Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión

Nuestras Historias

La noche en la que David Byrne conquistó el Teatro Metropólitan

Una velada pop entre hits del pasado y temas de su más reciente disco
mié 04 abril 2018 05:08 PM
David Byrne
David Byrne El Teatro Metropólitan fue testigo de esta noche (Foto: OCESA / Lulu Urdapilleta)

David Byrne no tuvo miedo de elevar la expectativa cuando de sus presentaciones en vivo se trata. La noche del pasado martes 3 de abril, en el Teatro Metropólitan, el otrora líder de los Talking Heads trajo su recién estrenada gira “American Utopia” y dio cátedra sobre cómo se debe pensar un show de pop-rock en estos tiempos.

Con las actividades musicales comenzando en punto de las 20:30 horas por el Instituto Mexicano del Sonido, el sonido de esta agrupación fue apaciguado por la tranquilidad del canto de aves e incluso una tormenta que se podía escuchar por medio de los parlantes del Teatro, a manera de advertencia sobre lo que nos esperaba a manos de David.

Después de una prolongada oscuridad, los reflectores se posaron en el vocalista, quien, sentado detrás de un escritorio, acompañado de un cerebro humano, comenzó a interpretar "Here", corte perteneciente a American Utopia, su nuevo álbum .

Publicidad

En lo que se convertiría en una emulación a Hamlet, Byrne cantaba mientras sostenía la masa encefálica. Al término de la pieza, se despidió de la solemnidad para dar la bienvenida al escenario a los 11 integrantes de su banda, dando paso a los ritmos dance de "Lazy", canción que grabó en el 2002 con el dúo de música electrónica X-Press 2, donde los asistentes no pudieron evitar levantarse de sus asientos, dejando claro que el show había comenzado.

Para los fanáticos de Talking Heads, tuvieron su primera dosis al momento de interpretar "I Zimbra", icónico hit del material Fear of Music.

Byrne se sabía ovacionado, agradeciendo al público, no sin antes seguir con otro de los temas de la banda que lo alcanzara a llegar a su popularidad actual: "Slippery People", que fue recibida con baile y gritos.

Un show que en todo momento desbordaba verdadero arte por donde quiera que se viese, una obra de arte conceptual que usó las canciones como medio de conexión con el respetable. De esta forma transcurrieron "This Must be The Place" (para aquellos ávidos de temas de su anterior agrupación) y el suceso tal vez más alto de la noche. "Once in a Lifetime" con Byrne interpretando difíciles versos llenos de angustia, que el público admiraba con una mezcla de sorpresa y respeto.

A sus 65 años y con una energía como pocos, David Byrne demostró una mentalidad y musicalidad intacta. Sin cables, ni calzado, el cantante, junto a sus músicos, regalaron una noche llena de ritmo con temas como las eléctricas "I Dance Like This", "Bullet" y la llena de energía "Every Day is a Miracle", así como las clásicas "Like Humans Do", sólo para tomar una pausa y regresar con "Burning Down The House" y "The Great Curve", esta última de los Talking Heads.

Finalmente, el último encore contó con un cover de Janelle Monáe, cantante estadounidense de R&B y soul, "Hell You Talmbout", canción que, a manera de protesta, aborda la violencia racial por parte de la policía de los Estados Unidos.

Una noche llena de expresiones, sentimientos y arte en su más pura expresión.

Series, eventos, música y más...
Recibe lo que debes saber del entretenimiento.

Publicidad
Publicidad