Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Woodstock, el fracaso musical más grande en 50 años

La cancelación de Woodstock 50 sólo reafirma que el festival ha sido una bola de nieve, por mucho amor que se le tenga.
mié 07 agosto 2019 07:30 AM
Dueling Guitars
August 1969: Mexican-born guitarist Carlos Santana (right) and bassist David Brown perform with the group Santana at the Woodstock Music Festival in Bethel, New York. (Photo by Tucker Ransom/Hulton Archive/Getty Images)

Ahí estaban. Eran medio millón de personas reunidas en 240 hectáreas de Bethel Woods, Nueva York. Se les veía con pañuelos en la cabeza, desnudos del torso y hasta de pies a cabeza, cantando con los ojos cerrados y alzando la mano con sólo dos dedos extendidos. “Amor y paz”. Y aunque esto quedará en la historia como la efervescencia social de los jóvenes contra la guerra, su origen es algo constatado en cinco décadas: Woodstock ha sido el mayor fracaso musical.

Fue la gente la que le dio vida a algo que parecía muerto, fueron las consignas y la hermandad las que llevaron a los anales este festival que, en inició, debió cancelarse, como ha sucedido ahora, 50 años después.

Del 15 al 17 de agosto de 1969, el productor Michael Lang esperaba entre 50 y 60 mil asistentes a un evento que reuniría a The Who, Joe Cocker, Creedence Clearwater Revival, Janis Joplin, pero llegó medio millón. Entonces, los organizadores decidieron liberar todas las entradas, ya no cobrar el ingreso. O se construían taquillas o se construían escenarios.

Publicidad

Tenían 30 días para alistar todo en Bethel: construir el escenario, construir las cercas y los otros servicios de agua. Pero se les acabó el tiempo y tuvieron que tomar una decisión: ‘cercamos el espacio o construimos el escenario’. Entonces, debido a los contratos que ya tenían, tuvieron que construir el escenario y cercar lo más que pudieran”, diría Nick Ercoline, uno de los asistentes , a Life and Style.

Woodstock
A group of naked festival-goers in 'Woodstock', Michael Wadleigh’s 1970 documentary film on the Woodstock Festival, held in Bethel, New York, in August 1969.(EDITORS NOTE: Image contains nudity.) (Photo by Silver Screen Collection/Getty Images)

Como supone la lógica, faltaban baños, cocinas, agua. Fue la comuna hippie Hog Farm la que se organizó ante las carencia, también los mismos habitantes de Bethel Woods quienes rescataron a los jóvenes.

Cuando la gente local que vivía a los alrededores del festival se dio cuenta de cuánta gente había y cuántas cosas faltaban, empezaron a enviar suplementos: pan, uvas, plátanos, botellas de agua. Las distribuyeron entre la gente. Te llegaba una caja, tomabas un pedazo de pan y luego las pasabas a donde hubiera otra cobija”, añadiría Bobbi Ercoline, esposa de Nick.

Ni los insuficientes accesos, ni Janis Joplin preguntándole a su audiencia si tenían agua, ni la editorial de The New York Times que lo calificó como “un caos colosal” pudieron evitar que el festín fuera recordado como el más representativo festival musical de la historia. Pero su primera organización se replicaría para siempre.

Hippy Bus Woodstock
Fans sitting on top of a painted bus at the Woodstock Music Festival, Bethel, New York, 15th-17th August 1969. (Photo by Archive Photos/Getty Images)

Todas las ediciones conmemorativas de Woodstock fueron fallidas. 1979, 1989, 1994 y 1999. En la última, de hecho, presentó disturbios, un muerto por sobredosis y violaciones, según recuerda el diario El País . Y en lo que sería el aniversario de medio siglo del festín, tampoco mejoró.

Lo que sería Woodstock 50, festín musical en homenaje a la primera edición, no se realizará. No celebrará. Jay-Z, Chance The Raper, The Lumineers, The Killers y Miley Cyrus no subirán a los escenarios reforzando una única idea. A esta franquicia, nada le sale bien.

Woodstock Performance
Free Stage performance on Friday night at the Woodstock music festival, band with guitars and singer with arms raised, August 1969. (Photo by Ralph Ackerman/Getty Images)

Este año, varios artistas –incluido Santana, quien tocó en la primera edición- decidieron abandonar el proyecto luego de que el principal inversionista, Dentsu Aegis Network se retirara por que no se podía garantizar a salud ni seguridad de los artistas y publico. Ni la organizadora Live Nation ni ninguna otra poromotora quiso rescatar el festival que tampoco logró concretar una sede.

Lo que mal empieza, mal termina. Seguramente, Woodstock será inolvidable por el resto de la historia, pero no volverá a presentarse un show bajo ese nombre.

Publicidad