Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión

Nuestras Historias

"Hacer cine siempre ha sido una batalla": Michel Franco

El guionista, productor y director de cine mexicano explica la batalla que existe entre las películas hechas para el streaming y las hechas para el cine en pantalla grande.
vie 28 febrero 2020 06:00 AM
"April's Daughter" Screening - 61st BFI London Film Festival
No estoy en contra del streaming: diario veo grandes películas en mi casa a través de The Criterion Channel.

No creo que las plataformas de streaming, desde una postura creativa, tengan que valorarse en blanco o negro. Pero creo que no ver una película en pantalla grande equivale a no haberla visto nunca en realidad. En todo caso, la viste de manera parcial.

Lee: Spielberg renuncia a 'Indiana Jones' para 'refrescar' la franquicia

El streaming favorece a algunos directores y satisface historias de cierto tipo: las películas de entretenimiento, que son algo artísticamente menor y puedes ver en la televisión o en un teléfono. Pero el séptimo arte debe verse en la oscuridad, en una pantalla que lo abarque todo. El problema es que, en general, pareciera que el streaming tiende a desfavorecer la exhibición tradicional del cine. Esto no me gusta, porque para mí, al momento de hacer una película, es primordial que se vea en una pantalla grande, pues hacer un filme para una pantalla chica es hacer televisión

Publicidad

El cine y el streaming son medios diferentes y se están mezclando de una manera en la que no deberían. Yo no tengo nada contra el streaming, pero pareciera que ellos sí están en contra de los cines porque prohíben el theatrical window, ese periodo tradicional de tres meses en los que la película se exhibe exclusivamente en salas de cine. Netflix concede excepciones de theatrical window a cuentagotas. Lo hicieron con filmes como Roma (2018) o The Irishman (2019), solo por tratarse de directores muy importantes como Alfonso Cuarón y Martin Scorsese, respectivamente.

También recomendamos: Las series históricas: un tema que el streaming ha sabido explotar

Creo que también lo hacen para suavizar su imagen de “no estamos contra el cine”, pero claro que lo están. Además, quieren un Óscar a mejor película que los legitime y así tener lo mejor de los dos mundos. Considero que puede y debe haber un punto medio, no tiene que ser una pelea. Para esto, Netflix tendría que ceder mucho más.

No tengo Netflix, jamás he pagado una suscripción. No es un statement, sino que, en serio, no tengo nada que ver ahí. Además, he visto poquísimas series en mi vida y las que he visto son de comedia. Para mí la tele es eso: ver cualquier cosa liviana y reírme.

No tengo Netflix, jamás he pagado una suscripción. No es un statement, sino que, en serio, no tengo nada que ver ahí.
Michel Franco

Publicidad

Sin embargo, no estoy en contra del streaming: diario veo grandes películas en mi casa a través de The Criterion Channel. Me parece que es una excelente segunda ventana para tener una nueva experiencia de la misma película. De hecho, la última película que hice, Las hijas de Abril (2017), está en Amazon Prime Video. No estoy peleado con eso. Pero se trata de que el streaming sea una ventana alternativa, que no sustituya el séptimo arte.

Lee: 'Star Wars' anuncia su nueva saga: 'The High Republic'

Por eso creo que la mayoría de los grandes cineastas, como Lars von Trier y otros artistas de ese nivel, no han hecho películas para estas plataformas, salvo las excepciones de Cuarón y Scorsese. Ahí está el ejemplo de lo que pasó con el director surcoreano Bong Joonho, quien ganó en 2019 la Palma de Oro en el Festival de Cannes por Parasite (2019). Él tiene varias obras maestras, pero su película menos lograda es la que hizo para Netflix en 2017. Okja contrasta con el resto de su filmografía.

Publicidad

Hacer cine siempre ha sido una batalla, nunca ha sido sencillo. Era difícil hace una década, antes de que se popularizaran las plataformas de streaming, pero ahora, además de sacudir el modelo de negocio de la industria cinematográfica, también han modificado el proceso de producción en México. En la actualidad, buena parte del talento local está al servicio del gran número de series que se van a producir, y es difícil armar un buen equipo, pues casi todos están agendados. Hay que sumar a eso que también los salarios se están elevando mucho, pues los equipos quieren cobrar tarifas de Netflix. La situación se ha complicado más en ese sentido para los creadores.

Hacer cine siempre ha sido una batalla, nunca ha sido sencillo.

Ojalá las plataformas de streaming entendieran que puede haber una convivencia con el cine, siempre y cuando las películas cumplan su recorrido natural en las pantallas grandes. Todo mundo saldría beneficiado.

Series, eventos, música y más...
Recibe lo que debes saber del entretenimiento.

Publicidad