Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Cosas que pasan cuando cruzas al 'shopping' en la frontera

Porque la reapertura de la frontera entre México y Estados Unidos revive emociones en los compradores furtivos de esta región.
jue 11 noviembre 2021 09:27 AM
Compras-frontera-shopping-border
Las compras fronterizas vuelven a los vacunados con esquema completo.

Con la reapertura de la frontera terrestre entre México y Estados Unidos, los viajes no esenciales regresan, y con esto muchos de los hábitos que extrañábamos de hacer el viaje de compras y visitas a las ciudades próximas a la línea divisoria.

Publicidad

Para los residentes de la frontera la historia de un día puede ser el de ir y venir entre ambos países como una dinámica cotidiana. Despertar en Juárez, comer en El Paso, comprar en Nuevo México y regresar a dormir otra vez en suelo mexicano. Aunque hay quienes prefieren visitar ciudades como Miami, Houston, San Antonio o Los Ángeles para el shopping, resulta mucho más económico viajar a las fronteras mexicanas, hospedarse en pesos y de ahí trasladarse al otro lado a las compras.

Estas son algunas de las cosas pueden parecer raras para algunos, en esa región es de lo más común y con esta reapertura seguro veremos parte de estos escenarios que los paseantes de frontera ya extrañan.

¿Cuánto hay de línea para cruzar?

Los cruces fronterizos pueden ser una locura, hacer una larga fila para esperar cruzar la línea pueden ser la parte más desagradable de ir al shopping o de visita con la familia del otro lado. Este hábito está un poco oxidado entre los fronterizos, monitorear las estaciones de radio o páginas que te den un tiempo esperado para cruzar.

Así como en otras metropolis hay reportes viales, las fronteras se ocupan por saber que garita elegirás, es eso o no querrás pasar 2 horas y media en Otay esperando llegar a San Diego.

Prepare sus documentos

Al llegar con el agente de migración y el tener la visa al alcance para poder ingresar al vecino país. A más de un incauto le ha pasado que llegando al mostrador para presentar sus documentos y no lo traen, un episodio por lo menos avergonzante, aunque luego pueda parecer muy divertido.

La parada para las chácharas

Para muchos que cruzan en auto a Estados Unidos la parada en una gasolinera puede ser el parteaguas de un largo día. Además de parar a cargar gasolina, en la que muchos mexicanos creen ciegamente en su superioridad, en esa oportunidad muchos buscan algunas botanas que en México simplemente no existen y claro, sin los novedosos octagonos de salud. Chetos, Dr. Pepper, Lays y algún chocolate que se pegue en el camino a la caja.

Publicidad

Mejor que no te pongan un “ticket”

El conducir en Estados Unidos tiene sus asegunes y uno de ellos es violar las reglas de tránsito y a diferencia de lo que podría pasar de conducir en Mexicali, Reynosa o de este lado de la línea; del otro lado las multas pueden ser muy costosas por pasar una luz ambar o estacionarse de forma incorrecta.

Hay una transmutación de los conductores mexicanos que al atravesar el Río Bravo, entran en personaje, uno que tiende a respetar las reglas viales y las formas de cortesía al volante. Todo esto por la posibilidad de recibir una multa de varios cientos de dólares y hasta el riesgo de perder el acceso al país.

Agrandado y en combo

Las visitas a lugares como McAllen, Laredo, Brownsville, como al resto de las localidades fronterizas no están exentas de opciones de comida rápida con todo el estilo y tamaño estadounidense. Whataburger, Five Guys, Sonic, Lubbys, Jack in the Box y todas esas cadenas de bufetes para recargar pila antes de seguir en la expedición del shopping. Porque has entrado a Taco Bell aunque lo niegues siempre.

Colecciones de cosas innecesarias

A veces la provocación de la oferta o solo el hecho de ser barato puede ser suficiente para entrar curiosear en algunas tiendas. Es así como muchos caen en la tentación de las tiendas de 1 dólar, aunque también se les puede sumar Target, CVS y una que otra Wallgreens… y no los culpo, porque el que convierte no se divierte.

La seducción está en las etiquetas

Aunque las ciudades de la frontera estadounidense tienen una gran oferta en tiendas departamentales y lujo muchas de estas enfocadas en los compradores mexicanos. La realidad es que sabemos que la provocación de los outlets en las afueras de estas urbes y las tiendas de descuentos como Ross, Marshalls, Burlington y otras más. Siempre requieren de su largo proceso de inspección y selección de prendas para lograr la mejor oferta. Sí, suele ser mucho trabajo, pero el resultado siempre será satisfactorio, lo sabes.

Publicidad
Publicidad