Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Alex Hoyer en muchas palabras

Son pocos los nuevos artistas que se atreven a publicar nuevos trabajos discográficos. El de Alex Hoyer ya está en el horizonte. ¿Por qué un cantante del siglo XXI deja la comodidad de los sencillos?
vie 24 junio 2022 04:38 PM
Alex Hoyer
Look total, Dior; lentes, Carrera | Ducati.

Hasta hace solo unos años, editar un disco era el paso obligado que cualquier artista tenía que dar si quería figurar en el mundo de la música. Hoy, gracias a la revolución de las plataformas de streaming, muchos cantantes sobreviven sin problemas publicando únicamente sencillos, así que el álbum se ha convertido en una suerte de refugio de grupos de la vieja guardia o en una rareza. Incluso más extraño es que un artista de apenas 24 años se ponga como meta grabar un puñado de temas con un concepto en común.

Este es el caso de Alex Hoyer, quien con una inmensa sonrisa nos presume “Dementes”, el primer sencillo de un disco que aún no tiene título. Hijo de Néstor Daniel Hoyer y de Loly Hurtado, miembros del grupo de los 70, "Los terrícolas", Alex tiene un pedigrí artístico que, a pesar de sus varios sencillos y de algunos años de experiencia a cuestas, apenas está empezando a explotar.

Publicidad

¿Qué tan complicado es publicar un disco en una época dominada por los sencillos?

La dinámica de pensar solo en singles complica que te sientes a trabajar en un álbum, ya que lo que estás creando te llega desde lugares muy diferentes, así que tirar todo eso en una canasta y ver qué es lo que expresa tal o cual sentimiento es complicado. Tuve mucho tiempo para componer y experimentar, por lo que a la hora de sentarme en el estudio ya teníamos cosas increíbles, pero nos ha costado darle forma.

¿Cuál era el reto de realizar este disco?

Que todo esto pareciera un conjunto y tuviera una armonía musical. Lo bonito es que las canciones no tienen época. Por ejemplo, tenía un tema guardado desde hace años que volví a escuchar, le pusimos otros arreglos y le dimos una vida nueva para que encajara con todo lo demás. Ese proceso ha sido nuevo para mí, porque nunca me había sentado a escribir pensando en un disco. Puedo decir que ha sido muy divertido, pues me apasiona la música y me fascina estar en el estudio intercambiando ideas con otras mentes.

Alex Hoyer
Look total, Fendi; lentes, Carrera | Ducati.

¿Cómo fue el proceso creativo?

Llevaba casi dos años con la idea de crear un álbum y el primer sencillo que salió del disco fue la última canción que hice. Tenía todo un plan armado, me metí al estudio y el resultado fue una canción que me encanta. Durante el proceso he tenido la oportunidad de colaborar con escritores de Colombia, México, Venezuela... Antes creíamos que la soledad potenciaba los sentimientos; ciertamente es así y he compuesto canciones de esa forma. Pero cuando lo haces en conjunto intercambias ideas y experiencias y en este disco hay mucho más de eso.

Esta fue la primera vez que compusiste, ¿cómo fue ese aprendizaje?

Sigo aprendiendo. No conocía el mundo de la composición y la producción y eso es lo que estoy empezando a hacer. Por eso es importante juntar se con gente que lleva más tiempo en esto. Quiero aprender y ellos me ayudan a desbloquear algunas ideas, aunque continúo en ese proceso.

¿Quiénes son tus ejemplos a seguir en el mundo de la música?

Escucho de todo. Tuve una época más roquera en la que quería hacer algo del estilo de Guns N’ Roses y también tuve otra de rapero onda Eminem, pero Michael Jackson ha sido la gran inspiración de mi vida. También hay otras inspiraciones, como mi papá, a quien desde niño veía cantar en el escenario música romántica de los 70, un tipo de música que no mucha gente de mi generación tiene presente pero que a mí me marcó muchísimo.

Alex Hoyer
Look total, Dolce & Gabbana; lentes, Carrera | Ducati.

En casa tenías el ejemplo de tus papás dedicándose a la música. ¿Siempre quisiste seguir sus pasos?

