Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Daniel Craig: James Bond para el siglo XXI

El legado de Daniel Craig como 007 se ve enaltecido en vísperas de su última entrega como el agente secreto.
mar 28 septiembre 2021 06:05 PM
Daniel Craig "Sin tiempo para morir"
El actor dejará la franquicia luego de casi cinco lustros estando al servicio de la reina del Reino Unido.

¿Quién ha sido el mejor James Bond en toda la historia? A nadie debería sorprender que esta pregunta recurrente siempre arroje a Sean Connery entre las opciones. Después de todo, fue el primero en encarnar al agente secreto y como tal fue clave para la popularización del personaje. Más inusual que el nombre del escocés fuera la respuesta unánime por casi cuatro décadas, consecuencia de que una franquicia que siempre se mostró demasiado respetuosa con sus bases.

Basta echar un vistazo a la filmografía de 007 para darnos cuenta que sus misiones no han cambiado mucho con el tiempo. Un agente secreto que, apoyado por sus habilidades y toda clase de peculiares gadgets, siempre busca salvar al mundo de un despreciable villano. Todo esto, no está de más decirlo, al tiempo que disfruta de un buen Martini mientras conquista a una chica distinta en cada aventura.

Publicidad

El James Bond de Daniel Craig nunca escapó de esta premisa básica, pero sí que innovó en ella. Y no sólo eso, sino que brindó la actualización más importante en toda la historia de la franquicia, lo que le permitió conquistar a una nueva generación de aficionados y aspirar al título del mejor 007 de todos los tiempos. Una misión que ninguno de sus antecesores pudo concretar…

Nueva era y nuevas misiones

La evolución de James Bond se vio obligada por un siglo XXI sumamente turbulento y que contó con el 9/11 como punto de partida. El personaje no fue concebido para enfrentarse con cualquier rival, sino con aquellos obsesionados con cambiar el orden mundial. En otras palabras, terroristas, un término que se tornó especialmente sensible tras la caída de las Torres Gemelas y cuyo enfrentamiento cinematográfico requirió de un héroe más realista que el visto hasta entonces. Uno que fuera tan creíble como esperanzador para las audiencias necesitadas de aliento, y que no resultara ofensivo ni absurdo para un mundo sumido en el miedo ante la posibilidad de un nuevo ataque.

Una necesidad que implicó dejar atrás al 007 caricaturizado de antaño, a los villanos que parecían extraídos de cómics y la tecnología netamente fantástica. Adiós a los coches invisibles que se mimetizaban en el hielo, así como a los lentes de rayos-X creados para localizar armas ocultas en posibles oponentes, pero aprovechados para ver a las damas que le rodean en lencería. Y es que James Bond no es sólo un agente, es también un seductor.

Esto último puso al personaje en la mira de un mundo contemporáneo que exige más respeto para la mujer y que protesta con dureza la objetivización del género femenino. Nada de esto ha erradicado a la llamada chica Bond, pero sí que ha promovido su evolución al pasar de meros objetos del deseo sexual a auténticos intereses amorosos y más importante aún, a aliadas en la lucha por salvar al mundo.

Una transición que comenzó en "Casino Royale" con Vesper Lynd (Eva Green), agente asignada para ayudarle y con quien entabla una relación sentimental tan intensa como profunda, pero que terminó violentamente con el deceso de la fémina. El suceso fue tan determinante que sigue repercutiendo en el agente hasta nuestros días, al grado que muchos de sus adversarios se lo han recordado desde entonces al considerarlo como una auténtica debilidad.

Un elemento impensable para el agente de antaño, pero que ha sido fundamental para la construcción de un James Bond más humano que lamenta continuamente la pérdida de su gran amor y que no termina de perdonarse su fracaso. Esta misma culpa fue motor para un cambio de actitud hacia las mujeres que se manifestó de lleno con Madeleine Swann (Léa Seydoux) en Spectre (2016), a quien juró proteger y de quien terminó enamorándose a tales grados que incluso se retiró de la acción por ella.

Al menos temporalmente, pues "Sin tiempo para morir" (2021) no sólo marcará el regreso del héroe para una última misión, sino un nuevo pico en su interacción femenina. Con el regreso de la propia Madeleine, así como con los debuts de Paloma (Ana de Armas) y Nomi (Lashana Lynch). La primera es un elemento de la CIA asignado en su ayuda, la segunda es la agente asignada con el mítico número clave de 007 tras la partida del anterior dueño.

Esta última decisión ha sido sumamente sonada, pues ha desatado toda clase de rumores sobre quién heredará la licencia para matar que ahora queda vacante.

