Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El conflicto entre Rusia y Ucrania ya se vive desde las canchas

A lo largo de los años, las disputas políticas entre estos países han resonado en las esferas deportivas, sobre todo en el mundo del futbol.
jue 24 febrero 2022 08:43 AM
Ucrania-Rusia-conflicto-deportivo
Ambas naciones llevan su rivalidad a las canchas.

El conflicto político entre Rusia y Ucrania ha ocupado las primeras planas, de nueva cuenta, durante gran parte de los primeros dos meses del 2022. Las problemáticas diplomáticas no parecen tener un fin cercano y en medio de diálogos, reuniones, propuestas, desacatos y más, el balón no deja de rebotar entre cancha y cancha.

Publicidad

Pensar en la traducción de este problema al idioma deportivo, es pensar directamente en el futbol profesional, una de las aristas que más se ha visto afectada por la mala relación entre ambas naciones… Y no solo en la actualidad.

La historia de la rivalidad futbolística entre Ucrania y Rusia no comenzó tras la caída de la URSS, y podríamos decir sin temor a equivocarnos que, desde principios de la década de 1990, hemos vivido el epílogo de esta rivalidad, ya que la mayoría de los capítulos más importantes de esta historia de décadas se escribieron cuando Ucrania formaba parte de la Unión Soviética. Los seis principales clubes rusos y ucranianos disputaron más de 1800 partidos de futbol entre sí…”, se lee en la introducción del ensayo Forbbiden match: Russia vs. Ukraine , un texto publicado por el Institute of New Europe, escrito por Aleksander Olech y Mieszko Rajkiewicz.

Con un antecedente tan rico, aunado a los problemas más recientes entre estos estados, es fácil anticipar que, en cada oportunidad posible, el enfrenamiento deportivo siempre cuenta con tintes políticos.

Publicidad

La final de los zares

El episodio más fresco de la riña deportiva que se vio influido por ese conflicto diplomático, y que incluso podría llegar a consecuencias sin antecedentes, es la futura final de la UEFA Champions League, agendada para el 28 de mayo en el Gazprom Arena, en San Petersburgo.

Una petición encabezada por el gobierno británico (país con más representantes aún activos en la Champions) solicita a la UEFA replantear la sede de la Liga de Campeones, debido a la crisis que viven Rusia y Ucrania.

“La UEFA se mantiene en constante monitoreo de la situación, y cualquier decisión será tomada cuando llegue el momento de hacerlo. No tenemos más comentarios al respecto en este momento”, comunicó el organismo del balompié europeo, por medio de un boletín.

Estas protestas, se espera, sumarán a más países y tendrán más episodios.

En la misma línea, la Federación Polaca de Futbol, más temprano esta semana, pidió a la FIFA esclarecer sus dudas acerca de la sede del partido de repechaje mundialista que disputarán ante los rusos, mismo que está confirmado para jugarse en la capital, Moscú.

Diseño incómodo

Para la suerte del futbol mundial, Ucrania no logró clasificarse al Mundial de Rusia 2018, lo que hubiera desatado una tensión distinta. Pero en el verano del 2021, previo a la Eurocopa que se jugó ese año, la UEFA pidió a los ucranianos que cambiaran un eslogan político que se añadió al diseño que lucirían en esa competencia.

“Gloria a nuestros héroes”, y “Gloria a Ucrania”, se leían en la indumentaria, ambas consignas políticas que los ucranianos entonan al unísono.

Además, esta playera mostraba en el pecho el mapa delineado de Ucrania con Crimea incluida, una localidad que, desde 2014, Rusia considera anexada, suya. Tras la resolución de la UEFA, el mapa no fue retirado del diseño original, pero sí una de las frases antes citadas.

El gobierno ruso envió una carta a la UEFA después de que la playera se popularizara, una viralización alimentada por las publicaciones en redes sociales del gobierno ucraniano, que mostraban al presidente Volodymyr Zelensky con la playera entre manos, junto a citas como “la nueva camiseta de la selección ucraniana no es cómo las demás”.

Publicidad

Vetados

Otro de los puntos en los que el futbol refleja los conflictos políticos entre estas dos naciones, es en el veto a los jugadores ucranianos, por parte de su selección nacional, para quienes firmen con equipos rusos.

En 2016, siendo un seleccionado nacional recurrente en Ucrania, Yevhen Seleznyov fichó por el Kuban Krasnodar, lo que le valió la automática salida del plantel ucraniano. Finalmente volvió a la selección, pero no sin antes dar por terminada su relación con el cuadro ruso.

Para la Eurocopa del 2016, más de un jugador ucraniano tuvo que cambiar de equipo, con tal de ser considerados por su país para dicho certamen.

Par de antecedentes

Los ánimos entre ambas naciones solo se han podido constatar, sobre una cancha de futbol, en dos oportunidades.

Las selecciones varoniles absolutas de Ucrania y Rusia solo se han enfrentado en dos partidos oficiales, en 1998 y 1999, ambos choques en fases de clasificación rumbo al Campeonato Europeo, y cuyos ambientes jamás se olvidarán.

La cuenta está en un partido ganado para Rusia, un empate y cero victorias para el cuadro ucraniano, aunque ellos celebraron ese empate como una contundente goleada.

Aquella igualdad a un tanto, en 1999, es el juego más recordado por ambas partes, ya que dejó a Ucrania en segundo lugar de su grupo, clasificándolos al toreo más importante de Europa, mientras que los rusos, quienes se quedaron en tercer sitio gracias a ese empate, se fueron a casa eliminados.

En la actualidad, presenciar un encuentro entre ambas selecciones, o incluso entre clubes rusos y ucranianos, es imposible, ya que la UEFA los tiene prohibidos oficialmente, con el conflicto político como principal argumento.

Esto ha traído distintas complicaciones para los sorteos de torneos y eliminatorias en lo que, tanto las selecciones como los clubes de ambos estados participan, pero hasta el momento, la UEFA no ha tendido problemas para sortear esos posibles enfrentamientos.

¿Cuánto faltará para que un encuentro entre estos países sea ineludible?

Publicidad