Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La marcha del #TerremotoFeminista: un recorrido por la historia del patriarcado

La periodista Laura Castellanos presenta 'La marcha del #TerremotoFeminista', un libro ilustrado que explora el origen del patriarcado en México. Aquí un adelanto.
mié 26 mayo 2021 09:26 AM

"Si no comprendemos cómo se construye el patriarcado, no comprendemos cómo transformarlo". Con estas palabras comienza nuestra conversación con la periodista Laura Castellanos, quien está por estrenar el libro La marcha del #TerremotoFeminista, una historia ilustrada, en la que Luisa, una feminista millennial, explica a Sofi, una niña de trece años, el origen del patriarcado, acompañada de la presencia de ancestras que, una a una, conceden un retrato que abarca desde la prehistoria hasta la actualidad, en el que comprendemos el origen y razones de la crisis en la que nos encontramos actualmente.

Publicidad

También lee

LS: Sobra preguntar por qué es el momento ideal para un libro como La marcha del #TerremotoFeminista. Pero, ¿qué te inspiró a llevarlo a cabo?
Laura Castellanos: Observo un cambio de conciencia colectiva que va más allá de lo ideológico, desde las niñas hasta las señoras, y eso me parece verdaderamente apasionante. En un país donde verdaderamente se rinde culto a la madre querida y adorada, me parecía muy importante rescatar lecturas e investigaciones realizas por feministas de los setenta y ochenta que estaban perdidas en la academia o en libros de ediciones pequeñas. Era importante que tuviéramos nuestra historia del patriarcado en México porque casi todo lo que hay viene de Europa o Estados Unidos.

A lo largo de la historia, Luisa hace referencias a textos feministas muy complejos, y sin embargo el libro es muy fácil de leer. ¿Cómo fue tu proceso para convertir tu investigación en algo tan digerible?
Tuve que leer y documentarme con una extensa bibliografía para hacer una selección, y que no únicamente fuera un mero rosario anecdótico, sino que hubiera un marco de referencia teórico para comprender la construcción del patriarcado. El desafío fue escribirlo para una generación mucho más joven, pensando en un público lector adolescente de secundaria, de prepa, donde veo a morritas super avispadas que se asumían feministas antes de la marcha histórica del 8 de marzo y antes de que hubiera el paro del 9 de marzo. Mi reto fue narrarles a ellas esta historia. En todoa mi bibliografía, mi reto siempre ha sido escribir para generaciones más jóvenes, generalmente universitarias. Patriarcado y acumulación a escala mundial de Maria Mies fue uno de mis libros de cabecera, y no fue sencillo procesarlo e integrarlo, pero me ayudó mucho pensar que era ilustrado, para que así hubiera personajes –en este caso una adolescente y una millennial–, y las ancestras que se van apareciendo en la marcha, y a raíz de ese diálogo narrar la historia. Yo soy periodista, no historiadora. El reto era hacer una crónica periodística y luego meter ficción y diálogo. Fue un trabajo raro, pero me ayudó bastante la mancuerna que hice con Brenda Castro, la ilustradora, para aligerar los diálogos y tener una capacidad de síntesis, y amasar la narración hasta que quedara de la manera más digerible.

Más allá de lo histórico, ¿qué querías retratar?
Para mí lo interesante fue haber hecho una narración hecha a partir de la mirada del feminismo interseccional, es decir, donde visibilizo también las diferencias de clase, el racismo, la violencia de género, pero también a partir de la construcción de la violencia económica. Y como dijo Rita Laura Segato, "el feminismo no tiene que ver al hombre como enemigo, sino al orden patriarcal", porque si no nos quedamos en un plano muy personal, cuando este sistema patriarcal también depende de la clase social a la que perteneces, tu color de piel, tu origen urbano, rural, indígena. Por eso en algún momento del libro narro que en la construcción de este sistema patriarcal se acumularon las violencias históricas, y los hombres ejercen esa violencia contra otros hombres. Son los principales violentadores, pero también esos hombres lo ejercen contra las mujeres, las personas de distinta orientación sexual e identidad de género, así como contra los pueblos originarios. Es importante que comprendamos esto para así ver a profundidad la crisis civilizatoria y planetaria en la que estamos ahora.

Escribir nos hace comprender y evolucionar nuestras propias posturas en cuanto a un tema. Como mujer feminista, ¿cómo cambió tu visión a partir de este libro?
Primero experimenté indignación, impotencia, rabia, asombro, pero conforme iba avanzando fui descubriendo y sintiendo una necesidad de transmitir rebeldía y esperanza. Eso fue nutrido a partir de constatar cómo a mayor violencia de género, hay generaciones más jóvenes de adolescentes, incluso niñas, que se rebelan. Pensé que ese tenía que ser el final porque eso es lo que estamos viendo. Ahorita por la pandemia se suspendieron las clases, pero cuando yo cerré el libro, eran recientes las protestas en patios de secundarias públicas y privadas, que se manifestaban en contra de acosadores estudiantes y maestros. Es algo histórico. No estamos hablando de mujeres adultas. Particularmente lo que vivimos en México desde el verano de 2019 hasta el 8, 9 de marzo de 2020 es histórico. Nunca habíamos tenido un periodo tan insurreccional en la historia de las mujeres, como lo que vivimos en ese momento. El ver a esas niñas manifestarse me dio esperanza y entendí que mirarlas es nuestra responsabilidad. Y no solamente tenemos que mirarlas nosotras, sino también los hombres, para que se den cuenta de que si ellos reproducen las conductas machistas patriarcales, también las mujeres de su entorno están en riesgo.

La marcha del #TerremotoFeminista es de editorial Grijalbo y ya está disponible en librerías. A continuación, un fragmento:

Publicidad

Tags

Publicidad