Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Celebridades asistentes al Gran Premio de Miami lo señalan de "nada lujoso"

Dejó mucho que desear la primera la organización de Miami en la temporada de la Fórmula 1.
mié 11 mayo 2022 01:06 PM
F1-Gran-Premio-Miami
El podio donde se coronó Verstappen fue una de las atracciones que no fueron vistas por los asistentes del Paddock Club, por la mala colocación de las instalaciones.

El Gran Premio de Miami tuvo su debut el fin de semana pasado, entre el 5 y 7 de mayo, este deporte tiene un halo que lo lleva entre el lujo y el glamour de sus asistentes, que son desde celebridades, empresarios, gobernantes y hasta parte de la realeza europea en su paso por el viejo mundo.

Miami se presentó como el segundo destino de Estados Unidos para esta temporada construyendo su pista de 5.41 km, en las inmediaciones del Hard Rock Stadium, en el que la extravagancia del sur de la Florida expuso experiencias de visualización exageradas en cada rincón de esta sede. Aunque esto no fue suficiente para sus asistentes de más alto nivel.

Publicidad

Celebridades como Tom Brady, Michael Jordan, David Beckham y hasta Bad Bunny se cruzaron en el paddock el día de la carrera final el domingo 7.

Colocaron un club de playa en medio de la pista con arena importada y piscinas. Se trajeron 10 yates a la "marina", en el que había un área VIP con DJ, bebidas de primera y la gente más hermosa, algo muy Miami.

Las embarcaciones no flotaban sobre agua, fueron dispuestos sobre tierra seca pintada de azul para que emulara la costa de la Florida bajo el efecto de la televisión.

David-Beckham-Miami
David Beckham asistió al Paddock de Miami.

Miami logró una gran entrada, cobró precios de primera clase para participar en la diversión de la Fórmula 1, inclusive para los asientos de las gradas, los más baratos rondaron los 1 mil dólares, mientras que los boletos VIP llegaron los 30 mil dólares, aunque para algunos de los asistentes esto distó mucho de ser un evento de cinco estrellas.

“Porque lo que se promocionó como una experiencia de clase mundial se sintió como el Festival Fyre (controversial evento promocionado como de lujo y resultó un fraude) de carreras de F1”, comentó un asistente de 26 años que trabaja en servicios financieros, quien pagó 815 dólares, prefirió mantener el anonimato por temor a una reacción violenta por asistir al Gran Premio de Miami, reportó New York Post.

Para algunos asistentes el contraste fue muy radical, comparando el evento con el circuito de Mónaco, en el que los conductores recorren palacios centenarios e impresionantes propiedades frente al mar; en esta sede, el ganador Max Verstappen corrió por es estacionamiento del Hard Rock Stadium de los Delfines de Miami.

"Diría que la falta del verdadero circuito de la marina abarató toda la experiencia", apuntó el asistente. “Fueron miles por una entrada a una pista que era básicamente un estacionamiento”, añadió.

GP-Miami-F1
La vista de la marina que emularon en la pista de Miami.

Por otra parte, una asistente que se identificó como "Marcy", quien prefirió no dar su apellido porque un colega le hizo favores especiales para conseguir sus entradas (por los que pagó 2 mil 500 por dos), dijo que realmente disfrutó la hospitalidad. Aunque reconoció fallas notables, puesto que demoró más de una hora y media en ir y venir de sus asientos. “El pase de estacionamiento que compramos con nuestro boleto no coincidía con la puerta a la que estábamos más cerca para entrar”, mencionó. “La diversión de la carrera se vio un poco eclipsada por la logística”, añadió.

 

Los grandes ausentes: logística, lujo y hospitalidad

En todas sus sedes la Fórmula 1 exige características para un buen funcionamiento y comodidad de los asistentes, pero en el caso de las áreas más costosas las fallas fueron muy notorias en palabras de especialistas en este tipo de eventos que lleva a atractivos destinos por todo el globo.

La temperatura que rondó los 32º centígrados con una sensación térmica muy alta por la penetrante humedad de la región, los asistentes se quejaron de lo complejo que era moverse por el improvisado autódromo. Caminar a un lugar que parecía cercano en el mapa exigía subir y bajar múltiples escaleras en realidad. El staff estaba tan desorientado como los asistentes de como guiarlos

Paddock-F1
George Russell del Reino Unido junto a Toto Wolf, director Ejecutivo de Mercedes para GP en el Paddock de Miami.

Un usuario publicó a través de Reddit, acerca de la confusión de las calcomanías de fila mal colocadas, lo que supuestamente provocó que algunas "personas que pagaron 1 mil 500 dólares por asientos terminaran sentados en las escaleras.

Una asistente que trabaja en viajes de lujo y ha asistido a Grandes Premios por el mundo viajó desde Mónaco, donde radica, para esta novedosa carrera. Mencionó que la situación era grave, comenzando por una de las áreas más exclusivas conocida como el Paddock Club, espacio que se encuentra en todos los Grandes Premios.

F1 Grand Prix of Miami
Michael Jordan fue uno de los asistentes más reconocidos en el nuevo circuito de Miami.

“También faltaba estacionamiento y unidades para llevar a los VIP a sus áreas”, dijo la mujer, quien mantuvo el anonimato por sus estrechos vínculos con la industria.

Mencionó que el área también estaba mal preparada, puesto que los invitados ni siquiera pudieron ver el podio, un beneficio por el que pagaron.

La comida dejó mucho que desear, mientras que la variedad de platillos finos, mariscos de preparación muy elaborada, además de exquisitos postres. En Miami ofrecieron pollo frío y hamburguesas desordenadas, no se contó con un servicio de camareros, fue dispuesto un buffet, a lo que la entrevistada considero, "parecía una cafetería".

“Se supone que la F1 es la serie de deportes de motor más lujosa, por lo que la hospitalidad debería reflejar eso”, dijo. “Desafortunadamente, no había nada lujoso en Miami”, añadió la agente de viajes.

Hasta ahora representantes de la Fórmula Uno no han respondido respecto a los comentarios respecto a la realización.

 
Publicidad