Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Ligereza en equilibrio

Christine Nagel es la cabeza de prefumería de Hermès y figura emblemática de su industria. Seis años después de llegar a este puesto, presenta Terre d’Hermès Eau Givrée, su última creación.
sáb 13 agosto 2022 10:50 AM

En Por el camino de Swann, la primera de las siete novelas que completan En busca del tiempo perdido de Marcel Proust, uno de los personajes, superado por la tristeza y la nostalgia, introduce una magdalena en una taza de té antes de viajar a través del gusto y el olfato a los lugares más felices de su infancia.

En el caso de Christine Nagel, jefa máxima del departamento de perfumería de Hermès, su magdalena proustiana se remonta al olor de los polvos de talco que su mamá le ponía a su hermano cuando era bebé. “Tenía unos 10 años y mi mamá había tenido un bebé. Recuerdo perfectamente el olor del polvo Borotalco que utilizaba, sus notas. A mi hermano, claro, no le gusta que lo recuerde”, bromea la perfumista desde su oficina parisina, desde donde nos descubre Terre d’Hermès Eau Givreé.

Esta, su más reciente creación, es a su vez una de- licada reinterpretación de Terre, uno de los grandes símbolos de la maison desde su lanzamiento en 2006. “Quiero tanto a Terre, que solo puedo respetarla. Quería hacer algo similar, pero también enamorarme de nuevo de la fragancia original.

Publicidad

"He respetado Terre y es todavía Terre, pero con otros equilibrios", explica la perfumista mientras compara su aproximación a su nueva obra con la de algunos de los escultores más relevantes de Francia. “Fue como tomar una fotografía desde varios ángulos diferentes. Me interesa mucho la escultura, y durante el proceso leí varias cosas que encontré fascinantes. Por ejemplo, Camille Claudel agrandaba las manos y los pies de sus obras para hacerlas más naturales, más humanas, y en ocasiones esto también ocurre con los perfumes”, detalla.

Nacida en Suiza de madre italiana, disciplinada por geografía, pero mediterránea por convicción, Christine Nagel llegó al mundo de la perfumería gracias a la química, que estudió con solvencia hasta que en 1997 se mudó a París para emprender una de las carreras más celebradas de la historia de la perfumería, con éxitos globales como Her de Narciso Rodríguez o Miss Dior Chérie de Dior. “Si conociera la receta del éxito, por supuesto que la usaría, pero también sería un poco aburrido. Los perfumes son muy emocionales y sé que si pongo todas mis emociones en un perfume, en algún momento también podré remover las de alguien más”, relata. A Hermès, donde hoy ejerce como directora de creación olfativa y de patrimonio, llegó en 2014 de la mano del legendario Jean-Claude Ellena, a quien sustituyó en el cargo en 2016.

Desde entonces, tal y como declararó la propia Caroline Fulconis, en ese tiempo presidenta de Hermès Parfums, la casa del lujo tradicional por antonomasia “inició un nuevo camino”. Y las expectativas no tardaron en concretarse. Ese mismo año salió al mercado Eau de Rhubarbe Écarlate, su primera creación para la casa, a la que siguieron Twilly d’Hermès, Eau des Merveilles Bleue, Ombre des Merveilles, Twilly Eau Poivrée y Un Jardin sur la Lagune, entre muchas otras.

Terre, obra de Ellena, es sin embargo la que ocupa el centro de su altar, de ahí el acercamiento totalmente orgánico, según sus propias palabras. “En Hermès nunca he sido requerida para trabajar en un tema particular. Todo se basa en mis deseos, en un encuentro personal, sea en el momento que sea. A comienzos de 2021, empecé a pensar en Terre y me di cuenta de que verdaderamente quería darle un tono muy diferente. Lo intenté, pero sin éxito. Entonces me llegó la idea de la tierra helada, que encajaba perfectamente”. Cuenta Nagel que su primera relación con Terre d’Hermès Eau Givrée surgió tras un encuentro “sorprendente” con un ingrediente.

“Un día tuve un encuentro maravilloso con la baya de enebro”, relata. “Es un material muy fuerte, pero también significaba un reto. La tierra helada es un elemento que encuentro maravillosamente poético, muy gráfico que puede ser también muy bello. Pensé que quizá podría encontrar notas de hielo al tiempo que proyectaba algo caliente, encontrando así una armonía. Quería desafiar la idea de que la frescura es sinónimo de cierta ligereza”, continúa. “Al final, en cualquier obra el material es la clave, ya sea una artesanía en piel, en seda o un perfume”, destaca.

 

A la fórmula, además, le añadió limón de Calabria –“un aroma extremadamente sofisticado”, según lo describe– y pimienta de Timut, que sustituye la pimienta negra característica de Terre. “El milagro de la perfumería es que cuando mezclas dos materiales se crea una tercera nota. Fue así como llegué a este efecto de baya helada sobre una roca”, explica con emoción antes de abordar el papel que desempeñan las tendencias en una firma como Hermès, uno de los símbolos de Francia, en una industria como la de la moda, cada vez más competitiva, cada vez con más actores, cada vez con nichos de mercado más cerrados y en la que los perfumes suelen convertirse en una “puerta de entrada a ese mundo de lujo”.

“Hermès siempre ha estado alejada de las tendencias. De hecho, nunca me ha gustado la palabra tendencia. Cuando alguien habla de tendencias, en realidad está hablando del pasado, aunque intente hablar del futuro. Soy muy afortunada en Hermès porque soy completamente libre, lo que significa que estoy obligada a arriesgar. Desde la casa siempre se impulsa el atrevimiento, porque no se puede ser creativo sin ser atrevido.

Esto significa que también se aceptan los errores en el proceso”, aclara. “Lo que trato de mostrar con mis perfumes es que Hermès es una maison mucho más atrevida de lo que la gente podría imaginar. Cuando uno entra en una boutique y ve los pañuelos de seda característicos de la marca, ve algo clásico, pero en realidad los patrones han sido diseñados por artistas callejeros, dibujantes de cómic... También tenemos una colección de joyería llamada PUNK. El espíritu de esta casa es muy audaz y la creación de sus perfumes me permite revelarlo. Eau Givrée, por ejemplo, es una fragancia extremadamente dinámica, pro- fundamente moderna”, finaliza.

 

Tags

Entrenamiento, salud y accesorios
Recibe los mejores consejos para verte mejor.

Publicidad