Publicidad

Misión: reemplazo

James Bond se ha convertido en una franquicia virtualmente infinita – 59 años de existencia y 25 entregas en su haber– se debe en buena parte a que nunca ha vacilado en reemplazar a su protagonista cada determinado tiempo. Una decisión que invariablemente ha facilitado la transición cada que llega el momento de heredar el manto. Es turno de que Daniel Craig haga lo propio y aunque todos sabíamos que este momento llegaría desde que el actor debutó en Casino Royale (2006), la despedida se ha tornado inusualmente dolorosa.

Pero también inusualmente larga… Y es que Daniel Craig ha especulado por tanto tiempo sobre su retiro, que los debates en torno a su posible sucesor han abarcado una lista interminable de nombres. Ahora que su partida es una realidad, es tiempo de repasar algunos de los nombres más sonados.

Los que vienen sonando de hace tiempo son Tom Hiddlestone e Idris Elba. El primero fue presuntamente descartado en 2016 tras una serie de reuniones fallidas con Eon Productions; el segundo tiene pocas posibilidades por edad –49 años por 53 de Craig– y aun así su popularidad entre los aficionados ha propiciado que otros actores no caucásicos suenen con fuerza.

Tom Hiddlestone suena para ser James Bond
Tom Hiddlestone es un posible actor para encarnar al agente secreto.

Tal es el caso de Daniel Kaluuya, quien además de haber deambulado por títulos tan variados como "Black Mirror", "¡Huye!" y "Black Panther", se ve respaldado por el Oscar a Mejor actor de reparto ganado por "Judas and the Black Messiah". Caso similar al de Dev Patel, quien ha construido una de las trayectorias más fascinantes de los últimos años, desafiando en el camino toda clase de prejuicios con títulos como "Lion", "The Personal History of David Copperfield" y "El caballero verde". Menos laureada es la trayectoria de Regé-Jean Page, lo que no le ha impedido convertirse en el objeto de deseo de numerosas franquicias tras su salida de "The Bridgerton".

Edris-Elba
El nombre de Idris Elba ha sonado fuerte y representaría un cambio importante para el estilo del superagente.

Más convencionales son los rumores que apuntan a Tom Hardy, uno de los actores más populares de los últimos tiempos, pero que sigue buscando el proyecto que lo consolide de lleno. Richard Madden también suena con fuerza desde hace tiempo y además ha ganado impulso adicional con su incursión en Marvel para "Eternals", un arma de doble filo que podría llevarle a lo más alto, pero que también podría impedir que se comprometiera con otras franquicias. Y finalmente Robert Pattinson, quien dejó atrás los estigmas de "Crepúsculo" a base de proyectos de alto riesgo y que le llevaron a ser considerado uno de los mejores actores de su generación. Su elección para encarnar al nuevo Batman es la mejor prueba de ello.

El dilema Jane Bond

La evolución de Bond ha sido tal que la carrera por ser el nuevo 007 ahora también cuenta con presencia femenina, siendo Lashana Lynch la candidata natural por el rol que jugará en Sin tiempo para morir, donde incluso contará temporalmente con el mítico número. Actrices como Kristen Stewart, Emilia Clarke y Cara Delevingne no sólo se han mostrado a favor de un James Bond femenino, sino que han levantado la mano para el puesto. Eso sí, con el agente rebautizado como Jane Bond.

Sin embargo, son muchos los que se han mostrado en contra de la idea. Tal es el caso de Florence Pugh y Rachel Weisz, quienes creen que las mujeres merecen sus propias historias y no tienen necesidad de heredar las masculinas. Caso similar al de Halle Berry y Eva Green, chicas Bond de antaño y que justifican al Bond varón porque se trata de un personaje clásico que fue concebido por su autor de este modo. Léa Seydoux complementa alegando que la inclusión de mujeres cada vez más fuertes en la franquicia hace que el cambio de género ni siquiera sea necesario.

Todo apunta a que la opción fue descartada definitivamente luego de que la productora Barbara Broccoli asegurara a The Guardian que James Bond “es un personaje masculino. Fue escrito como hombre y creo que probablemente seguirá siendo hombre. Y eso está bien. No tenemos que convertir a los personajes masculinos en mujeres. Simplemente creemos más personajes femeninos y hagamos que la historia se ajuste a esos personajes femeninos”.

Más recientemente, Daniel Craig coincidió y zanjó el debate al declarar que “simplemente debería haber mejores papeles para las mujeres y los actores de color. ¿Por qué debería una mujer interpretar a James Bond cuando debería haber un papel tan bueno como el de James Bond, pero para una mujer?”, reportó Indiewir e.

La búsqueda por el nuevo James Bond continúa, pero todavía nos queda una última misión. Disfrutémosla, que Sin tiempo para morir es más que otra película de 007, es el fin de una era para una de las franquicias más exitosas de todos los tiempos.

Publicidad
Publicidad