Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión

Nuestras Historias

La coreografía perfecta del nuevo cronógrafo RM 72-01 de Richard Mille

El RM 72-01 Lifestyle In-House Chronograph está equipado con el primer mecanismo de cronógrafo flyback desarrollado por Richard Mille y revela el temperamento artístico de la marca.
lun 07 septiembre 2020 09:54 AM
RichardMille_RM7201_01.jpg

Colmado de la tecnología de vanguardia a la que Richard Mille nos ha acostumbrado, el nuevo guardatiempo de la marca suiza tiene como hilo conductor la analogía entre alta relojería, música y danza. El RM 72-01 Lifestyle In-House Chronograph es otra muestra de las extraordinarias capacidades de investigación y desarrollo de la firma, pero también de su temperamento artístico.

Lo primero que vemos es un reloj al más puro estilo de Richard Mille, con su famosa caja tripartita en forma tonneau (barril), los tornillos visibles y la poderosa corona hecha de oro rojo 5N y cerámica TZP negra con collar de caucho.

Publicidad

La esfera tiene escala taquimétrica, fecha en posición vertical a las 7, manecillas centrales de horas y minutos, y el segundero también central del cronógrafo. A las 3 se puede ver el indicador de funciones, que se activa al sacar la corona para elegir entre W (remontuar), D (ajuste de fecha) o H (puesta en hora).

Solo hay tres números –3, 8 y 11– que son una metáfora del tempo tan particular de este reloj: un ritmo con tres latidos expresado en los tres contadores que capturan la atención a primera vista. A las 2 está el totalizador de 60 minutos del cronógrafo con una aguja naranja; a las 5, el totalizador de 24 horas con una aguja verde; y a las 9, el pequeño segundero con una aguja azul.

La estética y la disposición tan singular y atractiva de estas funciones revela algo más. El RM 72-01 Lifestyle In-House Chronograph está equipado con el primer mecanismo de cronógrafo desarrollado y fabricado totalmente por Richard Mill,e y que tiene un diseño patentado. Lo novedoso de este cronógrafo flyback es que desvincula la transmisión de par entre los distintos contadores del cronógrafo. El visualizador –la unión de los minutos y de las horas– se disocia de la rueda de los segundos del cronógrafo.

Publicidad
RichardMille_RM7201_02.jpg
La versión en oro 5N del nuevo RM 72-01 Lifestyle In-House Chronograph de Richard Mille.

De este modo, los tres contadores del cronógrafo se alimentan con la energía extraída directamente del barrilete. Dicha energía, más intensa, se transmite a los engranajes del cronógrafo por medio del embrague de dos piñones oscilantes instalados sobre básculas (uno para los minutos y otro para los segundos), que controlan principalmente las funciones de inicio, parada, flyback (se vuelve a poner la manecilla del cronógrafo a cero sin tener que detener el mecanismo) y puesta a cero. Estas básculas se activan por medio de la rueda de seis pilares que, debido a su estructura, mejora la simultaneidad de la activación y el bloqueo de las funciones.

RichardMille_RM7201_03.jpg
La versión en titanio del RM 72-01 Lifestyle In-House Chronograph, con la poderosa corona de oro rojo 5N y cerámica TZP negra con collar de caucho blanco.

Al separar las funciones del cronógrafo de las funciones de medida de tiempo tradicionales (minutos y horas), el accionamiento del cronógrafo no perjudica el desempeño del mecanismo de base y el torque se mantiene constante. Además, el sistema es menos voluminoso, por lo que el calibre CRMC1 es relativamente delgado: mide 6.05 mm de grosor a pesar de sus 425 componentes. Y la reserva de marcha es de 50 horas, ya sea que el cronógrafo esté o no activado, un nuevo récord para Richard Mille.

Otro punto interesante es que mientras muchos cronógrafos se limitan a medir periodos cortos de tiempo, el RM 72-01 puede cubrir hasta un día completo gracias a su totalizador de 24 horas. Los pulsadores se accionan con una presión uniforme y liberan un característico sonido de click, cuya acústica ha sido muy cuidada por la casa y que confirma la puesta en marcha del mecanismo.

Publicidad
RichardMille_RM7201_04.jpg
El calibre CRMC1 es un movimiento esqueletado de carga automática completamente desarrollado por Richard Mille y cuyo sistema de cronógrafo está patentado. El rotor es de platino con rodamiento de bolas de cerámica.

El RM 72-01 Lifestyle In-House Chronograph está disponible en cuatro versiones: oro 5N, titanio y cerámica blanca o negra. Es un reloj cómodo y ergonómico de uso diario y espíritu unisex. Su caja mide 38.40 x 47.34 x 11.68 milímetros. El precio de la versión de titanio es de 170,000 francos suizos y de la versión de oro, 215,000 francos suizos.

COREOGRAFÍA DEL TIEMPO

El lanzamiento del RM 72-01 Lifestyle In-House Chronograph es acompañado de W I T H I N, una obra creada por el coreógrafo Benjamin Millepied y el compositor Thomas Roussel.

Ambos artistas comparten con Richard Mille una visión singular y una obsesión por la armonía perfecta y el movimiento armonioso (del tiempo, de los cuerpos o de las notas). Igual que la marca, Millepied y Roussel dependen de la riqueza del legado y la tradición para dar forma a visiones modernas en sus disciplinas. Sus obras combinan poderosamente la quintaesencia de sus artes con sus sensibilidades contemporáneas.

RichardMille_RM7201_06.jpg
Dos de las versiones del nuevo RM 72-01 Lifestyle In-House Chronograph de Richard Mille en las muñecas de los bailarines.

Benjamin grabó una coreografía especial en el Parque Nacional Joshua Tree, en California. El ambiente mineral es una metáfora que exalta la nobleza y la belleza de los materiales que Richard Mille usa en sus relojes. Los bailarines interpretan una danza intensa que busca vestir el tiempo en un escenario misterioso y primigenio, desprovisto de elementos superfluos.

RichardMille_RM7201_05.jpg
La coreografía W I T H I N fue grabada en el parque nacional Joshua Tree, en California.

Esta escenografía natural sirvió de inspiración para Thomas, quien, después de probar la función cronométrica del RM 72-01, construyó un tempo alrededor de ella. Es un ritmo musical anclado en la energía cruda y el abandono de los bailarines. La composición fue grabada por 50 músicos de la Orquesta Sinfónica de Londres en el estudio de la iglesia de St. Luke de esa ciudad.

Publicidad