Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión

Nuestras Historias

La cápsula Dragon de SpaceX amerizó en el Golfo de México

Los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley de SpaceX regresaron con éxito a la Tierra. Este es el primer amerizaje de una nave espacial de EEUU desde 1975.
dom 02 agosto 2020 03:43 PM
SPACE X.jpg
Los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley de SpaceX regresaron con éxito a la Tierra.

El sábado 30 de mayo, el Falcon 9 de SpaceX lanzó la segunda misión de demostración de Crew Dragon (Demo-2) del Launch Complex 39A (LC-39A) en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida, y al día siguiente Crew Dragon atracó de forma autónoma a la Estación Espacial Internacional. Los astronautas de la NASA Bob Behnken y Doug Hurley quienes iban a bordo en la nave Dragon regresaron a la tierra.

Publicidad

Dos astronautas estadounidenses Bob Behnken y Doug Hurley, provenientes de la Estación Espacial Internacional (ISS), amerizaron este domingo en el Golfo de México a bordo de una cápsula de SpaceX, sellando con éxito esta primera misión tripulada de la empresa espacial en asociación con la agencia NASA.

"Bienvenidos a la Tierra y gracias por haber volado con SpaceX", anunció el director de vuelo a los astronautas, que respondieron inmediatamente.

Después de una estadía de dos meses en la Estación Espacial, la cápsula Crew Dragon Endeavour junto con los dos astronautas de la NASA salieron del laboratorio en órbita a las 7:35 p.m.EDT este sábado 1 de agosto. Aproximadamente 19 horas después, Dragon se lanzó al Golfo de México frente a la costa de Pensacola, Florida a las 2:48 p.m. EDT del día de hoy, 2 de agosto. Aparentemente sin sufrir daños tras atravesar la atmósfera terrestre, mostraron imágenes transmitidas en directo.

La misión Demo-2 es el hito principal final para que el sistema de vuelos espaciales humanos de SpaceX sea certificado por la NASA para misiones operativas de la tripulación desde y hacia la Estación Espacial Internacional. Una vez completada la misión Demo-2, y los equipos de SpaceX y NASA hayan revisado todos los datos para la certificación, los astronautas de la NASA Victor Glover, Mike Hopkins, Shannon Walker y el astronauta de JAXA Soichi Noguchi volarán en la primera misión operativa de seis meses de Dragon (Tripulación-1) para finales de septiembre de este año.

Publicidad

“Es verdaderamente nuestro honor y privilegio”, expresó el atronauta Doug Hurley. Mientras las comunicaciones de radio se cortaban, se escuchó el festejo de los empleados de la NASA durante la transmisión oficial. Cabe mencionar que este fue el primer aterrizaje en el agua de una nave espacial de EEUU desde la misión Apollo-Soyuz de 1975.

Un barco de recuperación se apresuró a recoger a Hurley y al comandante Bob Behnken. El éxito de la misión demostró que los Estados Unidos una vez más tiene la capacidad de enviar a sus astronautas al espacio y traerlos de vuelta, sanos y salvos. La cápsula Crew Dragon se preparó y realizó algunos procedimientos muy precisos para que regresaran a casa con seguridad. A la 17:51 GMT, se deshizo de su “tronco” el cual contenía la energía, el calor y otros sistemas que lo harían entrar en la atmósfera de la Tierra y quemarse.

El escudo térmico de la nave necesitaba soportar temperaturas de 1900 grados centígrados, por lo que causó un apagón de comunicaciones durante unos minutos. Luego, desplegó dos juegos de paracaídas en su descenso, reduciendo su velocidad a sólo 15 mph (24 kph) al golpear el agua. Una vez que salieron de la nave, los dos astronautas fueron llevados a un chequeo médico antes de ser trasladados a tierra.

Esta misión es también una gran victoria para la compañía SpaceX de Elon Musk (que fue fundada en 2002) quien ya superaba a su competencia Boeing. Los Estados Unidos han pagado a las dos compañías un total de unos 7,000 millones de dólares por los contratos.

En los últimos nueve años, astronautas estadounidenses habían viajado exclusivamente en los cohetes Soyuz rusos, por un precio de cerca de 80 millones de dólares por asiento. Si la misión actual es considerada con una certificación segura, Estados Unidos ya no dependerá de Rusia para acceder al espacio. Por 3,000 millones de dólares, acordados desde 2011 en el marco de un contrato a precio fijo, SpaceX prometió a la NASA seis viajes de ida y vuelta a la ISS con cuatro astronautas a bordo.

Publicidad
Series, eventos, música y más...
Recibe lo que debes saber del entretenimiento.

Publicidad