Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Diez hechos que arruinarán tus historias favoritas de la infancia

Todo son risas y diversión hasta que creces y te das cuenta de la realidad de tus películas favoritas.
sáb 26 junio 2021 08:02 AM

Parte de crecer viene con enfrentarte a crudas realidades de la vida. Entre ellas, darte cuenta de cosas que no quieres de las películas y caricaturas que marcaron tu infancia.

Publicidad

1. Todos los animales de tus películas favoritas están muertos

Beethoven, Seabiscuit, Keiko, Flipper... piensa en la cantidad de estrellas que ya están en el "cielo de los animales". Triste pero inevitable.

2. El origen enfermo de 'La bella durmiente'

Esta romántica película de princesas proviene de una historia de Giambattista Basile, en la que un rey toca en la puerta de la bella durmiente y al no recibir respuesta –porque, pues, estaba dormida, entra por la ventana, la viola y la deja embarazada. La bella durmiente se despierta hasta que sus bebés nacen, y se enamora del rey... sólo para descubrir que está casado. La esposa original trata de matar a los bebés y de quemar la la Bella cuando se entera.

3. El precio de caber en la zapatilla de La Cenicienta

Los hermanos Grimm también tenían su lado sangriento. En la versión real de este cuento, una de las hermanastras se corta el talón y la otra un dedo del pie para caber en la zapatilla de la Cenicienta. Cuando ésta se casa con el príncipe, las aves les arrancan los ojos a las hermanas.

4. El león de 'El mago de Oz' es más felino de lo que pensabas

En un esfuerzo por hacer un disfraz lo más realista posible, este personaje tuvo que pasar por muchas pruebas de vestuario distintas, todas hechas con pieles de leones reales. Así, tanto el autendo que vemos en la cinta como los que no quedaron tienen muertes involucradas.

5. La verdad de E.T.

En la escena en la que E.T. aparece borracho en la cocina, el actor encargado de de darle vida fue Matthew De Meritt –de entonces doce años–, un niño que nació sin piernas. El pequeño tuvo que pararse en sus manos y cargar el pesado disfraz de extraterrestre –sólo imaginen: era un atuendo con una cabeza radiocontrolada– en los hombros durante toda la escena.

Publicidad

6. Christopher Robin odia a Winnie Pooh

Contrario a lo que vimos en las caricaturas, el verdadero Christopher Robin, hijo de A.A. Milne, no era fan de Winnie Pooh. De hecho, la fama de la historia de este oso provocó que lo bullearan en la escuela.

7. El sonido de 'Jurassic Park'

Una magia de los diseñadores de sonido es que recurren a toda clase de sonidos para dar vida a nuestras películas favoritas. En Jurassic Park, por ejemplo, emplearon sonidos de tortugas apareándose –específicamente, se usaron para los velocirraptores–, caballos respirando y gansos silbando para dar vida a los dinosaurios.

8. El incesto de Simba y Nala

Quizás El Rey León haya sido, de cierta forma, una de las primeras historias de amor de nuestras vidas. Sin embargo, una teoría indica que esta relación pudo haber sido incesta. En la vida real, las manadas de leones tiene uno o dos machos, lo que lleva a asumir que Mufasa es padre tanto de Simba como de Nala. La otra posibilidad es que Nala sea hija de Scar, y por lo tanto prima de Simba. Sin embargo, para alivio de todos, aunque Disney esconde el incesto, en la naturaleza esto es lo más normal.

9. El asesino de la mamá de Bambi

La primera muerte que marcó nuestras vidas. En la cinta original, el cazador que mata a la mamá de Bambi aparece simplemente como "hombre", pero en un primer tratamiento de la cinta de Roger Rabbit, se revelaba que el verdadero asesino fue Judge Doom.

10. El racismo de Disney

Las primeras cintas de Disney están repletas de caricaturas racistas. Los cuervos de Dumbo, por ejemplo, son una réplica de unos show que había en el siglo XIX, en los que actores blancos se burlaban de actores negros. Incluso, el líder de los cuervos en Dumbo se llama Jim Crow, en referencia a las leyes de segregación que despojaron a los africanos-americanos de muchos de sus derechos básicos.

Publicidad
Publicidad