Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El Talibán, Facebook y las redes sociales en una una relación incierta

A diferencia de su última vez en el poder, esta vez los talibanes deben lidiar con los dilemas de un mundo netamente conectado.
dom 12 septiembre 2021 08:56 AM
Social Network Concept
Las redes sociales son un recurso cotidiano en la mayor parte del mundo.

El regreso del Talibán al poder en Afganistán ha resucitado numerosos dilemas sociopolíticos, no sólo al interior del país, sino en el resto del mundo con las distintas autoridades definiendo su posición ante este nuevo gobierno. Pero a diferencia de la última vez que el grupo estuvo en el poder, esta vez la ecuación es complementada por un nuevo y muy importante jugador: las redes sociales.

Publicidad

La actualidad en materia de comunicación es muy diferente a la de hace 20 años, previo a la invasión estadounidense de 2001. El internet ya era una realidad pero apenas avanzaba hacia su consolidación, mientras que redes como Facebook, Youtube y Twitter aún no existían ya que fueron respectivamente fundadas en 2004, 2005 y 2006. Ni qué decir de la situación en el país, cuyas autoridades imponían todo tipo de prohibiciones a la televisión y al joven internet. Una estrategia que, según el gobierno de aquella época, no se oponía a la tecnología, sino a “la obscenidad, la vulgaridad y anti-islamismo”, reportó CNN .

Aunque han bastado sólo unas semanas para demostrar que el reinstaurado gobierno regresará a muchas de sus viejas prácticas, una lucha abierta contra el cada vez más omnipresente internet actual sería virtualmente imposible. El más reciente registro del Banco Mundial , señala que el 11.5% de la población de Afganistán tenía acceso a internet en 2017, mientras que datos más recientes aseguran que el país contaba con poco más de 7 millones de usuarios de Internet en junio de 2021 que representan un 17.5% de su población. Finalmente, el Ministerio de Comunicaciones y Tecnología de la Información aseguró en 2019 que el 89% de la población tenía acceso a servicios de telecomunicaciones . Es por esto que lejos de levantarse nuevamente contra la red de redes, el Talibán ha optado por una nueva ruta que consiste en aprovechar el canal para su beneficio.

Publicidad

Cambio de imagen

Han pasado 20 años de que el Talibán fuera relegado del poder en Afganistán, pero ni siquiera el tiempo ha podido borrar sus connotaciones negativas. Su solo nombre remite directamente a opresión, tiranía e incluso terrorismo, y aunque sus recién ascendidos líderes han reiterado hasta el cansancio que su territorio no servirá como base de operaciones para grupos que atenten contra la seguridad global y muy especialmente del mundo occidental, sus promesas han sido desechadas por muchos al considerarlas vacías y sin fundamentos. Es por ello que el movimiento ha volteado a las redes sociales en un esfuerzo por cambiar su posición en el imaginario colectivo.

Afganistan
En los últimos 20 años la población de las ciudades mayores afganas se relacionaron más con recursos tecnológicos.

"En general, varias plataformas de redes sociales y aplicaciones de mensajería han tenido un papel vital en la estrategia de medios de los talibanes", asegura Weeda Mehran, profesora y experta en Afganistán por la Universidad de Exeter y quien se especializa en la propaganda de grupos extremistas . "Los talibanes realmente están tratando de cambiar su narrativa y realmente están tratando de cambiar la forma en que se los ve. Y creo que ahora estamos viendo ese cambio”.

Kabir Taneja, quien forma parte del programa de Estudios Estratégicos de la Observer Research Foundation en Nueva Delhi , coincide al explicar que "los talibanes aún son recordados por detonar las estatuas de Buda de Bamiyán y por azotar en público. La tarea de cambiar su imagen es realmente enorme, por lo que prohibir algo como internet agravaría ese problema”.

Su misión, sin embargo, no será nada sencilla. Primero porque su éxito depende de elementos técnicos que nunca han estado en control del Talibán, por lo que se desconoce si siquiera serán capaces de mantenerlos funcionando. Especialistas aseguran que de momento el internet funciona prácticamente por inercia, pero que en este punto es imposible decir si las nuevas autoridades podrán mantenerlo en operaciones. Y segundo porque invariablemente requiere la colaboración de titanes tecnológicos estadounidenses que quizá no quieran tener ningún vínculo con este nuevo gobierno.

Publicidad

Libertades en jaque

¿Tienen los emporios tecnológicos un poder excesivo en el mundo contemporáneo? Esta pregunta se tornó recurrente hace apenas unos meses cuando compañías como Google, Facebook y Twitter vetaron a Donald Trump de sus respectivas redes. El movimiento fue justificado por la necesidad de evitar mensajes que incitaran al odio en una transición presidencial sumamente turbulenta y empañada por el ataque al Capitolio de enero de 2021, pero invariablemente despertó dudas sobre la capacidad de estos titanes para decidir sobre asuntos de política nacional… y ahora también internacional.

Mientras las autoridades del mundo definen el reconocimiento que dan al nuevo gobierno afgano, Facebook ha sido tajante con su posición: su uso por parte de los talibanes "no será permitido mientras estén prescritos por la ley de Estados Unidos. E incluso si no fueron prescritos por la ley de Estados Unidos, tendríamos que hacer un análisis de política sobre si, no obstante, violan o no nuestra política de organizaciones peligrosas". Así lo aseguró la vicepresidenta de política de contenido, Monika Bickert .

Evacuacion refugiados
Fuerzas militares de Europa, Estados Unidos y Australia han evacuado a cientos de personas del país, por miedo a represalias por parte del nuevo gobierno Talibán.

Irónicamente, esta medida generó duras críticas por parte del movimiento afgano, cuyo vocero señaló directamente a la red por atentar contra la libertad de expresión . Esta opinión ha sido compartida en la unión americana ante el franco empoderamiento de Mark Zuckerberg y otros líderes tecnológicos, así como ante el temor de que un silencio generalizado desde las principales redes atente directamente contra la población afgana. Pero también hay quienes consideran que son medidas necesarias ante la incertidumbre de la situación actual.

Y es que, aunque de momento hay muchos videos desde Afganistán que demuestran el malestar general, se teme que las prohibiciones a este tipo de contenido se manifiesten dentro de poco. Peor aún, se teme que las autoridades usen los historiales en redes para ubicar y sancionar a todos aquellos que manifestaron abiertamente su apoyo a la ocupación norteamericana. De momento, Facebook ha introducido una herramienta para que los usuarios afganos bloqueen sus perfiles, mientras que Twitter ha suspendido cuentas comprometedoras de manera temporal y ha recurrido al Archivo de Internet ante las numerosas peticiones para la supresión de viejos posts.

Sucesos peculiares para una política cada vez más compleja ante la digitalización y que serán decisivos para moldear el futuro, no sólo de Afganistán, sino del mundo entero.

Publicidad