Es irónico. No quiero definir lo que sentí como un resentimiento, pero sí experimenté un tipo de repelencia a la carrera del artista. Veía lo cansada que era, la cantidad de tiempo que le quitaba a mis papás. Sin embargo, ellos lograron un gran equilibrio, aunque yo como niño no lo entendiera entonces. No quería ser cantante. Me encantaba la música y era muy fan de mis papás, pero no lo quería hacer. De niño quería ser futbolista hasta que me encontré con la guitarra, mi primer amor musical.

 

¿Cómo ocurrió ese encuentro?

Todo empezó a raíz del videojuego Guitar Hero (risas). A partir de ese momento quise aprender a tocar una guitarra real, pero esa fue la primera vez que me involucré en algo musical. En cuanto al canto, no sabía si cantaba bien o mal, lo hice porque me empezó a gustar y porque me divertía. Un día le pregunté a mi papá si le podía cantar una rola y de ahí empezó todo. Le gustó y así comenzó este camino.

¿Cómo era el ambiente familiar cuando eras chico?

Crecer dentro de este universo fue muy bonito. Viajé mucho con mis papás y tanto a mí como a mis hermanos nos tocaba dormir en el escenario porque nos daba miedo hacerlo en la camioneta. Me quedaba dormido en los estuches de la guitarra o del teclado (risas). Había tanto ruido que no sabía cómo podía dormir. Mi papá ama lo que hace y a pesar de una carrera de más de 50 años sigue trabajando, le sigue emocionando cantar. Eso es lo que más admiro de él. Como papás los dos han sido increíbles. Fue muy lindo crecer alrededor de un ambiente musical y artístico.

Alex Hoyer
Saco y pantalón, Gucci; guantes, Ducati; lentes, Carrera | Ducati; motocicleta, Ducati Streetfighter V2.

¿Cómo ha sido el paso a la profesionalización, donde no solo tienes que cantar, sino también hacer muchas cosas que no tienen que ver exactamente con la música?

Es difícil, porque lo que uno quiere es salir a cantar, hacer música y divertirse. No me interesa saber del abogado, del contador, de los contratos... Me tocó aprender la parte del negocio a las duras, pero es cierto que uno no puede solo. Necesitas un gran equipo que te ayude a darle dirección al carro. El artista tiene que saber qué está pasando y entenderlo porque si no, falla todo el negocio.

¿Cómo aprendiste esa parte del negocio? ¿Cuánta disciplina requiere la industria de la música?

Fue cuando me tocó estar en el reality show La Voz [en 2014, cuando formó parte del equipo de Ricky Martin]. Fue mi primera experiencia como cantante y la primera vez me rechazaron. Yo solo iba a cantar, pero ahí me topé con gente que llevaba seis meses preparándose, así que el año siguiente lo tomé con disciplina y compromiso y todo fue diferente. Este es un trabajo en el que uno es su propio jefe, si no te levantas temprano para las clases de canto o para estar en forma para darle un buen show a la gente es difícil llegar a ese nivel al que quiero llegar. Las cosas no se dan solas.

¿Cómo defines el estilo?

Es algo que uno tiene que encontrar dentro de sí mismo. Es muy cool cuando a dos personas les pones exactamente la misma ropa y se ven diferentes. El estilo tiene mucho que ver con la confianza que uno tenga. Una vez estaba en un proyecto en Argentina y le dije a la encargada de vestuario que quería una chamarra con onda y ella me respondió que la onda se la daría yo a la chamarra. Por ahí va el estilo. Tiene que ver con lo que se proyecta. Si tú te sientes bien, el estilo aparece.

¿Quiénes son tus iconos de estilo?

Una de las personas que más me gusta cómo se viste es Jaden Smith. Es brutal, todo lo que se pone es muy loco. Propone mucho, pero lo hace con una seguridad impresionante. También Pharrell Williams y Justin Timberlake, siempre con un estilo muy limpio. Ellos tres me inspiran mucho.

Alex hoyer
Jumpsuit, Edgar Aguilera; camiseta, HUGO; lentes, Carrera | Ducati.

Fotos: Tanya Chávez.
Texto: Alberto Rojas Eguiluz.
Moda y producción: Salvador Cosío.
Maquillaje: Jhonny Díaz.
Peinado: Omar Álvarez.
Asistente de foto: Mariana Martínez.
Asistente de moda: María Fernanda Greene.
Diseño de set: Mauricio Villagómez / Estudio Mil302.

 
Publicidad