constructiva y empática, de otra manera generan tensión y estrés en la mamá con pocos días de alumbramiento. Como pareja estar junto a ella y darle soporte es importante en un momento de gran vulnerabilidad, tómalo en cuenta.

Publicidad
Publicidad