Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

5 señales de que estás listo para una relación abierta

Bienvenido al mundo de la no-monogamia.
vie 03 septiembre 2021 08:38 AM

Vivimos en tiempos de cambios, y como tal, en tiempos de abrirnos a nuevas formas de vivir la vida. En ese sentido, la monogamia cada vez parece más una sugerencia que una regla marital, y cada vez son más las parejas que deciden darle oportunidad a relaciones abiertas.

Sin embargo, la no-monogamia no es para todos, por más progresistas que nos creamos. Estas relaciones implican permitir que los miembros de una pareja pueden tener intimidad sexual o emocional con otras personas, usualmente bajo la creencia de que amar románticamente a una sola persona no es natural, o bien, para aquellos que quieren explorar distintas facetas de su sexualidad. Así que si te sientes identificado con alguno de estos puntos, significa que las relaciones abiertas son una oportunidad interesante para ti.

Si este tipo de relaciones te llaman la atención, debes pensarlo bien antes de dar el siguiente paso. A fin de cuentas, la reciente popularización de la no-monogamia hace que elegir lo que funciona para cada uno de nosotros sea confuso. Sin embargo, hay factores a considerar para darte cuenta del tipo de relación al que deberías aspirar. Según los expertos en no-monogamia ética (es decir, ser monógamo sin ser un patán), estas son las señales que indican que estás listo para una relación abierta

Publicidad

Ambas partes están interesadas en la no-monogamia

Este factor, si ya estás en una relación, es básico. Ojo: si tu pregunta es: “¿cómo puedo convencer a mi pareja de tener una relación abierta?” vas por mal camino. Se trata de que ambos estén genuinamente interesados. De lo contrario, no es saludable. A esto también hay que agregar una advertencia: hay una diferencia enorme entre la gente que rotundamente no quiere una relación abierta y la que sí la quiere pero tiene miedo porque no puede visualizar cómo funcionarían las cosas. Esto es completamente común y no significa que no sea una buena idea. El punto clave está en la comunicación. Lo que nos lleva al siguiente factor…

Tu pareja y tú tienen intereses y fetiches sexuales diferentes

Pasa mucho. Hay parejas que tienen necesidades sexuales distintas pero desean la misma conexión emocional. Puede ser que uno tenga una líbido superior a la del otro, o que, de plano, entre en el espectro asexual. Puede ser que a uno le guste el sadomasoquismo y al otro no. En este caso, vale la pena considerar abrir la relación para que ambas partes estén sexualmente satisfechas.

Estás dispuesto a hablar con honestidad

Las relaciones abiertas no son acuerdos a los que se llega en una sola conversación. Entrar en una relación no-monogámica es todo un proceso en el que la pareja descubre y comunica lo que está esperando de esta etapa y se van puliendo reglas y dinámicas con base en ello. ¿Pueden dormir en casa de otras personas? ¿Se van a contar de sus aventuras? ¿Pueden tener sexo sin protección? ¿Pueden tenerlo adentro de la casa común? ¿El poliamor es opción? Todos esos detalles se tienen que definir con completa honestidad.

Estás en una relación honesta y en la que confías

Ser no-monógamo requiere de más confianza y honestidad que una relación normal. Si estos factores ya están establecidos con solidez, es mucho más fácil que la relación abierta funcione. De lo contrario, podrían surgir problemas en los que no hay confianza en que los integrantes de la pareja se están apegando a las reglas que establecieron previamente. Piénsalo: si no puedes ser honesto, ¿podrás compartir las cosas que te hacen sentir vulnerable y obtener la reafirmación que necesitas? Seguramente no.

Tienen distintas orientaciones sexuales

Digamos que estás en una relación heterosexual y descubres que en realidad eres bisexual y quieres explorar la atracción que sientes hacia tu mismo sexo, pero al miemos itempo amas profundamente a tu pareja y no quieres cortar. En ese caso, una opción es abrir a relación a estar con personas del mismo sexo pero no del opuesto.

 
Publicidad