Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El Día de Muertos en México es mucho más diverso de lo que crees

Conocemos una expresión para el Día de Muertos, sin embargo, México ofrece respeto a sus difuntos de formas muy diversas.
mar 02 noviembre 2021 12:17 PM
Dia-de-Muertos-Xantolo-Hanal-Pixan
La diversidad de nuestro Día de Muertos va más allá del pan de muerte y flores coloridas.

La festividad del Día de Muertos se ha posicionado en el mundo como una embajadora de las tradiciones mexicanas en el mundo, claro, esto ha sido en buena parte, gracias a la masificación que le dio la exposición de Hollywood a esta fiesta mexicana.

Publicidad

En México existen tres variedades de las festividades para recordar a los difuntos: en la península maya está el “Hanal Pixán”; para la huasteca, en el centro oriente de México, están las fiestas de “Xantolo”; mientras que la tradición de “Día de los Muertos” se expone con más fervor en los estados del centro occidente mexicano.

Hablaremos de las diferencias que tienen estas festividades mexicanas que coinciden en el mismo día, la misma intención y con un valor incalculable para nuestro legado cultural.

Hanal Pixán: Alimento de las animas

La motivación es recordar y darle honor a nuestros ancestros que ya han dejado de existir. Esta práctica se remonta a los antiguos mayas, por lo que cuando se coloca una ofrenda, esta se hace en una mesa rectangular, forma que representa la visión del universo para esta civilización. Los cuatro soportes de la mesa son los puntos cardinales. En un origen las ofrendas están acompañadas por copal, fuego, sal, agua, miel, maíz, cacao y balché.

La creencia maya de los 13 cielos (la gloria en la interpretación cristiana) y los 9 inframundos (lo equivalente al infierno católico), dio lugar a este sincretismo en el que la evangelización de los mayas pudo empatar sus creencias con las de los conquistadores.

Durante ocho días las almas de los difuntos pueden volver a ser agasajados por sus familiares con comida y rezos, no así para los que se han condenado a los inframundos.

La ofrenda lleva al centro una cruz en color verde, representando el árbol de la ceiba sagrada que era el eje de la creencia de la vida de los mayas. Siete montones con 13 tortillas en referencia a la interpretación del tiempo de los mayas en su calendario, acompañado por comida y dulces para los llegados del otro mundo.

Las fechas de esta fiesta son: 31 de octubre para los niños, 1 de noviembre para los adultos y 2 de noviembre para los fieles difuntos, mismos que están en “tránsito” por este mundo durante los 8 días.

La comida tradicional de esta fecha es el pib, relleno negro, xek, frijol con puerco, tamales, entre otras propuas de la gastronomía yucateca.

Publicidad

Xantolo: El carnaval a los muertos

La cultura huasteca es una de las más antiguas del territorio mexicano, con una cultura viva que se despliega entre los estados de San Luis Potosí, Veracruz, Hidalgo, sur de Tamaulipas y el norte de Querétaro, donde se vive el festejo a los muertos, llamado Xantolo.

Esta fiesta de carácter identitario para los huastecos inicia el 28 de octubre hasta el 3 de noviembre.

El baile no se hace esperar, el son huasteco lo llena todo, comparsas bailan vestidos con disfraces que representan a las almas que regresan, a estas danzas se les conocen como minuetes.

Esta fiesta a los difuntos tiene una planeación larga, ya que desde el día de San Juan (24 de junio) se eligen los animales que serán preparados para el Xantolo, mismos que se crían y se engordan de cara a las fiestas.

Un elemento importante son los arcos, se construyen arcos hechos de carrizo y caña, estos se visten con palmilla, decorados con cempasúchil y crisantemo, estos representan el portal al mundo de los vivos. Por medio de un travesaño en este arco se cuelgan frutas frescas como ofrenda.

La mesa está decorada con las fotos de los difuntos homenajeados, así como imágenes religiosas. Las velas y el copal son para iluminar y purificar el camino de regreso a nuestro mundo, según la creencia.

El 1 de noviembre los pueblos celebran la llegada de las almas tronando cohetes y las danzas se ven por las plazas principales, los pétalos de cempasúchil se dispersan por los caminos para indicarles el camino.

Los panteones se visitan el día 2, se asea la tumba y se coloca de igual manera un arco con una ofrenda de frutas y dulces para el alma.

Para la noche del día 3 se montan ofrendas pequeñas a las afueras de las casas con velas, pan y chocolate, esto es para las almas que han sido olvidadas o que no tuvieron una ofrenda, sí, así como vimos que pasa en “Coco”.

La comida tradicional para esta fiesta es el zacahuil, un tamal que puede pesar más de 50 kilogramos.

Esta fiesta tiene variantes entre las diversas subregiones de la Huasteca.

Publicidad

Día de muertos: de México al mundo

La tradición de día de muertos más popular que podemos ver en estados como Michoacán, México, Oaxaca, Ciudad de México, Morelos y Puebla, se ha posicionado como la más notable por los centros poblacionales que las arropan.

El aseo de los panteones y muestras de afecto con música, alimentos y fiestas familiares se han convertido en un elemento imprescindible para vivir esta tradición.

Son elementos fundamentales el cempasúchil, pan de muerto, chocolate, atole y el licor o bebida del gusto de nuestro ser querido para acompañar a los difuntos en esta noche tan especial.

Hay variantes importantes entre las fiestas y ceremonias en Michoacán y las que ocurren en Mixquic en el área rural de Ciudad de México, sin embargo, el recuerdo y el honor a nuestros muertos es lo que centra todo.

Publicidad