Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Hablemos de streaming ¿Cuántas plataformas son suficientes?

El número de sistemas sigue creciendo y los usuarios batallan cada vez más por decidir cuáles deben conservar.
dom 04 julio 2021 02:57 PM
Streaming en México
Nuestros hogares tienen una decisión más en los gastos mensuales, las suscripciones de streaming,

Hubo un tiempo en el que hablar de streaming era casi lo mismo que referirse a Netflix. No sólo por la hegemonía de la plataforma californiana, sino por la manera en que revolucionó el entretenimiento en casa: contenidos de alta calidad sin ataduras horarias, libres de comerciales y a un costo moderado. No pasó mucho tiempo para que esta fórmula fuera replicada y adaptada a la conveniencia del cada vez mayor número de competidores, lo que resultó en las llamadas Streaming Wars.

Publicidad

El término ha sido motivo de debate porque hay quienes piensan que el mercado es tan amplio que hay espacio para todos y efectivamente hubo un tiempo en que así lo parecía. Sin embargo, el número de plataformas ha crecido exponencialmente en los últimos meses, lo que ha provocado que la contratación múltiple se torne insostenible. Para unos por costos, pues aunque los distintos servicios tienen precios competitivos, el acumulado resulta en facturas cada vez más abultadas. Para otros por tiempo, ya que sacar el máximo provecho de varias suscripciones combinadas implica pasar horas frente a la pantalla.

A estos dilemas se suma la cada vez más común fatiga de decisión. Luego de un duro día cargado de preocupaciones personales, laborales y muchas decisiones –según los expertos, unas 35 mil diarias–, la persona aún debe elegir qué show/película ver entre miles de opciones disponibles vía streaming, lo que provoca una serie de scrolls infinitos que en muchos casos termina con el apagado de los dispositivos sin ver nada. Netflix ha intentado combatir este problema cada vez más recurrente en sus usuarios con la opción de shuffle.

Esto ha ocasionado que más de uno se pregunte: ¿cuántas plataformas de streaming son suficientes? ¿Es tu caso? Te ayudamos a decidir.

 

La estadística dicta que el número promedio de plataformas por persona es de cuatro. Así lo concluyeron numerosas encuestas realizadas en Estados Unidos y en México , aunque en ambos casos fueron realizadas en un 2020 sumamente engañoso por la pandemia que obligó a pasar más tiempo en casa, lo que invariablemente dio más tiempo para disfrutar de los distintos servicios. Tanto así, que en diciembre del año pasado un 32% de los estadounidenses tenían cinco o más suscripciones, mientras que el 13% tenían siete o más. Pero la vida regresa lentamente a la normalidad, lo que resulta en otro tipo de actividades personales o profesionales más allá del streaming.

Esto no significa que cada persona deba tener cuatro o más suscripciones. Más allá de lo que indiquen los números, lo cierto es que no existe un número mínimo ni máximo de plataformas a tener, sino que se trata de una decisión que cada usuario debe ajustar a sus gustos y necesidades.

Y es que, aunque la oferta sea cada vez mayor, lo cierto es que cada sistema cuenta con características muy específicas que ayudan a delimitar el target de cada una. Netflix es casi la primera alternativa de todos por la potencia de la marca y aunque es un hecho que su catálogo se ha visto reducido por la creciente competencia que ha tratado de recuperar sus títulos más valiosos, la popularidad de sus contenidos originales en series y la fuerza adquirida en el terreno cinematográfico siguen siendo factores decisivos. The Sopranos, Game of Thrones o la más reciente Mare of Easttown convirtieron HBO en un sinónimo de calidad televisiva, una etiqueta heredada por HBO Max que luce como la opción ideal para los seriéfilos más exigentes. Disney siempre ha apelado al entretenimiento familiar y su salto al streaming no es la excepción con un Disney Plus que ha convertido su biblioteca de clásicos animados, Pixar, Star Wars y Marvel en su mayor fortaleza, complementada además por shows de gran calidad pertenecientes a estos mismos universos cinematográficos. MUBI y Filmin Latino son la alternativa perfecta para los aficionados del cine independiente y alternativo.

A diferencia de la vieja televisión de paga, las principales plataformas permiten suscripciones mensuales, lo que abre toda clase de alternativas para los usuarios. Los periodos de mayor estancia en casa, como pueden ser las vacaciones veraniegas o decembrinas, pueden ganar en entretenimiento con algunos sistemas adicionales, incluyendo alguno para los más pequeños. Caso contrario, aquellos ocupados con compromisos personales o profesionales, o que prefieran centrar su atención en otros eventos como puede ser la Copa del Mundo o los Juegos Olímpicos, pueden decantarse por bajas temporales.

 

No menos descabellada es la posibilidad de suscribirse temporalmente para disfrutar de un título en particular. Tal fue el caso de la primera temporada de The Mandalorian, cuyo desenlace resultó en un éxodo masivo de usuarios de Disney Plus que sólo regresaron con el estreno de la segunda temporada. No descartemos una tendencia similar para las fases finales de la Champions League que en México será transmitido de manera exclusiva por HBO Max. Eso sí, en caso de decantarse por esta alternativa, no está de más confirmar las prácticas de cada plataforma, recordando que algunas debutan temporadas completas en un mismo día mientras que otras optan por la vía semanal.

Finalmente se puede sacar provecho de los periodos de prueba, las ofertas y los complementos. El primero está en peligro de extinción, mientras que el segundo está en auge con toda clase de descuentos que se manifiestan de distintas maneras. Telmex permite la contratación de Netflix, Disney Plus y HBO Max, además de que cada uno de sus paquetes incluye Claro Video, un servicio secundario en el terreno global, pero en el que bien vale la pena echar un vistazo por el simple hecho de que se cuenta con él. Tampoco desechemos la oferta de lanzamiento de HBO Max en México, que incluye un 50% de descuento para usuarios nuevos y recurrentes de HBO Max, el cual es válido hasta que la suscripción sea terminada. Y claro, los descuentos recurrentes por contratación anual, que suelen costar el equivalente a diez meses de servicio mensual.

Pocos superan lo hecho por Amazon Prime, al grado que, sin tener los contenidos más populares, ha logrado un estupendo posicionamiento por formar parte de un servicio mayor que incluye, entre muchas otras cosas, costos de envío gratuito en casi todas las compras. Esto por un costo de sólo $99.00 MXN al mes.

El streaming tiene espacio para todos, lo que para nada significa que debamos tener todos los servicios. Y es que, aunque siempre haya una nueva serie o película imperdible, esto ya no requiere un compromiso perpetuo con un servicio, sino uno inteligente que se adapte a la conveniencia de cada usuario. Después de todo, el nuevo entretenimiento ya llegado para quedarse.

Publicidad