Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Conoce Loot, el nuevo lugar surfer en Zihuatanejo que te sorprenderá

El espíritu surfer se apodera de esta bahía en el pacífico mexicano.
lun 09 octubre 2017 12:57 PM
Zihuatanejo
Zihuatanejo Uno de los lugares que está tomando fuerza para vacacionar.

Es posible que si piensas en destino de playa mexicano, Zihuatanejo no sea tu primera opción. Sin embargo, algo está ocurriendo en la bahía del pacífico que está despertando el interés de propios y extraños. Diseñadores, artistas plásticos, fotógrafos, empresarios, surfers; toda una comunidad que redirige el reflector sobre este pueblo de pescadores.

La primera bienvenida se recibe desde las alturas. Un espeso color verde vegetación, se interrumpe de repente por el azul pacífico. El avión aterriza y al cruzar la puerta, el calor húmedo lo confirma: estamos en Zihuatanejo.

La segunda bienvenida es la sonrisa de Rasha.

Publicidad

-¡Hola! ¿Qué tal el viaje? Dice en un español con sabor a inglés. Tomamos la carretera mientras cuenta que es originaria de Hawai y que encontró en aguas mexicanas una nueva ola para surfear. Dejamos atrás una cancha de fútbol donde algunos jóvenes cascarean; algunos descalzos, otros con sandalias. A la velocidad del coche en el que nos trasladamos, también desaparecen unas niñas que juegan frente a una hilera de palmeras que bordean el acotamiento.

Después de un trayecto de media hora, llegamos a Loot. Una tienda, una boutique, un café, una galería, un restaurante; un nuevo concepto que se desdobla sobre la calle que bordea playa La Ropa. Apenas cruzar el umbral es toparse de frente con el espíritu surf.

Loot
Un lugar que es varios.

Aquí conocemos a Alejandro, el barista del sitio, un joven moreno, alto y corpulento.

-Hoy no va a llover. Las nubes van detrás de esas montañas. Cuando están acá de frente, se suelta un tormentón. Señala con la seguridad de un experto en meteorología local. Sus predicciones son ciertas, esa tarde no habrá lluvia.

Loot, como ya lo dijimos, es varias cosas. Aquí el diseño, la gastronomía, el estilismo y la música, se encuentran. Este espacio se ha convertido en un escaparate para un movimiento de creativos que impulsan marcas que conceptualizan el alma surfer y lo que lo rodea. Una tabla larga de paddle board corona la galería, donde ilustraciones, accesorios y ropa se distribuyen por la sala, entre las estanterías y las paredes.

Hoy hay un evento de stand up en la terraza, Ibrahim Salem es el host. Las personas se ríen y aplauden, mientras una degustación de mariscos corre por los pasillos y se descubre su sabor en las mesas. Pero las verdaderas protagonistas culinarias son unas quesadillas de frijol cubiertas de un ceviche de champiñones, una de las opciones vegetarianas. El DJ set de Estefani Brolo que abalanza sobre los oídos de los presentes y sus pies no pueden evitar la pista de baile mientras la noche se convierte en madrugada.

Para quienes la velada termina pronto, La Casa abre su puerta. Para llegar a este espacio de descanso es necesario recorrer 100 escalones cuesta arriba. Ya en la cima se descubre lo que su nombre ya anuncia, un hogar. En todo el sitio se respira un ambiente minimalista, el cual se corona en las habitaciones: colores claros, decoración simple, una silla y una lagartija silvestre que trepa las paredes.

La casa
Un hogar minimalista

Apenas abrir el ventanal, el mar tranquilo es visible. Son las ocho de la mañana y el sol está oculto tras nubes grises. En la cocina hay fruta, cereal y jugo. Al mediodía, Axel nos espera en Les enfants terrible, la barbería enclavada en un espacio de Loot.

La silla de esta peluquería y su dueño, son los grandes protagonistas aquí. La primera tiene un toque vintage, luego nos enteramos que es una auténtica reliquia que compró el segundo a unos vecinos de un poblado cercano cuando se enteró que pertenecía a quien cortaba el cabello y la barba a un familiar cercano. La de Axel, es la historia de muchos aquí. Fue a Quebec, estudió peluquería y estilismo en aquella ciudad Canadiense para después volver a Zihua y ejercer.

Lo que está ocurriendo en Zihuatanejo es una suerte de seducción que está despertando a los locales para abrir sus propios espacios de entretenimiento, de esparcimiento y de trabajo mientras que cautiva a los extranjeros y los vuelcan a sus playas, el puerto de los pescadores y los convierte en habitantes de aquí.

El espíritu de esta tienda-galería, parece resumirse en una imagen cuando en las sillas colgantes ubicadas en el exterior, un grupo de cuatro jóvenes viajeros cantan. Han dejado toda su cotidianidad en Estados Unidos y han emprendido un viaje hacia el sur. Loot, es sólo una parada en el camino.

Surf
Un espíritu latente en Zihuatanejo.

Publicidad