Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Terrazas de los Andes, el vino entre el cielo y la tierra

Más de tres décadas han convertido a Terrazas de los Andes en una de las casas vinícolas más distinguidas por su técnica y compromiso con la naturaleza que dan como resultado sabores únicos.
lun 27 diciembre 2021 06:26 PM

A veces lo inimaginable sucedes cuando se tiene visión y se trabaja con pasión por lo que se ama. Estos ingredientes están presentes en la historia de Terrazas de los Andes, marca de vinos que debe su nombre a la magnífica geografía de la cordillera de los Andes que se eleva de los 800 a los 1,800 metros, lugares ideales para viñedos de gran altura.

Publicidad

Cuando los viñedos argentinos todavía no eran reconocidos, un grupo de exploradores sin muchas herramientas, pero con grandes ideas, vio en esta región el potencial necesario para la producción de vino. Al tener climas fríos, esto llevaría a una lenta maduración de las uvas, liberando así toda su expresión frutal.

Publicidad

Tan especiales son los viñedos de Terrazas de los Andes en Mendoza que toda su producción se encuentra a elevadas alturas, incluso, el viñedo El Espinillo alcanza los 1,630 metros. Todos estos esfuerzos mezclados con la naturaleza y técnica francesa, le han valido a esta mítica bebida un lugar ganado por derecho propio en todo el mundo.

Aromas frescos, frutales y refinados, así como una coloración más profunda, acidez vibrante y texturización de los taninos, se dejan sentir para quien sabe apreciar el valor de una buena copa de vino elegante y equilibrado. Pero para llegar a este nivel se requiere también la preservación de las montañas que aportan tanto para la producción.

Terrazas de los Andes se ha convertido en un guardián de la montaña, es decir, los vinos no solo saben bien, sino que hacen bien al lugar en donde crecen las uvas. Por eso es que es vital trabajar con las comunidades de ese ecosistema, preservar los recursos naturales de la montaña y reducir lo más posible el impacto ambiental. Sistemas de riego por goteo, certificaciones de sustentabilidad, cero herbicidas y promoción de la biodiversidad son parte fundamental de la cadena.

Publicidad

Después de todo esto, es posible sentarse a la mesa y degustar un Reserva Malbec 2019 y su aterciopelado sabor mezcla de seis viñedos, un Grand Malbec 2018 proveniente de uvas cosechadas a primeras horas de la mañana, un Reserva Torrontés 2020 que viene de viñedos con más de 40 años o un Reserva Cabernet Sauvignon 2018, una de las mejores cosechas de los últimos 10 años. Mientras vives un momento especial con quien tú elijas, Terrazas de los Andes estará ahí con darle altura a una exquisita experiencia.

Tags

Publicidad